El canal “loco” de Erdogan es rechazado por los bancos de Turquía

El canal de Estambul se enfrenta a un obstáculo, ya que los bancos turcos se niegan a conceder préstamos
Atalayar_Bancos Turquía Canal Estambul

AFP/YASIN AKGUL  -   En esta foto de archivo tomada el 12 de junio de 2018 una publicidad inmobiliaria ofrece apartamentos con vistas al canal, en el pequeño pueblo costero de Karaburun, cerca de Estambul

Algunos de los bancos más grandes de Turquía se muestran reacios a financiar el canal de Estambul, planeado por el presidente Tayyip Erdogan, debido a las preocupaciones ambientales y los riesgos de inversión que se ciernen sobre el faraónico proyecto de construcción, según informó Reuters, citando cuatro fuentes bancarias de alto nivel que no identificó.

Dos de las fuentes dijeron que un pacto de sostenibilidad global que han firmado seis de los principales bancos de Turquía era una barrera para financiar el “Kanal Istambul”, que Erdogan apodó su "proyecto loco" cuando lo sacó a la luz hace ya una década. El Gobierno espera poner la primera piedra de la mega construcción en junio, el canal que conectaría el mar Negro al norte con el mar de Mármara al sur, recorriendo 45 km (28 millas) a través de pantanos, granjas y pueblos en el borde occidental de la ciudad.

Atalayar_Bancos Turquía Canal Estambul
AFP/AFP - Trazado del proyecto de excavación de un canal de 45 km de longitud en Estambul para aliviar el estrecho del Bósforo

El canal destruiría un ecosistema marino y cuencas que proporcionan casi un tercio del agua dulce de Estambul, según la Unión de Cámaras de Ingenieros y Arquitectos de Turquía. La mayoría de los turcos se oponen a su construcción, según una encuesta nacional realizada por MetroPOLL, junto con el alcalde de Estambul y grupos ecologistas, que afirman que alteraría el ecosistema de la ciudad y destruiría el medio ambiente. 

Seis de los principales bancos de Turquía han firmado un acuerdo de sostenibilidad global que supone una barrera para su participación en la financiación. Estando suscritos al marco de los Principios para una Banca Responsable, respaldado por la ONU, que pide a los firmantes que eviten dañar a las personas y al planeta. 

Atalayar_Bancos Turquía Canal Estambul
AFP/ADEM ALTAN - El presidente turco Recep Tayyip Erdogan

Erdogan anunció por primera vez los planes para el canal en abril de 2011 y afirma que el canal protegería el estrecho del Bósforo, que atraviesa el corazón de Estambul, desviando el tráfico. El proyecto podría presentar oportunidades muy lucrativas para las empresas constructoras, que en el pasado se han beneficiado de garantías estatales para la construcción de aeropuertos, carreteras y puentes. El plan prevé la construcción de puertos deportivos, hoteles y viviendas de lujo a lo largo de la vía navegable. 

En 2019, el precio del canal se estimó en 75.000 millones de liras o 13.000 millones de dólares, en ese momento, según un informe del Gobierno. La falta de divisas en el Banco Central y el aumento de la inflación están presionando de nuevo a la baja al sector financiero turco. La reducción de las reservas de divisas, la subida de la inflación, la subida de la deuda y una devaluación de la moneda son una de las principales razones de la recesión. Además, el cese del exgobernador del Banco Central tras la decisión de subir los tipos de interés hasta el 19%, resolución contraria a las opiniones de Erdogan que siempre se ha mostrado muy crítico con este tipo de políticas económicas, son augurios de que la economía puede sufrir un colapso.

Atalayar_Bancos Turquía Canal Estambul
MURAD SEZER - Puerto de Haydarpasa y la entrada sur del estrecho del Bósforo

La reticencia de algunos prestamistas turcos a financiar el proyecto hace más probable que la financiación estatal y extranjera tenga que jugar un papel más importante para que el sueño de Erdogan se haga realidad. Al preguntársele si los bancos turcos participarían en la financiación, el portavoz y asesor de Erdogan, Ibrahim Kalin, enfatizó  que el proyecto "ciertamente" atraería a inversores y acreedores cuando se celebren las licitaciones próximamente. Esta situación se presenta después de que la crisis global causada por el bloqueo del canal de Suez haya reavivado antiguos proyectos e interés de diferentes estados de la zona para presentarse al mundo como rival del notorio nexo entre Europa y Asia.

El coste del canal eclipsaría otros megaproyectos, como el nuevo y vasto aeropuerto de Estambul, que han definido el legado de Erdogan de crecimiento impulsado por el crédito. La masiva deuda externa a corto plazo por valor de unos 150.000 millones de dólares para bancos y empresas ha perseguido a la lira y ha dejado al descubierto los riesgos de las agotadas reservas de divisas de Turquía.

Atalayar_Bancos Turquía Canal Estambul
REUTERS/MURAD SEZER - El buque Korolev de la Armada rusa zarpa en el Bósforo, camino hacia el Mar Negro, en Estambul

"Ningún banco turco, ni estatal ni privado, podría asumir ese riesgo", dijo un antiguo banquero de alto nivel. El Ministerio de Medio Ambiente de Turquía ha llevado a cabo evaluaciones medioambientales que han despejado el camino para que el proyecto siga adelante. Pero los patrocinadores europeos de los bancos turcos probablemente no consideren creíble el sello de aprobación medioambiental turco, añadió el ex banquero.

Cabe mencionar que Rusia, por su parte, ha manifestado su malestar por el proyecto por motivos de seguridad, ya que el canal abriría un segundo paso hacia el mar Negro, que alberga una flota naval rusa. A Moscú le preocupa que el canal no esté cubierto por la Convención de Montreux que restringe el acceso de los buques de guerra extranjeros al mar Negro a través del estrecho del Bósforo. Un funcionario turco dijo en 2019 que el nuevo canal no estaría cubierto por la convención, que data de 1936.