Egipto y Grecia prometen cooperar en el Mediterráneo junto a Chipre

Los líderes políticos de Egipto y Grecia han reiterado la importancia de una cooperación trilateral con Chipre a la que también han invitado a Turquía
Primer Ministro griego Kyriakos Mitsotakis Presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi

AFP/COSTAS BALTAS  -   El Primer Ministro griego Kyriakos Mitsotakis (R) y el Presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi celebran una conferencia de prensa conjunta en la Mansión Máximos de Atenas, el 11 de noviembre de 2020

Cada vez son más los países del Mediterráneo que se suman a la causa de Grecia y Chipre. La crisis del Mediterráneo impulsada por Turquía va a terminar salpicando a todos los países del litoral oriental. 

El respeto de las fronteras marítimas es un aspecto a tener muy en cuenta dentro de las políticas egipcias del presidente Abdelfatah al-Sisi. Por ello, el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, se entrevistó ayer con el presidente egipcio para reiterar la importancia de la cooperación trilateral entre su país, Egipto y Chipre poniendo énfasis en la estabilidad y la seguridad del Mediterráneo.

En su declaración final, Mitsotakis invitó a Turquía a cumplir a las normas internacionales y unirse al grupo. Invitación que probablemente sea rechazada por el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, que ha estado violando las zonas de exclusividad económica (ZEE) de Chipre y Grecia desde el verano de 2019.

Mitsotakis calificó de "emblemático" el acuerdo firmado en agosto entre Grecia y Egipto para la delimitación parcial de sus zonas económicas exclusivas y aseguró que las negociaciones todavía continúan.

"Al contrario del comportamiento de nuestro vecino Turquía, el Mediterráneo puede ser un mar que une en lugar de dividir", aseveró Mitsotakis que invitó a Ankara a "abandonar su agresividad y aceptar las reglas de buena vecindad que darán nuevos beneficios a su pueblo".

El primer ministro elogió asimismo el papel de Egipto en el control de la inmigración y en el alto al fuego en Libia. Además, afirmó que Egipto es un aliado de Europa en el mundo árabe y en el continente africano y que Grecia está a favor de profundizar las relaciones entre ese país y la Unión Europea.

"Egipto es un pilar y un faro para el islam moderado, el islam real, el único", aseveró Mitsotakis. Al-Sisi por su parte afirmó que "el terrorismo no tiene ninguna relación con la religión" y condenó los insultos a todas las religiones.

rueda de prensa Egipto y Grecia
AFP/COSTAS BALTAS - El Primer Ministro griego Kyriakos Mitsotakis (R) y el Presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi asisten a una conferencia de prensa conjunta en la Mansión Maximos de Atenas el 11 de noviembre de 2020

Además, destacó la necesidad de luchar contra el terrorismo internacional y pidió sanciones para los países que lo apoyan. El presidente egipcio explicó que "ambos se han puesto de acuerdo para hacer frente conjuntamente a todos los que amenazan la paz y la seguridad en la región".

Mitsotakis también indicó que Grecia y Egipto recibirán de forma positiva una "implicación más decidida de los Estados Unidos en Oriente Medio y el Mediterráneo Oriental "bajo el mandato del presidente electo Joe Biden.

Las relaciones de Grecia y Egipto con Turquía se han complicado por distintas razones: Grecia tiene una disputa con Turquía por la delimitación de las zonas marítimas en el Egeo y el Mediterráneo oriental, mientras que Egipto crítica el apoyo de Ankara al grupo islamista de los Hermanos Musulmanes,  considerado en su país como organización terrorista.

La visita de Al-Sisi ha coincidido con el anuncio de nuevas exploraciones del buque sísmico turco Oruç Reis en zonas marítimas que Grecia considera propias. El Ministerio de Exteriores griego calificó este nuevo aviso de ilegal y afirmó que "la nueva provocación" hace menos factible un diálogo constructivo.

Al Sisi y Erdogan
PHOTO/ KAYHAN OZER/LUDOVIC MARIN - Combinación de imágenes del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan y del presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi
Turquía ha hecho oídos sordos a las advertencias de la Unión Europea

El juego de “tira y afloja” que ha llevado Turquía en el Mediterráneo oriental ha tensado mucho las relaciones con la Unión Europea. Turquía envió en octubre de 2018 un primer buque perforador para buscar gas natural en aguas cercanas a la isla de Chipre, a pesar de las tensiones con Grecia y el club comunitario causadas por otras prospecciones previas.

No contentos con esto, Turquía mandó un segundo buque en junio de 2019. Con la excusa de que el Gobierno de Acuerdo Nacional libio (GNA) le había cedido el espacio marítimo para sus actividades, el país anatolio empezó a explorar dentro de las zonas de exclusividad económica (ZEE) de Chipre y Grecia.

Las actividades de prospección y exploración gasística en aguas en disputa con Grecia y Chipre ha sido uno de los temas que más han tensado la relación entre Turquía y el bloque europeo y está recurrentemente encima de la mesa de los Consejos Europeos que reúnen a los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión. Francia, además, ha intervenido militarmente en el Mediterráneo dando apoyo a Grecia y presionando sobre el terreno para evitar que Turquía continuase con las actividades.

Durante el mes de octubre, el director de la Alianza Atlántica (OTAN), Jens Stoltenberg, intentó apaciguar las aguas abriendo una línea de comunicación directa entre Turquía y Grecia. En este momento Turquía retiró sus buques y parecía que la tensión fuera a desaparecer. La idea de que dos países miembros de la Alianza se enfrenten de esta manera inquieta a Stoltenberg que ve tambalearse la solidez de la OTAN.

Pero no pasó ni una semana hasta que el buque de prospección ‘Oruc Reis’ volviera a sus actividades, junto a otros dos buques de rastreo, dejando atónitos a todos los comisarios europeos que están evitando llevar a cabo sanciones duras contra Turquía.

Siguiendo una iniciativa diplomática liderada por Alemania, la Unión se ha comprometido a revisar la relación con Turquía en diciembre, a la espera de que Ankara cese en sus acciones beligerantes en la región. En caso contrario, los líderes europeos estudiarán sanciones directamente contra el Gobierno Erdogan.

Buque turco
PHOTO/REUTERS - El buque de perforación turco Yavuz

Es importante recordar que Turquía controla actualmente el grifo migratorio que va hacia Europa y, también, mantiene y controla los gaseoductos y oleoductos que proporcionan calefacción a los países del norte de la Unión.

La nueva cumbre que se celebrará en diciembre apunta hacia un paquete de medidas duras para Turquía. Antes Chipre y Grecia eran las únicas defensoras de las sanciones al país otomano, pero ahora parece que también se va a sumar Francia. "Promoveremos fuertes medidas europeas de reacción, cuya última herramienta son las sanciones", indicó en el Senado el secretario francés de Estado de Asuntos Europeos, Clément Beaune.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, destacó que “la cumbre de diciembre serviría para hacer balance de la situación”, declaraciones ante las que primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, pidió indirectamente “un embargo de venta de armas a ese país”.

A nivel internacional todo el mundo tiene los ojos puestos en Erdogan, ya que se encuentra presente en la mayoría de focos de tensión del nuevo orden mundial, desde Libia hasta el mar Egeo, Siria, Irak y ahora también en Nagorno- Karabaj.