PUBLICIDAD

Marruecos

El ataque a la libertad de los medios de comunicación en Polonia despeja el camino para un ataque total a los valores fundamentales de la UE

Gazeta Wyborcza se constituyó en un ejemplo de lucha contra la censura
Atalayar_Polonia Derechos

 -  

El ataque a los medios de comunicación libres es sólo uno de los muchos frentes abiertos por el bando gobernante en su guerra contra la democracia y la sociedad civil polacas. Si mis palabras pueden parecer duras, es porque ya hemos superado el punto de los eufemismos cautelosos. El ataque a la libertad de los medios de comunicación en Polonia despeja el camino para un asalto total a los mismos valores sobre los que se fundó la Unión Europea.

¡Silencio, paz! 
Era el búho que ulula, el fatal centinela
que da sus siniestras ”buenas noches”
(William Shakespeare, Macbeth, Acto 2, Escena 2)

Hoy, el grito del búho proviene de los regímenes antiliberales que pretenden desmantelar las instituciones democráticas de la Unión Europea. Polonia es un buen ejemplo. Soy el redactor jefe de Gazeta Wyborcza. Llevo treinta y dos años en este puesto, desde 1989, año en que Polonia pasó por una transición pacífica y negociada de una dictadura comunista a un régimen democrático basado en elecciones libres. Gazeta Wyborcza fue un símbolo importante de este cambio monumental: el primer diario independiente desde el Elba hasta Vladivostok, libre de censura y presión política. Otros países de la región siguieron nuestros pasos.

Gazeta Wyborcza nació como la voz de la oposición democrática polaca durante la campaña electoral de 1989. Defendíamos los valores fundamentales: libertad de los medios de comunicación, derechos cívicos, independencia del poder judicial, reforma económica y liberalización del mercado, transición de una dictadura unipartidista a una democracia parlamentaria, y de una sociedad regida por el miedo a una sociedad basada en la libertad.

Atalayar_Polonia medios de comunicación
AP/CZAREK SOKOLOWSKI - Manifestantes con carteles que dicen "Medios libres" se reúnen ante el edificio de la TVP estatal de Polonia en Varsovia, Polonia, el miércoles 10 de febrero de 2021

Nuestro éxito fue paralelo a la transformación económica y política de Polonia. Después de muchas décadas de autoritarismo, los polacos por fin pudieron experimentar lo que significa vivir en un país libre fundado en el Estado de Derecho. Ahora, sin embargo, nuestra victoria de hace tres décadas está siendo atacada.

Medios de comunicación libres: los enemigos de los regímenes autoritarios

Polonia, junto con otros países de Europa, está asistiendo a un golpe de estado autoritario progresivo. El Estado de Derecho se está transformando en el gobierno de la camarilla de un solo partido. El Tribunal Constitucional, la fiscalía, la policía y los servicios secretos se han convertido en súbditos leales al servicio del partido en el poder, que irónicamente se autodenomina "Ley y Justicia". Los medios de comunicación públicos se han transformado en herramientas de propaganda descarada, similares a las empleadas por Putin en Rusia y Erdogan en Turquía. Los medios de comunicación independientes son tachados de enemigos del Estado y se enfrentan a ataques de odio que reflejan los pronunciados en numerosas ocasiones por Donald Trump. Se nos trata como enemigos por la simple razón de que somos independientes y tenemos el valor de decir la verdad al poder.

Volvamos una vez más a Shakespeare, esta vez al famoso monólogo de Horacio de Hamlet: 

Así oiréis 
De actos carnales, sangrientos y antinaturales 
De juicios accidentales, de matanzas casuales, 
De muertes provocadas por astucia y causa forzada, 
Y, en este resultado, propósitos equivocados 
Que caen sobre las cabezas de los artífices. Todo esto puedo 
fielmente referir.

El propósito detrás de las maquinaciones del bando gobernante es claro. Quiere asegurarse de que a nadie se le permita sacar a la luz los "actos antinaturales". Necesita que todo y todos funcionen como los gobernantes pretenden.

