El comercio electrónico alcanzará este año los 20.000 millones de dólares en la región del Golfo

Su penetración en el sector minorista tiene un amplio margen de mejora
Comercio Electrónico

 -  

Un informe de A. T. Kearney del que se hace eco Khaleej Times señala que el valor del mercado del comercio electrónico en los países pertenecientes al Consejo de Cooperación del Golfo (Arabia Saudí, Bahréin, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Omán) podría alcanzar un valor cercano a los 20.000 millones de dólares en 2020, por lo que se prevé una expansión sin precedentes a corto plazo.

De acuerdo con un estudio de Google y Bain & Company, el e-commerce mueve actualmente cerca de 2,2 billones de dólares en todo el mundo y su crecimiento anual se sitúa en el 24%, cuatro veces más que el del sector minorista global en su conjunto. Este tipo de comercio ya ha aumentado cerca de un 1.500% en Oriente Medio durante la última década gracias al creciente número de jóvenes con altos ingresos, así como al aumento de las visitas a sitios web especializados en compras electrónicas.

No obstante, la penetración del comercio electrónico en las ventas minoristas totales de la región MENA (Middle East and North Africa) se situaba en el 1,9% en 2017, aunque los países del Golfo mostraban una mayor cuota del 3%; entre ellos, destacaban Emiratos Árabes Unidos con una tasa del 4,2%, similar a la que tenían entonces otros países como Turquía o Brasil.

“Hay oportunidades para que las tiendas electrónicas minoristas amplíen su presencia a medida que el sector afronta un posible período de auge”, comentó al respecto el director gerente de BCG Middle East, Markus Massi. “Para capitalizar esto”, señaló el directivo, “los minoristas deberán influir en los consumidores para generar confianza en los métodos de pago en línea, mejorar la experiencia de uso y persuadir a las personas que nunca han comprado en línea”.

Esa resistencia a las compras on-line en la región del Golfo no es tan evidente en lo que respecta a la planificación de viajes, puesto que el 54% de las reservas se realizan a través de esta vía, frente al 2% de las que se hacen a través de agencias tradicionales de viajes.