Egipto busca en Somalia un aliado regional

En una reciente reunión se plantearon cuestiones de gran interés para El Cairo como la Gran Presa del Renacimiento de Etiopía y la presencia militar de Turquía en el país del Cuerno de África
Imagen de la ciudad de Mogadiscio

PHOTO/WIKICOMMONS  -   Imagen de la ciudad de Mogadiscio

Recientemente, una delegación egipcia de alto rango encabezada por el viceministro de Relaciones Exteriores, Sherif Issa, realizó una visita a Mogadiscio para estrechar lazos con Somalia, en un contexto en el que El Cairo está impulsando sus relaciones con el resto de los países africanos. 

La visita tuvo lugar en un momento complicado para Somalia ante la cercanía de las elecciones parlamentarias y legislativas, en un país caracterizado por la inestabilidad. 

En la reunión mantenida con el ministro de Relaciones Exteriores somalí, Mohamed Abdirizak, discutieron la situación regional y los desafíos para la estabilidad y seguridad en el Cuerno de África, y las relaciones bilaterales entre los dos países. Además, el 7 de diciembre, la delegación egipcia participó en la inauguración del Foro de Asociación Somalí. 

Egipto y Somalia históricamente han gozado de buenas relaciones diplomáticas incluso desde antes de la independencia del segundo en el año 1960. Pero es cierto que, en la década de los 90, la guerra civil somalí generó una gran inestabilidad que hizo que las relaciones se estancaran por sucesos como el ataque a varias Embajadas incluida la de Egipto, que derivó en el traslado de la legación diplomática a Kenia para garantizar su seguridad. “Las relaciones han fluctuado desde entonces”, afirmó a Al-Monitor, Rokha Hassan, miembro del Consejo Egipcio de Relaciones Exteriores.  

Fotografía de archivo, oficiales militares turcos durante la ceremonia de apertura de una base militar turca en Mogadiscio, Somalia, 30 de septiembre de 2017
REUTERS/FEISAL OMARARA - Fotografía de archivo, oficiales militares turcos durante la ceremonia de apertura de una base militar turca en Mogadiscio, Somalia, 30 de septiembre de 2017

La visita tuvo lugar en medio de las tensiones desatadas tras la expulsión de las misiones educativas egipcias en Somalia, en mayo de este año. Egipto fue acusado de colaborar con Puntlandia, un Estado independiente de Somalia, aunque sin reconocimiento internacional alguno, sin coordinarse con el Gobierno federal. 

Egipto esgrimió que el contacto con las autoridades de Puntlandia simplemente tenía como objetivo el intercambio comercial y no se abordaron otras cuestiones. Y destacó que El Cairo apoya la unidad de Somalia, su estabilidad, desarrollo y la reconstrucción del país.

Somalia es un Estado fallido desde la caída del dictador Siad Barre en 1991 y el estallido de la guerra civil, que dio lugar además al nacimiento de Estados no reconocidos internacionalmente, Puntlandia y Somalilandia. El país ha vivido desde entonces un enfrentamiento constante, y el Gobierno de Somalia no es efectivo en prácticamente ninguna parte del territorio, que está fundamentalmente controlado por señores de la guerra. 

Mogadiscio en represalia a la negociación de Egipto con Puntlandia, no apoyó a El Cairo en su proyecto de resolución presentado en la Liga Árabe, que condenaba cualquier medida unilateral que Etiopía llevara a cabo en la cuestión de la Gran Presa del Renacimiento de Etiopía. Un asunto que preocupa enormemente a Egipto y Sudán en tanto que podría limitar el caudal del Nilo que llega a sus países.

Vista general del río Nilo Azul a su paso por la Gran Presa del Renacimiento Etíope (GERD), cerca de Guba en Etiopía
AFP/EDUARDO SOTERAS - Vista general del río Nilo Azul a su paso por la Gran Presa del Renacimiento Etíope (GERD), cerca de Guba en Etiopía
Los asuntos clave que se trataron

Desde que Al-Sisi llegó al poder en 2014, Egipto está buscando mejorar su imagen en África para proteger sus intereses y fortalecer su posición en el tema de la Gran Presa, un asunto que despierta una gran preocupación en El Cairo. 

La tensión desatada por la cuestión de la Gran Presa ha situado a Somalia en una posición complicada para no molestar a ninguna de las partes implicadas. Mogadiscio trató de ofrecerse como mediador, aunque Sudán, Etiopía y Egipto no tomaron demasiado en serio la propuesta. Sin embargo, Egipto busca ahora el apoyo de Somalia frente a Etiopía. 

Otro punto que despierta recelos en El Cairo es la cada vez mayor presencia de Turquía en el país. De hecho, tres días antes de la visita de la delegación egipcia, el ministro de Relaciones Exeriores somalí se reunió con el embajador de Turquía al que agradeció su apoyo en forma de asistencia militar, ayuda para el desarrollo y auxilio en la gestión de la crisis sanitaria de la COVID-19. Ankara incluso estableció una base militar en Mogadiscio en el año 2017. 

Mukthar Ghobashy, subdirector del Centro Árabe de Estudios Políticos, preguntado por el medio Al-Monitor, señaló que Egipto en la reunión mantenida entre la delegación egipcia y somalí pudo plantearse la opción de establecer una base militar egipcia en la capital somalí. Algo que ayudaría a Somalia a combatir a los yihadistas de Al-Shabab y Al-Qaeda, y que de paso crearía un equilibrio entre la presencia de Ankara y El Cairo.

Omar Mahmoud, experto en Somalia del International Crisis Group, reflexionó también para Al-Monitor, que “enmarcar las relaciones somalíes en un contexto de rivalidad más amplias es una estrategia destructiva. Somalia no debería ser un escenario de competencia entre oponentes.”