Por ello, la mayoría gobernante está desmontando meticulosamente, paso a paso, las válvulas de seguridad de nuestro orden democrático. Mátyás Rákosi, el dictador comunista húngaro conocido como el "pequeño Stalin", lo llamaba la táctica del salami: destruir la disidencia de una en una.

Vale la pena repetirlo: los medios de comunicación independientes son calificados como enemigos del régimen y tratados abiertamente como tales. El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, observó descaradamente que el 80 por ciento de los medios de comunicación polacos "pertenecen a nuestros enemigos". Lo que quiso decir es que estos medios gozan de una mínima libertad editorial.

El régimen de Jarosław Kaczyński lanza regularmente ataques despiadados contra los medios de comunicación que se atreven a criticar al bando gobernante -Gazeta Wyborcza entre ellos-. Los funcionarios del gobierno, los miembros del bando gobernante y las empresas estatales interponen interminables demandas contra los periodistas que investigan los casos de abuso de poder, exigiendo indemnizaciones masivas por daños y perjuicios y la eliminación de los artículos que los incriminan.

Atalayar_Polonia medios de comunicación
AP/CZAREK SOKOLOWSKI - Los medios de comunicación independientes en Polonia suspendieron la cobertura de noticias y otra programación el miércoles para protestar por un nuevo impuesto publicitario planeado 

Esas demandas estratégicas contra la participación pública, conocidas como SLAPPs, tienen por objeto intimidar y silenciar a los medios de comunicación independientes. En Gazeta Wyborcza nos hemos enfrentado ya a más de 50 demandas SLAPP. No pasa una semana sin que haya una nueva demanda contra nosotros. 
Después de que Ley y Justicia llegara al poder en 2015, las instituciones y empresas estatales controladas por el bando gobernante cancelaron todas sus suscripciones a los medios de comunicación críticos con el gobierno y retiraron todos los anuncios -incluidos los relacionados con licitaciones públicas y anuncios de servicio público- de estos medios. Esta línea partidista no se modificó ni siquiera durante la actual pandemia, cuando era fundamental para la salud pública llegar a un público lo más amplio posible. Mientras tanto, las arcas del Estado están abiertas de par en par para los medios de comunicación que apoyan alegremente la propaganda oficial. En los últimos cinco años, recibieron más de 1.300 millones de euros en ingresos publicitarios sólo de entidades públicas y estatales. Los periodistas críticos son señalados e intimidados por estos medios de propaganda controlados por el Estado. Estos medios de comunicación, controlados por el Estado, intimidan a sus seguidores acusando a los reporteros independientes de servir a regímenes extranjeros y a sus intereses. El objetivo de este tipo de relato es privarnos de nuestra credibilidad.

La "repolonización" se inspira en los métodos de Putin

Como medio de comunicación independiente, tenemos la suerte de contar con el apoyo de nuestros lectores, nuestros oyentes y nuestros espectadores. El bando gobernante no puede tolerar esto. Hemos descubierto varios intentos de invadir los medios de comunicación orquestados por los servicios secretos. Los periodistas que trabajan para los medios independientes han sido acosados y agredidos con gases lacrimógenos por la policía mientras informaban sobre las protestas antigubernamentales.

En los últimos años, el bando gobernante no ha dejado de aludir a la necesidad de apoderarse de los medios de comunicación "enemigos" para que finalmente sirvan a los intereses " de Polonia". Ahora se está cumpliendo esta amenaza. En diciembre, la compañía petrolera estatal PKN Orlen, la mayor de Europa Central y del Este por capitalización bursátil, compró Polska Press, que controla una gran mayoría del mercado regional de medios de comunicación en Polonia. El director general de Orlen se unió al partido Ley y Justicia en 2009 y prácticamente no tenía experiencia en gestión a nivel ejecutivo antes de 2016. Su meteórico ascenso profesional se debe exclusivamente a ser un fiel servidor de Jarosław Kaczyński. La adquisición de Polska Press por parte de Orlen recuerda sobremanera a la adquisición de la cadena de televisión NTW por parte de Gazprom en 2001 a petición del Kremlin. Su objetivo es desmantelar la independencia editorial en Polonia, no preservarla.

Orlen también ha adquirido recientemente la segunda cadena de distribuidores de prensa y quioscos de Polonia. Lo que estamos presenciando es un intento descarado de amordazar a los medios de comunicación libres.

