Egipto ha dejado de ingresar más de 6.900 millones de euros por el coronavirus

El Gobierno ha decidido iniciar gradualmente el proceso de levantamiento de restricciones y recuperación de la actividad económica a partir de finales de junio
A partir del 30 de mayo de 2020, la gente en Egipto tendrá que usar máscaras faciales en lugares públicos y en el transporte, mientras que los infractores están sujetos a una multa de EGP 4.000 (252 USD)

PHOTO/GEHAD HAMDY  -   A partir del 30 de mayo de 2020, la gente en Egipto tendrá que usar máscaras faciales en lugares públicos y en el transporte, mientras que los infractores están sujetos a una multa de EGP 4.000 (252 USD)

El ministro de Finanzas de Egipto, Mohamed Maait, señaló en una entrevista televisiva de la que se hace eco Egypt Today que su país ha dejado de ingresar alrededor de 125.000 millones de libras egipcias, (más de 6.900 millones de euros), durante los tres últimos meses debido a la pandemia del coronavirus. “Tras el inicio de la pandemia, el Ministerio decidió posponer los pagos de impuestos por un período de tres meses para favorecer algunas actividades económicas, así como apoyar a los sectores hoteleros y turísticos”, agregó Mohamed Maait, que también resaltó que durante este período no se obtuvieron ingresos por el turismo o el transporte de pasajeros.

El ministro, que defiende la aplicación de nuevas medidas de austeridad en el caso de que la crisis continúe, ya había revelado a mediados de junio que el presupuesto para el año fiscal 2020/2021 se elevaría hasta los 2,2 billones de libras egipcias (más de 120.000 millones de euros), mientras que el déficit presupuestario aumentaría un 7,8% en el escenario básico para el año fiscal 2020/2021, frente al 6,3% previsto antes, lo que situaría la ratio entre la deuda y el PIB en el 88%.

En el caso de que la pandemia perdure hasta el final del año, su impacto negativo aumentaría notablemente y reduciría un 11,5% los ingresos generales del país, mientras que para el peor escenario planteado por el Gobierno en junio, con una extensión de la enfermedad hasta junio de 2021, los ingresos públicos podrían caer más de un 14,1%. En cualquier caso, y gracias a la mejoría de la situación epidemiológica, las autoridades egipcias decidieron levantar de forma gradual a partir del 28 de junio muchas de las restricciones de los últimos meses y reactivar así una economía que, pese a todo, podría haber acabado este último año fiscal creciendo.

Así, de acuerdo con el Banco Mundial, este es uno de los pocos países en los que se espera que el PIB crezca, un 2,8% en los 12 meses comprendidos entre el 30 de junio de 2019 y el mismo día de 2020 y un 2,1% en el ejercicio fiscal que acaba de comenzar. La capacidad de recuperación a los niveles previos a la crisis dependerá tanto de los planes estratégicos de las autoridades, que se han visto reforzados por la asistencia financiera de cerca de 5.200 millones de dólares del FMI, como de la evolución de los principales socios internacionales, puesto que la decisión de reanudar el tráfico aéreo y el turismo extranjero no será efectiva sin la aprobación de otros países. Además, como señala la agencia Xinhuanet, la recuperación del comercio internacional serviría para captar más ingresos procedentes del Canal de Suez, mientras que las reaperturas de los países de la región del Golfo ayudaría a incrementar los intercambios y a obtener más divisas procedentes de las remesas de los trabajadores egipcios.

Este texto ha sido publicado originalmente en El Exportador, la revista para la internacionalización del ICEX