El banco más grande de Emiratos Árabes Unidos abandona Qatar

 -  

Henar Hernández

Pie de foto: Oficinas de FAB, el banco más grande de Emiratos Árabes Unidos.

El First Abu Dhabi Bank (FAB), la entidad bancaria más grande de Emiratos Árabes Unidos (EAU) que surgió tras la fusión del National Bank of Abu Dhabi y el First Gulf Bank en 2017, ha anunciado que dejará de operar en Qatar, donde se había establecido en 2008, y que, para ello, renunciará a su licencia. Así se lo ha notificado a la Autoridad Reguladora del Centro Financiero de Qatar (QFCRA, por sus siglas en inglés). 

Según un comunicado de la entidad bancaria recogido por la agencia de noticias emiratí WAM, FAB habría tomado la decisión por la sucesión, durante muchos meses, de “acciones infundadas de la QFCRA que han hecho imposible que las operaciones de FAB continúen en Qatar”. El detonante de la medida adoptada por la entidad bancaria ha sido que la QFCRA acusase a FAB de “realizar transacciones destinadas a manipular la moneda de Qatar”. Doha justifica sus sospechas porque apreció una disminución en el valor de su moneda, que se mantiene en una tasa fija frente al dólar estadounidense, justo cuando comenzó la disputa con el resto de las monarquías del Golfo en 2017. Arabia Saudí, EAU y Bahréin responsabilizaron a Qatar de financiar el terrorismo y, por ello, le sometieron a un bloqueo comercial que se mantiene hasta la actualidad.

FAB, que negó rotundamente las acusaciones, ha explicado en su nota que incluso desde la entidad bancaria se prestaron a “colaborar con la QFCRA para resolver el asunto”, proporcionando, para ello, todos los documentos y materiales que fuesen requeridos por la autoridad qatarí. Sin embargo, la QFCRA aseguró que FAB no había cumplido con una orden judicial del tribunal encargado de dicha investigación por la que se le obligaba a presentar una serie de informaciones juradas. 

Bajo este pretexto, el 14 de marzo, la autoridad qatarí comunicó que le prohibía a FAB realizar “cualquier actividad regulada” para nuevos clientes, como la captación de depósitos, la concesión de créditos o la negociación y el asesoramiento sobre inversiones, si bien podía seguir llevando a cabo sus operaciones y prestando sus servicios con los clientes ya existentes. El 10 de junio, la QFCRA recrudeció sus restricciones a FAB y le prohibió emprender nuevos negocios dirigidos a sus clientes de la sucursal en Doha

Por ello, FAB asevera en su comunicado que han tenido que tomar la decisión de cesar sus operaciones en Qatar porque “no hay una solución alcanzable”. La nota concluye afirmando que la medida no tendrá un “impacto significativo en las operaciones y en la estrategia futura del grupo”, pues la sucursal de Doha solo contribuyó con un 0,03% al beneficio neto obtenido por FAB en el año 2018. Del mismo modo, FAB ha asegurado que protegerá los derechos de los trabajadores y clientes que se verán afectados por el cierre de la sucursal en la capital qatarí.