PUBLICIDAD

Iberdrola

El atraco a Aubameyang y otros robos a futbolistas en Barcelona

La capital catalana se ha convertido en un lugar inseguro también para los jugadores del Barça
robos-jugadores-barcelona

PHOTO/FILE  -   Pierre Emerick Aubameyang, jugador del FC Barcelona

Barcelona sufre más robos y estos son más violentos. No son los datos de 2019, cuando murieron 17 personas por causas violentas y hubo 10.833 robos con intimidación, pero la seguridad de sus calles va de mal en peor.

La criminalidad ha subido en lo que va de 2022 un 43%, el doble que en el mismo periodo que el año anterior. El turismo es uno de los reclamos más importantes porque los cruceros permiten que miles de personas desembarquen durante horas por sus calles y tengan que volver a la carrera antes de que zarpe el barco con lo que no hay tiempo para denuncias. 

robos-jugadores-barcelona
PHOTO/FILE – Leo Messi, jugador del PSG

En las Ramblas se producen mil robos a la semana y los ladrones no tienen problema en aumentar la calidad de sus robos fijándose en los futbolistas del Barcelona que son tratados casi como un turista más.

El caso de Aubameyang es el último y el más grave. Un grupo de encapuchados entró en su casa a punta de pistola y le golpearon en su propio domicilio junto a sus hijas y a su mujer. El jugador vive en Castelldefels, una zona de clase alta a 20 km de Barcelona que suelen elegir los futbolistas.

Cuando el gabonés avisó al club y a los Mossos ya nada pudieron hacer por detener a los agresores, pero se comprobó que los vecinos ya habían avisado a las autoridades de la presencia de gente extraña en los alrededores de la zona. 

Aubameyang y su familia fueron trasladados por el club a un céntrico hotel de Barcelona donde tienen reservadas cinco habitaciones para que hagan su vida hasta que estén preparados para volver

robos-jugadores-barcelona-ansu-fati
AP/JOAN MONFORT - Ansu Fati, del FC Barcelona

Messi, que sigue conservando su casa en esa zona, mantiene a un equipo de seguridad permanente para evitar robos y ocupaciones ilegales de su domicilio mientras reside en París.

Robert Lewandowski era, hasta ahora, el último jugador al que habían robado. Fue al llegar a un entrenamiento con su coche. El polaco se paró a firmar autógrafos a la entrada de la ciudad deportiva cuando un joven tuvo la destreza suficiente como para sacarle el reloj de la mano y salir corriendo. El futbolista avisó a la seguridad del club y persiguió al ladrón que fue arrestado y el reloj, valorado en 70.000, recuperado, aunque el coche del jugador sufrió varios golpes.

En pan nuestro de cada día en la ciudad condal tuvo a Ansu Fati como protagonista en 2021. Los ladrones entraron en su domicilio de Sant Cugat del Vallés cuando el jugador seguía desde la grada el derbi entre el Barça y el Espanyol. El robo se produjo en el piso de arriba mientras su familia estaba en la parte de abajo también siguiendo el partido.

Con un machete y un destornillador amenazaron los ladrones al hermano de Arthur, exjugador del Barça. Mientras se disputaba un Barça-Liverpool entraron en su casa para llevarse joyas y un Rolex

La caja fuerte de la casa de Umtiti también fue destrozada en un robo en 2019 durante un Barça-Valencia. Por suerte, no había nadie en el domicilio y solo se pudo lamentar la falta de objetos.

Mientras Joan Piqué y Montserrat Bernabéu dormían, los ladrones entraron en la casa del jugador del Barcelona Gerard Piqué para robar. No trascendió lo que se llevaron en aquel golpe de 2018, pero no fue con violencia. 

robos-jugadores-barcelona
REUTERS/SUSANA VERA - Vinicius Junior del Real Madrid se enfrenta con Gerard Piqué del FC Barcelona

Ese mismo año, la banda de Kojak, una red criminal que arrasó chalets de clase alta en Castelldefels entró a casa de Luis Suárez, aunque luego declararon que no sabían que era la del uruguayo. Robaron joyas, bolsos de marca y material tecnológico.

Jordi Alba también sufrió un robo en 2018 mientras estaba concentrado en Milán con el Barcelona. Los ladrones accedieron a la planta superior por el jardín mientras su familia estaba abajo. Se llevaron bienes de la caja fuerte que consiguieron abrir