El año más difícil de América Latina

La Fundación Alternativas presenta el Informe Iberoamérica 2020
Unas mujeres y niños esperan en una fila para recibir una comida gratis en el distrito de Villa María del Triunfo en Lima (Perú)

AP/ROFRIGO ABD  -   Unas mujeres y niños esperan en una fila para recibir una comida gratis en el distrito de Villa María del Triunfo en Lima (Perú)

América Latina está viviendo uno de los momentos más complicados de su trayectoria. La pandemia, que al principio fue más benigna con la región, está fuera de control. Sus estragos son muy acusados en México o Brasil. La Cepal, el brazo de la ONU para la región, ya ha augura que este año el subcontinente sufrirá la peor recesión de su historia debido al coronavirus. Pero esta enfermedad solo es uno de los problemas que tiene la región. Le desigualdad, la informalidad de la actividad económica o la falta de margen fiscal ya estaban ahí antes. En 2019 hubo grandes protestas, especialmente en Chile, reclamando mejores condiciones de vida. 

Con el objetivo de abordar todos los retos que tienen por delante América Latina, la Fundación Alternativas ha elaborado el Informe Iberoamérica 2020, que se ha presentado este miércoles mediante una conferencia virtual en la que han intervenido Arancha González Laya, Ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación; Érika Rodríguez, coordinadora de América Latina de la Fundación Alternativas; Karina Cáceres, consultora experta en comunicación política, América Latina y Género y Andrés Serbin, presidente de Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES). 

Aunque la actual crisis golpeará a los sistemas políticos y económicos de todas las naciones del planeta, no todos lo sufrirán por igual. Con todo, este golpe será amortiguado de forma distinta en distintos lugares, en función de las dinámicas estructurales que vertebraban las realidades sociales de cada región antes de la llegada de la pandemia.

América Latina es una de las regiones que se encuentra en una peor posición. Precedido por un estancamiento económico de más de un lustro, el 2019 latinoamericano ya fue, de por sí, un año extraordinariamente convulso: a los ya habituales problemas de narcotráfico, seguridad ciudadana, pobreza, o crisis migratorias, se sumaron una serie de protestas sociales sin precedentes que, entre otras cosas, evidenciaron los límites de gobernabilidad de una región inmersa en un ciclo de inestabilidad política.

Creo que si algo muestra este informe es la gran resiliencia de América Latina. La desigualdad social y la incapacidad fiscal son de los dos grandes retos que aún tiene por delante el subcontinente”, ha indicado Arancha González Laya, ministra de Exteriores, Unión Europea y Cooperación durante la presentación del informe, que ha repasado el turbulento año de la región antes de la llegada de la pandemia: huida de Bolivia de Evo Morales, situación insostenible en Venezuela, muertos en las calles de Nicaragua…”Estas ante una etapa muy compleja de esta zona, pero no ha sido la única. En los años 80 tuvieron que hacer frente a un gran número de dictaduras”, ha explicado González Laya. 

La ministra ha señalado que muchos pensaban que el continente latinoamericano iba a “gestionar mejor” la pandemia después de las “experiencias de Asia y Europa”, y si en una fase inicial esto fue “cierto”, a medida que ha ido avanzando “sus efectos devastadores” también han impactado de una manera muy “particular” en los países de América Latina. “Para América Latina 2020 es un año especialmente complejo. La presión social y política se suma a la crisis económica y la pandemia”, ha explicado la coordinadora del estudio, Erika Rodríguez, coordinadora de América Latina de la Fundación Alternativas. 

“Las protestas y descontento ya estaban ahí antes de la pandemia. Es necesaria una nueva forma de hacer política ante los nuevos desafíos. Las políticas públicas tienen que ser ambiciosas y tienen que ofrecer una respuesta global, pero con una mirada regional”, ha pedido Karina Cáceres, consultora de comunicación. Este informe también ofrece algunas recomendaciones para avanzar hacia un futuro mejor: fortaleciendo la fiscalidad, la administración…Para Cáceres este estudio supone una oportunidad para seguir avanzando en el diálogo sobre América Latina. 

La desigualdad sigue siendo la gran lacra de América Latina y este informe lo refleja muy bien”, ha explicado Andrés Serbin, presidente de Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES). “Además tenemos una crisis de representación. Los ciudadanos no están contentos con sus instituciones y cada hay más polarización política”, ha concluido con preocupación este politólogo argentino.