El colapso de la demanda de petróleo pone en peligro el futuro de algunas refinerías

Las consultoras Goldman Sachs y WoodMac pronostican posibles cierres de refinerías de crudo
Refinería en Houston (Texas, Estados Unidos)

AFP/MARK FELIX  -   Refinería en Houston (Texas, Estados Unidos)

La conmoción económica mundial provocada por la pandemia del coronavirus ha puesto en peligro el futuro de algunas refinerías, en particular de las más antiguas del Viejo Continente. Incluso antes de que el mundo cambiara por la nueva enfermedad de la globalización – que en su punto más crítico acabó con el 20 % de la demanda mundial de petróleo—varios analistas preveían que la capacidad de refinado mundial tendría que racionalizarse, especialmente en Europa, según ha informado la agencia de noticias Reuters. 

Así, de acuerdo con la consultora WoodMac, consultada por Reuters, al menos 1,4 millones de barriles por día, o alrededor del 9%, de la capacidad de refinación está bajo amenaza en Europa en la etapa de 2022-2023. No obstante, esta consultora se ha negado a nombrar qué refinerías están en peligro. Mientras tanto, la empresa Goldman Sachs espera que las tasas de las refinerías en el mundo entre 2021 y 2024, sean un tres por ciento más bajas en relación con el 2019, lo que aumentará la competencia y podría probar el cierre de determinadas refinerías. 

“En 2023 bien podría ser que dos tercios de las refinerías en Europa no ganen dinero, o pierdan dinero en efectivo”, ha dicho Alan Gelder de Woodmac a Reuters. Goldman Sachs pronostica que la demanda mundial de petróleo vuelva a los niveles pre-pandémicos para 2022. Los analistas de Goldman Sachs han estimado en su último informe que “la demanda mundial de petróleo disminuiría en un 8% en 2020, se recuperaría en un 6% en 2021 y se recuperaría completamente" a los niveles anteriores al virus para 2022”. 

En su último informe, Goldman Sachs ha señalado que “la demanda de combustible para aviones ha sido la mayor perdedora de la crisis de la COVID-19”, ya que hasta que exista una vacuna las personas no se sienten con la confianza suficiente para viajar. No obstante, han advertido de que el comportamiento de los consumidores podría cambiar a largo plazo.  Por esta razón, el banco estadounidense no cree que la demanda de combustible para aviones vuelva a los niveles anteriores a la pandemia antes de 2023, de acuerdo con CNBC quien ha tenido acceso a este informe.