El Basaksehir se instala en la cúspide del fútbol turco gracias al impulso de Erdogan

El equipo de Estambul fue creado recientemente de la nada con el impulso del presidente de Turquía para hacer frente a los clásicos futbolísticos de la principal urbe otomana
Recep Tayyip Erdogan intenta controlar el balón durante un partido de fútbol de exhibición en el estadio del Basaksehir en Estambul, el 26 de julio de 2014

AFP/OZAN KOSE  -   Recep Tayyip Erdogan intenta controlar el balón durante un partido de fútbol de exhibición en el estadio del Basaksehir en Estambul, el 26 de julio de 2014

Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía y gran aficionado al fútbol, apoyó la creación del equipo Estambul Basaksehir para tener una escuadra próxima a su esfera de influencia dentro de la ciudad más importante del país euroasiático. El club creado hace doce años está sustentado por poderes próximos al ‘sultán’ y está vinculado al oficialista Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, por sus siglas en turco); de hecho, coinciden en los colores de las enseñas. 

Ahora, el Basaksehir ha hecho historia tras haber conquistado recientemente la Liga turca tras poco más de una decena de años en el fútbol profesional nacional. El hecho de que es un equipo artificial lo demuestra la falta de masa social que respalda a la escuadra; lo que contrasta con el gran potencial económico que tiene y las importantes infraestructuras deportivas de las que goza. El poco número de aficionados que posee nada tiene que ver con las legiones de seguidores que tienen los otros grandes clubes estambuliotas como el Fenerbahçe, el Galatasaray y el Besiktas. 

Recep Tayyip Erdogan saluda a los aficionados durante un partido de exhibición en el estadio del Basaksehir, el 26 de julio de 2014
AFP/OZAN KOSE - Recep Tayyip Erdogan saluda a los aficionados durante un partido de exhibición en el estadio del Basaksehir, el 26 de julio de 2014

En el fútbol profesional no se pueden comprar sentimientos, pero sí se pueden comprar equipos y confeccionar plantillas que aspiren a títulos; y, gracias al impulso financiero dado por el poder, el Basaksehir se ha convertido en campeón. Solo hace falta dinero y el equipo ligado a Erdogan lo tiene; y lo ha destinado a fichar a grandes estrellas que le han posibilitado ser campeón y acceder a jugar la próxima edición de la Champions League. 

El Basaksehir es visto con recelo por los aficionados rivales debido a la falta de tradición de la que adolece el equipo apoyado por su aficionado más insigne, Recep Tayyip Erdogan. Los colores del Basaksehir son el naranja, azul y blanco, los mismos que los del AKP, y eso no es casualidad.

Un club artificial, convertido en el mejor de Turquía a base de millones de euros y del empeño de Erdogan, cuya camiseta con el número 12 está retirada por el club y nadie puede vestir. Erdogan solo se la puso una vez para jugar y nadie más lo hará. Fue en la inauguración en 2014 del moderno Basaksehir Fatih Terim Stadium y ese día Erdogan hizo tres goles. Otra de las peculiaridades de este club es que el estadio lleva el nombre del exseleccionador nacional Fatih Terim, actual entrenador del Galatasaray, uno de los históricos equipos turcos y rival del Basaksehir en la ciudad de Estambul. Terim nunca ha tenido ninguna relación con el Basaksehir, pero sí una gran y triunfal trayectoria dentro del fútbol turco. 

Bilal Erdogan, hijo del presidente turco, saluda a los aficionados durante un partido de fútbol de exhibición en el estadio del Basaksehir, el 26 de julio de 2014
AFP/OZAN KOSE - Bilal Erdogan, hijo del presidente turco, saluda a los aficionados durante un partido de fútbol de exhibición en el estadio del Basaksehir, el 26 de julio de 2014

Este megalómano proyecto comenzó en los años 90 del pasado siglo XX. En esa época empezó a construirse el barrio de Basaksehir, un empeño personal de Recep Tayyip Erdogan, por aquel entonces alcalde de Estambul. Su idea era crear un barrio ideal para los habitantes de ideología más conservadora, la que caracteriza al presidente otomano. Antes que el barrio ya se había fundado en 1990 el modesto ISKI SK, un pequeño club vinculado a la compañía de agua de Estambul y que en 1991 pasó a llamarse Istanbul Büyüksehir Belediyespor (Istanbul BB).

Bajo esa denominación vivió el club hasta que en 2014 Erdogan se cruzó en su camino y su nombre quedó vinculado al del barrio que lo acoge.

Espectadores, algunos con máscaras debido al brote de coronavirus, ondean banderas turcas antes del partido de fútbol de primera vuelta de la Europa League entre el Basaksehir y el Copenhague, en Estambul
PHOTO/AP - Espectadores, algunos con máscaras debido al brote de coronavirus, ondean banderas turcas antes del partido de fútbol de primera vuelta de la Europa League entre el Basaksehir y el Copenhague, en Estambul

Su presidente ya era Goksel Gumusdag, unido políticamente al AKP y familiarmente a Erdogan, al estar casado con una sobrina de la mujer del presidente. El club acababa de regresar a Primera División, categoría en la que ya había militado entre 2007 y 2013, y ese fue el momento elegido para forzar su privatización, permitir que fuera adquirido por empresas cercanas al Gobierno y cambiarlo de nombre. Ese año 2014, surgió el Estambul Basaksehir.

Se construyó el nuevo estadio con capacidad para 17.000 espectadores, que habitualmente tiene más butacas vacías que ocupadas, y se comenzaron a invertir decenas de millones de euros en fichajes. Gran parte de esos seguidores que acuden a presenciar los encuentros del Basaksehir son los miembros del grupo de aficionados denominado ‘1453’, que toma su nombre de la fecha de la conquista de Constantinopla por los turcos otomanos.

Partido de ida de octavos de final de la Europa League entre el Estambul Basaksehir y el Copenhague en el Basaksehir Fatih Terim Stadium de Estambul
REUTERS/KEMAL ASLAN - Partido de ida de octavos de final de la Europa League entre el Estambul Basaksehir y el Copenhague en el Basaksehir Fatih Terim Stadium de Estambul

El Basaksehir goza del apoyo de grandes patrocinadores como Turkish Airlines (la compañía aérea de bandera de Turquía), Burger King o DenizBank, y también del soporte de la gran aportación del grupo Medipol. 

Entre los jugadores más destacados que han vestido la camiseta naranja están el togolés Emmanuel Adebayor, Gael Clichy, Robinho o la estrella turca Arda Turam. El francés Clichy y el brasileño Robinho siguen en plantilla, junto a figuras como el turco Mehmet Topal, el bosnio Edin Visca, el eslovaco Martin Skrtel, el neerlandés Eljero Elia y el senegalés Demba Ba. 

Un espectador, con guantes de plástico debido al brote de coronavirus, se sienta antes del partido de la Europa League entre el Basaksehir y el Copenhague, en Estambul, el jueves 12 de marzo de 2020
PHOTO/AP - Un espectador, con guantes de plástico debido al brote de coronavirus, se sienta antes del partido de la Europa League entre el Basaksehir y el Copenhague, en Estambul, el jueves 12 de marzo de 2020

En los últimos 35 años, sólo el Bursaspor, en la temporada 2009-2010, había sido capaz de arrebatarle una Liga turca a Galatasaray, Fenerbahçe o Besiktas. Lo que da la medida del poder que ha alcanzado el Basaksehir en el fútbol turco, el mismo que posee Recep Tayyip Erdogan en la nación.