PUBLICIDAD

Iberdrola

El 90% de los medios turcos están en manos del Gobierno, según un informe de Reporteros Sin Fronteras

La organización de prensa francesa saca a la luz el estricto control al que son sometidos los medios de comunicación bajo el régimen de Erdogan
Atalayar_Recep Tayyip Erdogan

PHOTO/PRESIDENCIA DE TURCA via AP  -   El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, habla con los medios de comunicación

Turquía se ve de nuevo envuelta en un atentado contra la libertad de prensa. Según un informe de Reporteros Sin Fronteras, el 90% de todos los medios de comunicación turcos estarían bajo el control del Gobierno de Recep Tayyip Erdogan y algunos empresarios cercanos a él. La organización de prensa francesa revela que, durante el pasado año 2020, hasta 1.358 noticias fueron eliminadas debido a fallos emitidos por el tribunal turco contra los medios locales. En ellas estaban involucrados personas del círculo más cercano del presidente, como su yerno y exministro de Finanzas, Berat Albayrak, y el hijo de este, Bilal. No serían los únicos, ya que también algunos empresarios y personalidades destacadas de su partido Justicia y Desarrollo estaban reflejados en esas noticias que fueron eliminadas. 

La indignación en las calles de Turquía es notable y el líder del Sindicato de Periodistas Turcos (TGS), Gökhan Dormus, ya se ha pronunciado al respecto: “La prensa independiente se ha enfrentado a grandes desafíos y dificultades durante años, ya que el Consejo Supremo de Radio y Televisión (RTÜK) y la Autoridad de Publicidad en Prensa (BİK) los han responsabilizado y suspendido económicamente con el pretexto de organizar el trabajo de los medios”. 

Dormus también quiso hacer referencia a estas sanciones económicas a las que se han tenido que enfrentar desde hace tiempo desde los medios independientes: “Estos dos organismos (RTÜK y BİK) están trabajando para castigar a los medios con órdenes del Gobierno, y tenemos muchos ejemplos. Impusieron multas el pasado mes de enero a periódicos independientes, incluido el diario Evrensel, además de impedirles publicar anuncios durante un período de tres días”. Y no sólo eso, también destacó el gran impacto que generan estas pérdidas económicas en los medios y que pueden dejar a más de uno en una crisis de la que difícilmente puedan salir. 

Atalayar_Turquía medios de comunicación
PHOTO/OZAN KOSE - Manifestantes sostienen carteles en los que se lee "El periodismo es el seguro de la democracia" y "Si se detiene al periodista, no se sabrá nada de las noticias", en Estambul

Los que más sufren esta censura son los periodistas que se enfrentan cara a cara con el régimen de Erdogan. Los reporteros que salen a la calle para denunciar el control de los medios por parte del Gobierno ponen en riesgo su propia integridad. Actualmente la cifra de periodistas y trabajadores de medios de comunicación que están detenidos por el Gobierno turco asciende hasta los 67. Desde el TGS se mantienen firmes ante los continuos ataques y amenazas, y afirman que continuarán defendiéndose para lograr una libertad de la que ahora mismo carece el país: “Nuestro sindicato cree en la democracia como base de la libertad de prensa, y por eso las autoridades deben dejar de amenazar a los periodistas y controlar los medios a través de varias empresas”, defendía Gökhan Dormus en unas declaraciones al medio Al-Arabiya. 

El informe recién publicado por parte de Reporteros Sin Fronteras no hace sino devolver protagonismo a un problema que no es nuevo en Turquía. Desde el fallido golpe de Estado en el año 2016, el control por parte del Gobierno de Erdogan no ha hecho otra cosa que aumentar y seguir ahogando a los medios independientes a través de sanciones. Lo que ha provocado que numerosos medios no gubernamentales hayan tenido que abandonar en estos últimos cinco años Turquía por la imposibilidad de mantenerlos allí. Incluso periodistas se han visto obligados a huir a causa de las continuas detenciones y arrestos a los que se estaban viendo sometidos algunos de sus compañeros. No obstante, desde el tribunal turco se han dictado ciertas sentencias a favor de periodistas y reporteros que han sido puestos en libertad. Uno de los casos más conocidos es el del periodista Jan Dundar, que, tras ser condenado en repetidas ocasiones por delitos de rebeldía, logró obtener la amnistía.