El BCE lanza un plan de emergencia económico para amortiguar el impacto del coronavirus

El Banco Central Europeo presenta un programa de compra de bonos públicos y privados de 750.000 millones de euros para combatir la crisis
Lagarde

PHOTO/REUTERS  -   La Presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde

El Banco Central Europeo (BCE) ha presentado a última hora de este miércoles un programa de compra de bonos públicos y privados de 750.000 millones de euros para reducir el impacto económico del COVID-19 y contrarrestar los "serios riesgos" que supone la crisis del coronavirus para su política monetaria. "El Consejo de Gobierno del BCE está comprometido a ejercer su papel en apoyo de todos los ciudadanos de la zona euro a través de estos tiempos extraordinariamente difíciles" y a hacer "todo lo necesario dentro de su mandato", ha asegurado la entidad a través de un comunicado oficial.

En concreto, el nuevo Programa de Compra de Emergencia por Pandemia (PEPP) realizará adquisiciones de "todas las categorías de activos elegibles" según el actual Programa de Compra de Activos (PPA) hasta finales de año. No obstante, el Consejo de Gobierno de la autoridad monetaria se reserva el derecho a prolongar el programa si considera que la "fase de crisis" del COVID-19 aún no ha concluido.

BCE
AFP/DANIEL ROLAND - Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Frankfurt

Además, en este comunicado han explicado que las adquisiciones serán "flexibles" y no se distribuirán de forma regular a lo largo del tiempo y el espacio. "Esto permite fluctuaciones en las distribuciones del flujo de compras en el tiempo, en los tipos de activos y entre jurisdicciones", han añadido.

En lo referido a los bonos soberanos, tal y como hace en otros programas de compra de bonos. En las compras de bonos el Banco Central Europeo mantendrá en el PEPP las cuotas por países dependiendo de su porcentaje de capital en la entidadprivados, ampliará el espectro de activos que puede adquirir con respecto al Programa de Compra del Sector Corporativo (CSPP) a activos no financieros, aunque mantendrá los criterios de calidad crediticia de este programa.

En este sentido, el BCE también se ha comprometido a rebajar los estándares que fija para la garantía con el objetivo de que las contrapartes puedan hacer uso completo de las operaciones de refinanciamiento del Eurosistema. Y para que todas estas medidas sean aplicables, la autoridad monetaria "se asegurará de que todos los sectores de la economía", de familias a empresas, pasando por bancos y gobiernos, "se puedan beneficiar de condiciones de financiación beneficiosas que les permitan absorber este impacto", prosigue el comunicado. 

Además, el Consejo de Gobierno del BCE ha indicado que hará "todo lo necesario dentro de su mandato" y que está "plenamente preparado para incrementar el volumen de sus programas de compra de activos y ajustar su composición, tanto como sea necesario y por el tiempo que sea preciso". Por otro lado, el BCE ha asegurado que "explorará todas las opciones y todas las contingencias para apoyar a la economía en este choque" y que está dispuesto a revisar algunos de sus criterios si estos le impiden actuar con la contundencia precisa para cumplir con su mandato. "El BCE no tolerará ningún riesgo a la transmisión eficaz de su política monetaria en todas las jurisdicciones de la eurozona", concluye el comunicado.