PUBLICIDAD

Marruecos

El ataque de Al-Shabaab el domingo a un hotel de Mogadiscio deja 5 muertos

Además ocho niños han muerto en otro atentado en Golweyn, a 40 km de la localidad costera de Merca
Somalia_Atalayar3

AFP/ABDIRAZAK HUSSEIN FARAH  -   Los restos de un coche que fue destruido durante el ataque con coche bomba se ven en Mogadiscio, el 28 de diciembre de 2019

El grupo terrorista Al-Shabaabb sembró de nuevo el caos en Somalia, provocando el fallecimiento de cinco personas y una decena de heridos en un hotel cercano al aeropuerto de la capital, Mogadiscio, según confirmaron las autoridades del país africano. 

En el Hotel Afrik tenía lugar una conferencia política de la oposición, que está preparándose de cara a las elecciones del próximo día 8 de febrero, cuando cinco atacantes entraron disparando, lanzando granadas y finalmente haciéndose explotar ellos mismos. El hotel también suele ser frecuentado también por responsables locales del Gobierno y oficiales del Ejército, según dijo el portavoz policial Alí Hasan.

"Un vehículo en marcha explotó junto al control de acceso del hotel. La explosión nos impactó y un duro tiroteo siguió al estallido", contó un tendero de la zona a Reuters. "La explosión hizo temblar al hotel mientras estábamos sentados dentro, reinó el pánico y la confusión", dijo otro que consiguió escapar tirándose por un muro: "salté y corrí", resumió.

La policía confirmó que uno de los terroristas, que se había atrincherado en las habitaciones del hotel, ha muerto este lunes por la mañana, poniendo así fin al ataque en la tarde del domingo. en el que nueve de los terroristas murieron.

Entre los cinco civiles fallecidos se encuentra el general Mohamed Nur Galal, alto comandante militar y exviceministro de Defensa a finales de los setenta y ministro de Defensa con el presidente Ali Mahdi en el año 1991.

“La razón por la que se tardó tanto tiempo en completar la operación fue para rescatar a los que estaban atrapados dentro del hotel antes de neutralizar a los atacantes”, ha explicado Sadik Adan, otro portavoz policial. 

Atalayar_Somalia
REUTERS/FEISAL OMAR - Oficiales militares somalíes asisten a un programa de entrenamiento Mogadiscio, Somalia 

Inicialmente ningún grupo terrorista reivindicó el ataque, pero Al-Shabaab estuvo desde el principio como principal sospechoso. La organización afiliada a Al Qaeda desde 2012 y que controla las áreas rurales del centro y sur de Somalia, país en el que busca imponer un Estado islámico wahabí, con frecuencia organiza atentados en Mogadiscio. 

Más tarde la propia organización lo confirmó a través de su radio, en la que habló de una “operación de martirio” perpetrada por “muyaidines en el Hotel Afrik” contra “oficiales del gobierno apóstata”, aunque fundamentalmente se encontraban personas ligadas a la oposición. Posteriormente aseguraron haber tomado el control del hotel.

El presidente somalí, Mohamed Abdulahi Mohamed, ha condenado el ataque y enviado sus condolencias a los familiares y allegados de las víctimas. Además, ha hecho mención especial a Nur Galal, destacando el papel que desempeñó en la construcción y fortalecimiento de las Fuerzas Armadas. “El pueblo somalí unido derrotará a este enemigo despiadado, ahora es el momento de unir y liberar a todo nuestro país”, expresó.

A las condolencias se unió el primer ministro Mohamed Hussein Roble, que calificó de “atroz” el atentado cometido por el grupo islamista. 

Estados Unidos, que presta apoyo al gobierno de Somalia, bombardea con cierta frecuencia posiciones de Al-Shabaab. El último bombardeo tuvo lugar el pasado viernes contra un complejo del grupo terrorista en la región suroeste del país, donde estaban celebrando una reunión.

Somalia, considerado un estado fallido, vive en un estado de guerra constante desde 1991 cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que destruyó el aparato estatal y dejó al país sin gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra. A todo ello se suma la autoproclamación de Jubalandia, Somalilandia y Puntlandia como estados independientes a pesar de no estar reconocidos.