PUBLICIDAD

Iberdrola

El acuerdo militar entre Camerún y Rusia pone a Francia en alerta

A principios de esta semana el director francés para África, Christophe Bigot, viajó a Yaundé
rusia camerun

PHOTO/ARCHIVO  -  

La firma de un nuevo acuerdo de defensa entre Camerún y Rusia a finales de abril habría agitado los despachos del Quai D’Orsay, el ministerio de Exteriores francés, que envió a su director para África hasta la capital camerunesa a principios del mes de mayo. 

Christophe Bigot, el ‘monsieur Afrique’ de Macron, que no ha hecho declaraciones acerca de su visita a Yaundé, se entrevistó la primera semana de mayo con el primer ministro del Gobierno Camerunés, Joseph Dion Ngute. De acuerdo con la versión oficial replicada en los medios afines al Gobierno de Camerún, en la reunión se abordaron los temas de la cooperación económica y cultural, además de la lucha contra el terrorismo. Ninguna mención a Rusia o al acuerdo de defensa firmado en abril. 

Contrarios a esta versión, los medios locales afirman que la visita de Bigot está completamente motivada por el apretón de manos entre Yaundé y Moscú. En el contexto de la guerra de Ucrania, Francia teme un mayor acercamiento entre Rusia y Camerún. Francia lucharía por mantener su influencia en sus antiguas colonias de África, que ahora forman una comunidad internacional conocida como “Françafrique”, que tradicionalmente ha favorecido los partenariados con Paris antes que otros Gobiernos. 

le drian
PHOTO/ARCHIVO - El ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian

Son medios como ‘Africa Intelligence’ los que apuntan a un “temor” francés que ha movilizado a la diplomacia gala. Otros como ‘Actu Cameroun’ anuncian con antelación una posible visita oficial por parte del presidente Macron al país para afianzar sus relaciones y alejar a Camerún del alcance de influencia de Rusia. El alto perfil de Bigot corresponde a estas teorías. 

Christophe Bigot es el mayor responsable para África en el ministerio de Exteriores, salvando al titular de la cartera de Exteriores. Se trata de un ‘ministre plénipotenciaire’, es decir un funcionario que ostenta la máxima representación de su Estado frente a otros. Antes de ser nombrado director general para África y el Océano Índico, Bigot fue embajador de Francia en Israel, Gambia y Senegal. Además de eso, pasó por la Dirección General de Seguridad Exterior, un tramo en su currículum en el que se especializó en la lucha contra el terrorismo y la cooperación militar con los Estados africanos. 

Francia mantiene fuertes relaciones económicas con el país africano. También en materia de defensa. Relaciones que fueron renovadas y ratificadas regularmente en 2016 y en 2019, especialmente en aspectos formativos. 

barkhane
PHOTO/ARCHIVO -  Fuerzas francesas de la operación Barkhane deberán reposicionarse tras la ruptura entre Francia y Mali

La influencia de Francia en la región decae desde la última década, y ha propiciado la entrada de Rusia como nuevo socio de muchos gobiernos de África. El origen de esta perdida de control se origina probablemente en la intervención Occidental en Libia, y el derrocamiento de Gadafi en 2011. La popularidad de Francia ha ido decayendo poco a poco y hace replantear el escenario africano. 

La asociación entre Rusia y Camerún no es totalmente nueva, es un segundo paso en las relaciones entre los dos países que comenzó en 2014. Mientras Putin anexionaba la península de Crimea, reforzó su política de expansión en África. Un primer acuerdo que ya contemplaba la cooperación militar y económica se cerró en ese año entre Rusia y Camerún. 

De acuerdo con Thierry Vircoulon, coordinador del observatorio para África del Instituto Francés de Relationes Internacionales, para RFI, el último acuerdo entre Rusia y Camerún es una continuación de las relaciones que ya existían entre ambos países. “Ambos se inscriben en el contexto de una guerra. El primero con Crimea de fondo, y el segundo con Ucrania”, reflexionó Vircoulon en la antena internacional francesa. 

Putin con lideres africanos
PHOTO/ARCHIVO - Putin en la cumbre celebrada con líderes africanos

Camerún cuenta con una baraja muy variada en cuanto a cooperación militar. La estrategia de Yaundé sería evitar la dependencia en este ámbito con un solo país, lo que le conduciría a cerrar acuerdos múltiples sin casarse con nadie. Del lado ruso es una victoria clara, que le permite mostrar apoyos en la escena internacional. Camerún se abstuvo de votar, de hecho, contra la expulsión de Rusia del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en abril de 2022.  

El nuevo acuerdo entre Camerún y Rusia, con vigencia para los próximos 5 años, se centra especialmente en la formación militar, concretamente para misiones de mantenimiento de la paz o de lucha contra el terrorismo y piratería marítima. Se espera que tengan lugar ejercicios militar conjuntos, además de intercambios de inteligencia y periodos largos de estancia de especialistas rusos en Camerún. 

El acuerdo ha dejado algunos puntos abiertos y sujetos a modificación como la compra de material militar ruso, una opción que podría darse en el futuro.