El cambio climático incrementa el riesgo país

Las economías emergentes de África, Latinoamérica y la Asia-Pacífico son las más afectadas por las consecuencias económicas del cambio climático
Presa municipal de Graaff-Reinet, Sudáfrica, que ha sido afectada por la sequía

REUTERS/MIKE HUTCHINGS  -   Presa municipal de Graaff-Reinet, Sudáfrica, que ha sido afectada por la sequía

El cambio climático tiene un impacto negativo en las economías de todo el mundo, en las finanzas públicas de los países más afectados y en el comercio internacional. Sus consecuencias económicas aumentan el riesgo país asociado a las exportaciones y la contratación internacional. De acuerdo con el último estudio difundido por Crédito y Caución, las economías emergentes de África, Latinoamérica y la Asia-Pacífico son las más afectadas por las consecuencias económicas del cambio climático que “afecta de varias maneras al riesgo país relacionado con el comercio exterior” al implicar “grandes daños financieros y económicos”. 

De acuerdo con el estudio, el cambio de los patrones de precipitación hacia una mayor frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos tendrá un impacto negativo en la salud pública, la agricultura y el suministro de energía. Las economías de los países africanos, en muchos de los cuales la agricultura intensiva representa más del 20% del PIB, son las más expuestas a la pérdida de cosechas. 

El cambio en las precipitaciones también puede tener un impacto negativo en el suministro energético. La energía hidroeléctrica tiene un peso muy relevante en el mix de muchos países de América Latina y, en menor medida, de Asia. En África se prevé que la capacidad hidroeléctrica aumente en el este, donde se incrementarán las lluvias, y disminuya en el sur a causa de las sequías.

Esta foto de archivo muestra calles inundadas de Ouagadougou
AFP/AHMED OUOBA - Esta foto de archivo muestra calles inundadas de Ouagadougou

La amenaza económica que supone la subida del nivel del mar es especialmente relevante para las economías de Asia-Pacífico y el Caribe, especialmente en los estados insulares, al igual que el aumento de las catástrofes naturales en las zonas costeras, donde las economías más expuestas se sitúan en Asia-Pacífico, América Central y el Caribe en particular.

“Muchas economías emergentes son vulnerables a uno o más elementos del cambio climático. El calor, la sequía y los cambios en los patrones de precipitación son una gran amenaza para África, donde la agricultura es intensiva. La subida del nivel del mar y el aumento de las catástrofes naturales en las zonas costeras crean problemas en Asia, el Pacífico y el Caribe”, concluye el informe.

El informe prevé un aumento de la actividad económica en la lucha contra el cambio climático. Las empresas dedicadas al desarrollo de nuevas tecnologías, a la construcción de plantas de riego y desalinización o a las energías renovables incrementarán su actividad en África. A una escala mucho mayor están las oportunidades creadas para las empresas activas en la construcción de parques eólicos en alta mar.