Egipto anuncia la apertura de su mayor fábrica de réplicas de antigüedades hasta la fecha

La primera y más grande fábrica de Oriente Medio estará lista a principios del 2021
Atalayar_EgiptoRéplicas

PHOTO/MOHAMMED FOUAD  -   El Ministro de Antigüedades y Turismo de Egipto, Khaled El Anany

La fábrica de réplicas de antigüedades que está preparando Egipto será la primera y la más grande de Oriente Medio. Se especula que esté lista para principios de 2021 bajo la supervisión del ministro de Turismo y Antigüedades, Khaled El Anany. Esto será una gran competencia para las fábricas chinas de réplicas, que califican como “pobres réplicas”.

El arqueólogo Magdy Shaker hace hincapié en esto último, confirmando que es necesario prevenir la reproducción de antigüedades chinas para garantizar los derechos de propiedad egipcios. Ya que las chinas son de “pobre calidad y baratas”, haciéndolas así atractivas. Esta controversia con China se debe a que en 2014 Egipto protestó ante la UNESCO por la construcción de una réplica de la Esfinge de Guiza en China. Esta réplica de 80 metros de largo y 30 de ancho en un parque cultural de Hebei ofendió a Egipto debido a que causó un gran impacto recibiendo grandes turistas. Aunque el parque hubiese asegurado que se creó para uso temporal como escenario de películas y series, decidieron retirarla para no crear más conflicto.

La fábrica se ha ideado en base a que se tenía un recinto de réplicas, pero se producía en pequeñas cantidades, algo que no pasaría en una fábrica grande. Además, se pretende monopolizar esta industria en Egipto situando las tiendas en lugares turísticos aumentando el volumen de ventas. También se crearán controles de calidad en las más de 3.000 fábricas de Saqqara y Luxor.

Se contratará con 45 artistas y especialistas para la elaboración de réplicas basados en artefactos originales. La fábrica incluirá material para hacer el trabajo de manera manual o también mecánica, incluyendo una línea gran variedad de tipos de material. Como, por ejemplo, madera. 

Se incluirá en ellas un código de barras, se marcarán todas las réplicas antiguas con un sello del Consejo Supremo de Antigüedades y se certificará que son réplicas.