El Barça y la RFEF presionan a Ez Abde para que renuncie a Marruecos

Los de Xavi podrían perder al delantero hasta 10 partidos y España acepta esperarle para un futuro debut
ez-abde

 -   En la convocatoria final sigue presente Abdessamad Ezzalzouli, Ez Abde, el jugador de 17 al que el Barça ha fiado su futuro junto a Pedri, Gavi o Ansu Fati PHOTO/ARCHIVO

El seleccionador de Marruecos ha ofrecido la lista definitiva de los 28 jugadores que disputarán la Copa de África del 10 de enero al 6 de febrero en Camerún. La FIFA ha intentado suspender el torneo, pero los datos de coronavirus en África no son tan malos como en Europa. Es más, los jugadores estarían menos expuestos al virus en cualquiera de las ciudades donde se juega la CAF que en sus propios países. 

En la convocatoria final sigue presente Abdessamad Ezzalzouli, Ez Abde, el jugador de 17 al que el Barça ha fiado su futuro junto a Pedri, Gavi o Ansu Fati. La llamada de Vahid Halilhodzic ha llegado en el peor momento de su carrera deportiva. Aunque formó parte de las categorías inferiores de Marruecos y fue convocado por el técnico de la sub17 Joao Aroso, nunca llegó a cerrar su ciclo en la absoluta. Algunos videos que circulan por las redes sociales dan cuenta de sus capacidades de regate y desborde tanto en el Hércules como en Marruecos por lo que su sitio en el primer equipo del Barcelona era cuestión de tiempo. 

Frente común
El Barcelona y la Real Federación Española de Fútbol han formado un frente común para que Ez Abde renuncie a Marruecos. El resultado sería que el Barça no le perdería por hasta 10 partidos entre Copa del Rey y Liga y España se guardaría una carta para una futura convocatoria en el mes de junio de 2022. La presión sobre el jugador trasciende del fútbol porque el sentimiento de pertenencia a una selección como Marruecos es muy grande, aunque no sea una potencia mundial. 

ezz-abde
El delantero marroquí del Barcelona Ez Abde (L) desafía al centrocampista español del Villarreal Daniel Parejo durante el partido de fútbol de la liga española entre el Villarreal CF y el FC Barcelona en el estadio de La Cerámica en Vila-real el 27 de noviembre de 2021AFP/JOSE JORDAN


 
El reglamento FIFA sería muy severo si el jugador se niega a ir con los leones del Atlas y le impediría jugar con el Barça el mismo tiempo que su selección se mantenga en la Copa de África. Para el seleccionador bosnio no hay duda en que Ez Abde acudirá a la llamada en Rabat y ha comentado que “lo he convocado porque está jugando en un equipo como el Barcelona. He hablado dos veces con él y está impaciente por jugar con nosotros. No pueden prohibirle venir porque es seleccionable” en referencia a la intención del Barça de retenerle para que dispute partidos de liga importantes como por ejemplo ante el Rayo Vallecano y el Atlético de Madrid.

Valores de la RFEF
En el caso de la RFEF, los movimientos han sido más disimulados porque es un organismo que pertenece a FIFA y a UEFA y no es ético pedir a un futbolista que renuncie a su país. Los principios de los que presume Luis Rubiales quedarían en entredicho si se hiciera oficial la demanda. Según cuenta el periodista José Félix Díaz, la RFEF ha hecho llegar al entorno de Abde que podría formar parte de la convocatoria de la absoluta de Luis Enrique teniendo en cuenta su gran apuesta por los jóvenes. No le aseguran la llamada, pero saben que el jugador espera el pasaporte español el próximo mes de enero y eso le abriría las puertas de España. 

Con Ez Abde no se repetirían los casos de Munir o Bojan y que llevaron a Vicente del Bosque a declarar que se sentía “culpable” de que Munir no pudiese jugar con Marruecos. Tras la sentencia del TAS, un futbolista puede jugar con otro equipo nacional en cuatro casos: siempre que no haya disputado más de tres partidos con la selección absoluta; que no haya jugado partidos de un Mundial o una Copa Confederaciones; que hayan pasado tres años desde la última convocatoria; o que no haya disputado un partido con 21 años cumplidos con la selección sub21.

Cualquier situación que no sea jugar la CAF y concentrarse con Marruecos podría provocar un problema grave tanto para el jugador como para el Barcelona. Las prisas por hacerse con jugador de su potencia no pueden derivar en tomar decisiones precipitadas que dejarían al chaval en tierra de nadie.