PUBLICIDAD

Iberdrola

El bendito mes de Ramadán

Durante este mes sagrado, los fieles deben evitar comer, beber y fumar, además de otras restricciones, desde el amanecer hasta el atardecer
Ramadán

 -  

El Ramadán es un mes sagrado muy importante para los musulmanes. En él, los musulmanes ayunan durante 30 días. Es el noveno mes del calendario lunar y es el mes en el que comenzó la revelación del Corán. Desde el amanecer hasta el atardecer, los fieles han de abstenerse de comer, beber y de fumar entre otras restricciones.

¿Qué significa el Ramadán?

La palabra Ramadán proviene de una raíz árabe que significa “quemar”. Por lo tanto, el Ramadán alude a dos tipos de fuego: uno espiritual y otro físico. El fuego espiritual cura las dolencias espirituales, quemando las faltas bajo un fuego purificador y el físico sana al cuerpo de sus dolencias.

El ayuno no es solo es prerrogativa del Islam, sino también lo es en otras religiones.

“¡Oh creyentes! se os prescribe el ayuno, como fue prescrito a los que os precedieron, para que seáis justos”. (Corán 2:187)

Observar el Ramadán, el mes del ayuno, configura el cuarto pilar del Islam, junto a la declaración de la fe, la oración, la caridad obligatoria, y la peregrinación a La Meca.

Durante este mes, la gente se reúne en la mezquita y se hacen oraciones conjuntas. Debido a la pandemia, se restringen las oraciones congregacionales. Los musulmanes, durante el mes de Ramadán, acuden a la mezquita con más frecuencia que en otros meses. Además, deben participar en la oración de Tarawih cada noche.

Al’lah (Dios Padre) ha ordenado el ayuno y nos ha explicado que el ayuno es algo excelente. Si bien existen beneficios espirituales, también existen beneficios físicos en el ayuno.

“Y el ayuno es bueno para vosotros, ¡si lo supierais!” (Corán 2:187)

Los beneficios del ayuno han sido demostrados científicamente. El ayuno es recomendable para mejorar la condición física y mantenerse saludable. Los médicos concluyen que el ayuno continuo es muy beneficioso y que el cuerpo obtiene muchos beneficios de él.

“Al’lah desea daros facilidades y no desea para vosotros lo que es difícil” (2: 186).

El Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Al’lah sean con él) dijo: “Dios Todopoderoso dice que, si el ayuno se hace por Él, entonces Dios mismo se convierte en la recompensa de esa persona que ayuna”. (Bujari)

Ramadán

Allí donde Al’lah Todopoderoso ha hecho obligatorio el ayuno para los musulmanes comunes, sin embargo, a las personas enfermas se les prohíbe ayunar. Lo mismo ocurre con las mujeres que estén amamantando y las mujeres que estén menstruando. También está prohibido ayunar durante un viaje, y tampoco pueden hacerlo los enfermos. Se han de completar los ayunos no realizados con posterioridad.

El Profeta Muhammad (lpbD) dijo en una ocasión que “si la gente supiese de las exquisiteces del Ramadán, mi ummah (la mancomunidad musulmana) desearía que todo el año fuese Ramadán”. Dijo: “En verdad, el Paraíso se decora para el Ramadán desde el principio hasta el fin del año”.

De manera similar, en otra narración, citada por Hazrat Abu Hurairah (ra), el Santo Profeta (lpbD) dijo que “toda persona que observe el ayuno durante el mes de Ramadán en un estado de fe autoevaluándose, sus pecados anteriores le serán perdonados”. 

El Corán comenzó a revelarse durante el mes de Ramadán. Por lo tanto, el Corán y el Ramadán están estrechamente relacionados. El Arcángel Gabriel solía venir en el mes de Ramadán para repasar su lectura con el Santo Profeta (lpbD). Es por ello por lo que muchos musulmanes recitan el Corán dos veces en Ramadán. También algunos musulmanes recitan todo el Corán en los últimos diez días y algunos en los últimos tres días.

El ayuno nos enseña la paciencia y el sacrificio. Si hemos renunciado a las cosas que comemos todos los días, ¿por qué no podemos renunciar a las cosas que Al’lah ha prohibido?

Según las personas avanzadas en la espiritualidad, la misericordia de Al’lah Todopoderoso llega este mes con un celo especial y las bendiciones y recompensas de Al’lah Todopoderoso llueven sobre los creyentes. Para absorber estas recompensas, uno debe evitar hablar tonterías, generar ruido y desorden, no decir palabrotas y evitar las peleas en estos días. En respuesta a todo mal, la respuesta de la persona que ayuna debe ser “estoy de ayuno”. (Bujari)

Algunos musulmanes también observan el I'tikaf durante los últimos diez días, siguiendo el ejemplo del Mensajero de Al’lah también solía observarlo.

También, los musulmanes ofrecen mucha caridad en el mes de Ramadán, porque el Profeta Muhammad (lpbD) solía ofrecer mucha caridad durante este mes.

Los musulmanes celebran la fiesta del Eid al final del Ramadán como recompensa al haber cumplido el ayuno. En el día de Eid se utiliza buena ropa y se cocina buena comida. Un buen musulmán debe preocuparse de la gente necesitada, proporcionándole ropa nueva y proporcionándoles comida de calidad.

Un verdadero siervo que esté ansioso por buscar refugio en Al-lah Todopoderoso debe pasar estos días en oraciones con la mayor humildad y sumisión y reconociendo sus debilidades y errores.

Ello nos conducirá, sin duda, a un mundo mejor.

Comunidad Musulmana Ahmadía en España