El ‘think tank’ marroquí Policy Center for the New South subraya las oportunidades de la inmigración africana en Europa

Tres expertos defienden que se abran vías normativas para facilitar que los inmigrantes africanos se instalen en Europa durante un encuentro organizado en Casa Árabe
Casa Árabe Policy Center for the New South

PHOTO/ATALAYAR  -   En la imagen, las investigadora del Policy Center for the New South Len Ishmael, en el uso de la palabra, y Nouzha Chekrouni

La cuestión de la inmigración africana en Europa es un tema espinoso. Los partidos políticos la utilizan como arma arrojadiza y por el camino se quedan las esperanzas y el futuro de aquellos que solo buscan una vida mejor al otro lado del Mediterráneo. Tres expertos han defendido este lunes la necesidad de que las personas que quieran inmigrar a Europa desde África lo hagan con garantías ya que el Viejo Continente necesitará a la inmigración africana para hacer frente al invierno demográfico que se le viene encima, durante un encuentro en Casa Árabe organizado por el ‘think tank’ Policy Center for the New South y la institución para la promoción de la cultura árabe. 

“Tenemos que llegar a acuerdos entre Marruecos y la Unión Europea para asegurar que la inmigración sea legal, que las personas que cruzan el Estrecho de Gibraltar puedan acceder al mercado de trabajo y tengan una visa legal para trabajar en los países de la UE”, ha afirmado con rotundidad Nouzha Chekrouni, investigadora del Policy Center for the New South. Chekrouni ha defendido los acuerdos bilaterales entre Marruecos y la Unión Europea para facilitar la inmigración de sus nacionales. “Si cooperamos, la gestión de la inmigración puede suponer una oportunidad para todos”, ha asegurado Chekrouni. 

“Todos tenemos en la cabeza la imagen del niño sirio ahogado en una playa de Turquía. Eso es lo que hay detrás de los números cuando hablamos de inmigración”, ha explicado Len Ishmael, investigadora del Policy Center for the New South, que también ha advertido del rechazo hacia la inmigración que ha tomado forma en Europa en los últimos años. “África va a suponer gran parte de la población mundial en 2050, muchos de ellos jóvenes que no van a tener trabajo en el continente. Europa va a necesitar a esas personas para cubrir el déficit demográfico al que se van a enfrentar”, ha asegurado. 

Ishamel ha asegurado que la inmigración será una oportunidad para Europa en el futuro. “Alguien tendrá que pagar impuestos y trabajar, pero hay que tener en cuenta que este tema es explosivo políticamente”, ha afirmado. Ishamel ha denunciado la actitud de algunos países, como Hungría, que rechaza de plano la inmigración y apuesta por invertir dinero para incrementar la natalidad de su población. “Tiene que haber un acuerdo entre Europa y África para que el Viejo Continente no se quede sin trabajadores en algunos sectores y que las escuelas y hospitales de África no se queden sin personal”, ha explicado. 

Casa Árabe Policy Center for the New South
PHOTO/ATALAYAR - El exembajador de España en Níger, José Luis Pardo, se dirige a los asistentes al seminario

José Luis Pardo, exembajador de España en Níger ha dicho que, a pesar de las diferencias, hay una cosa que ambos continentes tiene en común. “Los procesos migratorios se dan mayoritariamente en el interior, entre las regiones. Los europeos están más preocupados por la demografía africana que por la europea, aunque debería darles más miedo la falta de relevo generacional”, ha explicado Pardo, que ha insistido en la idea de que la inmigración no solo es positiva, sino que va a ser necesaria para cubrir puestos de trabajo que van a quedar desiertos en Europa.

“Son los pobres de África los que ni siquiera se pueden permitir emigrar”, ha afirmado Pardo, que ha abogado por ampliar la cooperación entre la Unión Europea y África con el objetivo de combatir la inmigración irregular. “En España hemos sido muy ambiciosos a la hora de poner encima de la mesa este tema en la Unión Europea”, ha asegurado Pardo, que ha terminado su intervención recordando todo el camino que queda por recorrer para asegurar una inmigración legal y que sea beneficiosa para todas las partes.