La agencia estatal antimonopolio, controlada por Derecho y Justicia, dio luz verde inmediatamente a la fusión entre Orlen y Polska Press, a pesar de los riesgos que suponía para el equilibrio competitivo en el mercado regional de los medios de comunicación. La misma agencia tardó dos años en investigar la adquisición de la emisora de radio privada EuroZet por parte de Agora, propietaria de Gazeta Wyborcza, antes de bloquear bruscamente la operación mientras el procedimiento antimonopolio seguía su curso. Ambas decisiones tenían una motivación política y pretendían reforzar la propaganda gubernamental a costa de los medios de comunicación independientes.

Atalayar_Polonia medios de comunicación
REUTERS/KACPER PEMPEL - Hombres sostienen carteles que representan a Jaroslaw Kaczynski, líder del partido gobernante Ley y Justicia polaca (PiS) y presidente ruso Vladimir Putin durante una protesta

La reciente propuesta para establecer un nuevo impuesto a los medios de comunicación sobre el volumen de ventas de publicidad es un claro intento de desangrar financieramente a los medios privados que sufren en medio de la recesión económica causada por la pandemia de Covid-19 y obligarlos a echarse en brazos del bando gobernante. Si tiene éxito, Polonia se unirá a las filas de Rusia y Hungría, países que prácticamente no tienen medios de comunicación independientes.

La lucha por el futuro de la Unión Europea

El asalto a los medios de comunicación libres es sólo uno de los muchos frentes abiertos por el bando gobernante en su guerra contra la democracia y la sociedad civil polacas. Después de que el actual régimen se hiciera con el control de la fiscalía, el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo, Polonia ya no se rige por un Estado de Derecho. Nos estamos transformando en un Estado de partido único y, por tanto, nos estamos convirtiendo en el "enfermo de la comunidad europea". La lucha que está teniendo lugar en Polonia es una batalla por el futuro de la Unión Europea. En otros Estados miembros de la Unión Europea no faltan políticos que consideran la Polonia de Kaczyński como una inspiración, no como una advertencia.

Si mis palabras pueden parecer duras, es porque ya hemos superado el punto de los eufemismos cautelosos. El ataque a la libertad de los medios de comunicación en Polonia despeja el camino para un asalto total a los mismos valores sobre los que se fundó la Unión Europea.

Atalayar_Polonia medios de comunicación
PHOTO/REUTERS - Un gráfico muestra periódicos regionales y otros títulos propiedad de Polska Press, actualmente propiedad de Verlagsgruppe Passau de Alemania

La retórica agresiva empleada por los gobiernos de Varsovia y Budapest no es demasiado diferente de la narrativa propugnada por los defensores radicales del Brexit; encajaría bien con la turba autoritaria que asaltó el Capitolio el 5 de enero. Las palabras pueden cortar tan profundamente como los cuchillos; pueden servir para acosar y perseguir a la gente; pueden conducir al derramamiento de sangre. Aquellos que atacan a los medios de comunicación independientes pretenden aniquilar el lenguaje como herramienta para encontrar la verdad. Lo podemos ver en la manera en que construyen relatos falsos sobre la historia de Polonia, la cultura polaca y la tradición polaca. La historia nos ha mostrado lo que sucede a aquellos estados y naciones que no se levantan para luchar por sus democracias. Sin aquellos dispuestos a defenderlas, las democracias estarán perdidas.

Nos esperan muchos más retos. Las autoridades polacas están limitando la libertad de investigación académica y planean reescribir los libros de texto. Siguen normalizando y glorificando el discurso de odio basado en la xenofobia y la homofobia, bloqueando la libertad de acceso a la información pública, creando siempre nuevos obstáculos para las ONG que no se pliegan a la línea marcada por el partido. Al defender el más importante de todos los valores europeos -la libertad- en Polonia, estáis defendiendo la Unión Europea, el proyecto y la promesa que siguen siendo el faro de esperanza para todos nosotros.

Adam Michnik, escritor y periodista polaco, uno de los líderes de la oposición democrática polaca durante la época comunista, preso político, redactor jefe de Gazeta Wyborcza desde 1989.