El Alcoyano no juega la Superliga

La eliminación del Real Madrid ante un Segunda B refuerza la idea de sacar adelante una competición exclusiva
El entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane, durante el partido de la Copa del Rey de fútbol entre el Alcoyano y el Real Madrid en el estadio El Collao de Alcoy, España, el miércoles 20 de enero de 2021

AP/JOSE BRETON  -   El entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane, durante el partido de la Copa del Rey de fútbol entre el Alcoyano y el Real Madrid en el estadio El Collao de Alcoy, España, el miércoles 20 de enero de 2021

La eliminación ante el Toledo de 2000, el Alcorconazo de 2009 y el Alcoyanazo de 2021. Más de dos décadas y los mismos problemas. Y la culpa es de la plantilla. En su día fue Del Bosque, luego Pellegrini y ahora le ha tocado a Zidane. Los jugadores son los culpables de no ganar a un equipo de Segunda B que acaba el partido con diez jugadores. De no demostrar su nivel de élite ante un rival que cuando no entrena trabaja. Y trabajan más que entrenan. Pero ¿están preparados para ganar en estos campos a estos rivales? No. 

#LaCopaMola

El pueblo quería este formato de Copa del Rey. Los clubes grandes lo aceptaron a regañadientes porque les aligeraba el calendario. Se jugaban una crisis galopante si un equipo como el Alcoyano les derrotaba a las primeras de cambio. Y pasó. Y llegó la crisis para el Real Madrid. Lo que pase con Zidane o con los jugadores que salgan señalados es una minucia comparado con la crisis fundacional que se avecina. La llama la prendieron desde la acera de enfrente. El incendió que abrasó a Bartomeu fundió definitivamente el hielo que enfriaba la Superliga de clubes. Florentino Pérez cogió el testigo ante sus muchachos compromisarios y echó un poco más de leña. No contento, se subió a un avión a sus 73 años y en plena tercera ola de coronavirus en España y se presentó en Turín para comprar la gasolina que vende Agnelli. 

Jordán Sánchez, del Alcoyano, a la izquierda, disputa el balón con Lucas Vázquez, del Real Madrid, durante el partido de la Copa del Rey de fútbol entre el Alcoyano y el Real Madrid en el estadio El Collao de Alcoy
AP/JOSE BRETON - Jordán Sánchez, del Alcoyano, a la izquierda, disputa el balón con Lucas Vázquez, del Real Madrid, durante el partido de la Copa del Rey de fútbol entre el Alcoyano y el Real Madrid en el estadio El Collao de Alcoy
#LaLigaSobra

Al Real Madrid y al Barcelona le sobran el 70% de los partidos de Liga, le sobra la Copa del Rey y hasta algunos partidos de Champions. Pero esos dan dinero. Sabe que su economía pasa por estar en la élite y, lo más importante, entre la élite. La flor y nata del fútbol mundial. Un deporte exclusivo para equipos poderosos. Con un patrocinador solvente que aporte mucho dinero y una televisión que tenga asegurados partidos de los más grandes equipos de Europa. Telecinco se frotaba las manos con la prórroga del Real Madrid-Alcoyano y con unos minutos más de publicidad, pero muere en la orilla cuando el club blanco cae eliminado y desaparece de su parrilla hasta 2022. Hace más negocio ‘Sálvame’ en sábado y domingo durante 10 meses que 120 minutos del Real Madrid en 12.

Jony Niguez, del Alcoyano, en el centro, disputa el balón con Federico Valverde, del Real Madrid, a la izquierda, e Isco, del Real Madrid, durante un partido de octavos de final de la Copa del Rey de fútbol entre el Alcoyano y el Real Madrid
AP/JOSE BRETON - Jony Niguez, del Alcoyano, en el centro, disputa el balón con Federico Valverde, del Real Madrid, a la izquierda, e Isco, del Real Madrid, durante un partido de octavos de final de la Copa del Rey de fútbol entre el Alcoyano y el Real Madrid
#EuroFloren

Los años que le queden a Florentino Pérez como presidente del Real Madrid serán para darle la vuelta al fútbol que conocemos. Tendrá que hacer equilibrio para no desaparecer de la sociedad española y seguir reinando en Europa. Las migajas de la UEFA con el nuevo formato de competición no van a ser suficientes. Los 38 partidos de la competición doméstica y la ruleta rusa de la Copa son una piedra en el zapato. Una forma de ganar poco dinero a costa de triturar a jugadores de alto nivel que ya no saben competir en campos de Segunda B. Que no quieren jugarse una lesión con un rival que no tiene nada que perder porque al día siguiente se va a seguir levantando a las 6 de la mañana para ir a trabajar. 

Jony Niguez, del Alcoyano, en el centro, disputa el balón con Federico Valverde, del Real Madrid, a la izquierda, e Isco, del Real Madrid, durante un partido de octavos de final de la Copa del Rey de fútbol entre el Alcoyano y el Real Madrid
AFP/OSCAR DEL POZO - El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez
#Tebas

El relato de Javier Tebas ha ido cambiando con los años. La Superliga ha pasado de ser una conversación de barra de bar a las cinco de la mañana a una opción que tendrá que pasar el filtro de su enemiga RFEF y, últimamente, a preguntarse cómo demonios piensan jugar Real Madrid y Barça sus partidos en España. ¿Con un segundo equipo? LaLiga no ha ganado valor con los años. Lo ha perdido por la salida de jugadores como Neymar o Cristiano y puede quedar muy tocada si Messi se va en junio. La crisis, la pandemia, la Premier… un cúmulo de factores impredecibles han hecho una pinza perfecta para devaluar la Liga española. Tebas no puede pedir más dinero a las plataformas porque su producto no lo vale. Tiene cabreados al Real Madrid y al Barcelona desde hace años, pero a todos les conviene tragar y guardar las formas.

Javier Tebas, el presidente de la Liga española
AP/PAUL WHITE - Javier Tebas, el presidente de la Liga española
#LaTransición

El fútbol vive una transición que ha acelerado la crisis sanitaria mundial que nos azota. Todo va a cambiar y el deporte de los reyes quiere aprovechar esta inercia para agitar otros árboles de los que caiga más dinero. Las locomotoras del fútbol saben que seguir así es inviable. El Barça está en bancarrota y el Real Madrid no puede fichar estrellas a las que tiene acostumbrado al socio. Y empiezan a perder demasiado. Su brillo se apaga y los equipos ingleses o los equipos estado les comen el pastel. 

La historia del nuevo fútbol nació en Toledo, pasó por Alcorcón y ha llegado a Alcoy. Ya no habrá más paradas. Un equipo con moral ha derrotado a otro con prestigio. El fútbol es como es y no como queremos que sea.