El Congo podría alcanzar un crecimiento económico del 6,8% en 2015

 -  

Natalia González Velázquez                                                 

En El Congo, el crecimiento llegó a alcanzar el 6,0% en 2014, frente al 3,3% que obtuvo en 2013, según los datos del Informe de Perspectivas Económicas de África. Un cambio radical impulsado por el repunte de la producción del petróleo (60% del PIB) y las buenas actuaciones en el sector no petrolero, apoyado también por la continua inversión pública.

La inflación se redujo del 4,6% en 2013 al 3,0% en 2014, como consecuencia de la caída de precios en los alimentos. Además, como reflejo de la continuación de la política presupuestaria expansionista del gobierno y la caída en los precios del petróleo, el déficit fiscal primario no petrolero aumentó del 61,2% en 2013 al 74,5% en 2014, mientras que el déficit de la balanza de pagos pasó del 4,7% en 2013 al 6,3% en 2014.

Imagen eliminada.

Tasa de crecimiento del PIB real

Unos datos que auguran un crecimiento del 6,8% para el año 2015 y del 7,3% para 2016, con el apoyo, eso sí, del programa de inversión pública, el inicio de la producción minera y el dinamismo de los sectores de la agricultura. Sin embargo, la caída actual de los precios del petróleo podría impedir que las perspectivas de crecimiento del país se cumplieran.

Aun así, el ritmo y la calidad del crecimiento no han sido suficientes para reducir significativamente los niveles de pobreza, que todavía no han conseguido reducirse el 35% establecido en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Es urgente acelerar la diversificación económica, a través de mejoras en la inversión pública y la profundización de las reformas destinadas a fomentar la inclusión espacial y la reducción de la pobreza.

Imagen eliminada.

Indicadores macroeconómicos de El Congo 

La estructura geoeconómica del país y el perfil de crecimiento que se genera han conducido a un desarrollo regional desequilibrado. La concentración de las actividades económicas y la inversión en Brazzaville y Pointe-Noire han dado lugar a desequilibrios geográficos significativos, en particular entre las zonas urbanas y las rurales. La incidencia de la pobreza es del 74,8% en las zonas rurales en comparación con el 32,3% de las zonas urbanas, de acuerdo con la encuesta de hogares congoleños realizada en 2011.

Con el fin de promover la inclusión espacial, el gobierno puso en marcha hace diez años un programa de municipalización acelerada que facilitó el aislamiento de los departamentos y la reducción de las desigualdades regionales. En el marco de su Plan Nacional de Desarrollo (2012-2016), el gobierno está implementando políticas públicas centradas en el desarrollo regional y la ordenación del territorio. Por tanto, las mejoras en la calidad y en la orientación de las políticas públicas deberán lograr una mayor inclusión espacial.