El comercio internacional, una oportunidad para superar la crisis económica y sanitaria

La representación de la Comisión Europea en España organiza una charla para abordar los retos de la UE tras la pandemia
 Los contenedores se trasladan en la MSC PSA European Terminal (MPET), la terminal de contenedores más grande del puerto de Amberes

PHOTO/AP  -   Los contenedores se trasladan en la MSC PSA European Terminal (MPET), la terminal de contenedores más grande del puerto de Amberes

La crisis del coronavirus ha puesto el mundo patas arribas. Cuestiones como la globalización o la extensión de las cadenas de valor se encuentran ahora mismo en entredicho. Los gobiernos del mundo se enfrentan al reto de hacer reformas económicas y políticas para el mundo que viene tras la pandemia. Es hora de reorganizar las prioridades e identificar los puntos que ayudarán a la sociedad a salir adelante tras una crisis económica y sanitaria sin precedentes. La Unión Europea lo tiene claro, hay que apostar por la tecnología innovadora y por el comercio internacional como palancas para garantizar un cambio. Para debatir sobre todas estas cuestiones, la representación de la Comisión Europea en España ha organizado una conferencia individual este martes en la que ha participado Xiana Méndez, secretaria de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, Matthias Jorgensem, jefe de unidad para América Latina de Comercio de la Comisión, y Jochen Müller, director adjunto a la representación de la Comisión Europea en España. 

“Nos enfrentamos a una crisis sin precedentes en la que las primeras víctimas han sido el comercio internacional y la inversión. La pandemia ha llegado en un momento en el que las exportaciones españolas habían crecido muchísimo”, ha asegurado Xiana Méndez, que ha pedido reformas estructurales y ha apostado por reforzar los mecanismos comerciales para ayudar a la economía española y europea a salir del bache. “Estamos preparando importantes acuerdos, como el de Mercosur”, ha explicado. España se juega mucho en esta batalla, ya que el 36% del PIB proviene de bienes y servicios. 

Unión Europea
PHOTO/AP - La representación de la Comisión Europea en España organiza una charla para abordar los retos de la UE tras la pandemia

El principal problema con el se topan las reformas comerciales en todo el mundo es la debilidad del multilateralismo. “Los grandes jugadores, como Estados Unidos y China, no se pliegan a los acuerdos internacionales y eso amenaza el multilateralismo. Rusia y Turquía, en la vecindad europea, también son un reto para la UE”, ha indicado Matthias Jorgensen. A pesar de ello, la UE tiene que apostar por colocar sus productos en el mercado exterior. Para ello, va a revisar su política exterior y ha lanzado una consulta pública para que los ciudadanos puedan participar. Estará abierta hasta el próximo día 15 de septiembre. “La política comercial debe contribuir a resolver los grandes retos de la sociedad que tenemos y los desafíos generacionales”, ha asegurado Jorgensen. 

Además de la reforma de las reglas comerciales de la UE, Jorgensen ha apostado por una reforma integral de toda la normativa de comercial a nivel mundial. “No podemos seguir con las reglas de la OMC (Organización Mundial del Comercio) que se diseñaron a finales de los 80. En aquella época no había ni ordenadores”, ha enfatizado. Este asesor ha llamado a tener mucho cuidado con la discriminación de los productos europeos frente a los que vienen de fuera del territorio comunitario y ha pedido que, si la transición energética es el modelo de crecimiento, hay que evitar que las empresas importen productos contaminantes de otros lugares del mundo con reglas medioambientales menos exigentes. 

Parlamento Europeo
PHOTO/RUTERS - Los miembros del Parlamento Europeo participan en una sesión de votación en Estrasburgo

Xiana Méndez ha recordado cómo gracias al acuerdo comercial al que llegó la UE con Vietnam está mejorando las condiciones laborales de los empleados. “El Gobierno ha revisado toda la legislación y la está mejorando y modernizando”, ha explicado. En el caso de Chile, la firma de un tratado de comercio con la UE ha obligado al país a comprometerse a impulsar el papel de la mujer en el comercio internacional. 

Aunque todavía son muchos los retos que hay por delante, el objetivo de la Unión Europea es que las exportaciones e importaciones se materialicen en un impacto más allá de las propias mercancías. “Cuando vendemos productos en el exterior también estamos exportando sostenibilidad y buenas prácticas”, ha concluido Xiana Méndez.