El Consejo de Seguridad convoca una reunión para discutir la situación de Darfur

La escalada de la violencia ha dejado ya centenares de muertos incluidos tres trabajadores humanitarios, ha informado Naciones Unidas
Atalayar_Darfur ONU

REUTERS/ADAM ROJAL  -   Civiles sudaneses protestan contra la salida de la Operación Híbrida de las Naciones Unidas en Darfur (UNAMID)

El Consejo de Seguridad de la ONU se reúne esta jornada de forma urgente para discutir la situación de Darfur (Sudán) después de varios días de enfrentamientos mortales entre las etnias que habitan la región, una de las más pobres del país con cerca de cinco millones de personas que han recibido ayuda humanitaria entre enero y septiembre de 2020.  

La reunión, que se mantendrá a puerta cerrada, fue solicitada por tres miembros no permanentes del Consejo de Seguridad, Noruega, Irlanda y Estonia, así como tres permanentes, Estados Unidos, Reino Unido y Francia. 

En esta zona, ubicada en el oeste del país en pleno corazón del Sahel sudanés, cohabitan personas de distintas etnias que lo único que tienen en común es que profesan el islam como religión. 

El pasado 31 de diciembre la UNAMID (Operación Híbrida de la Unión Africana y Naciones Unidas en Darfur), concluyó la misión de paz establecida en el año 2008 a causa de la guerra civil que asoló la región dejando más de 300.000 muertos entre el año 2003 y 2008, después de que grupos armados se levantaran contra el Gobierno en protesta por la pobreza y marginación que sufrían. 

Atalayar_Miembros de la misión de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas y la Unión Africana (UNAMID)
PHOTO/AFP - Miembros de la misión de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas y la Unión Africana (UNAMID) 

El fin de la misión ha sido paulatino, reduciendo el personal desde 2017 pasando de 16.000 integrantes sobre el terreno por entonces a los 6.000, entre los cuales había 4.000 militares, que había a finales de diciembre del año pasado, y no concluirá la salida de todos los efectivos hasta junio de este año. 

Jeremiah Mamabolo, jefe de la UNAMID, comentó a la agencia EFE que la misión había logrado, pese a los obstáculos del antiguo presidente Al-Bashir, llevar a cabo su cometido. “Nos ganamos la confianza de la gente de Darfur, especialmente en los campamentos para desplazados al proporcionarles seguridad y ayuda humanitaria”, señaló Mamabolo, destacando que de los 2,5 millones de personas que llegó a haber en los campamentos, en la actualidad hay 1,8 millones. 

El enviado de Naciones Unidas recordó que a pesar del acuerdo de paz firmado en octubre “el Movimiento de Liberación de Sudán liderado por Abdel Wahid Nur sigue activo en el estado de Darfur Central y los sangrientos conflictos tribales continúan en varios estados” que conforman la región. 

El acuerdo de paz incluye la formación de una fuerza conjunta entre el ejército sudanés y los grupos rebeldes para proteger a los civiles de Darfur. Sin embargo, éstos últimos se oponen al fin de la UNAMID porque consideran que el Estado sudanés no está preparado para garantizar la seguridad de sus habitantes.

La decisión fue adoptada por el Consejo de Seguridad el 23 de diciembre a petición del gobierno de Sudán tras la firma de un acuerdo de paz entre éste y los principales movimientos rebeldes del país.

Atalayar_Sudán Mapa
AFP/AFP - Mapa de Sudán en el que se localiza el pueblo de Saadoun y de Geneina en la región de Darfur

Naciones Unidas decidió en junio la creación de una nueva misión, la UNITAMS, que abarcará la totalidad de Sudán para acompañar la transición democrática tras el derrocamiento del dictador Omar al-Bashir en abril 2019. Los temores a que se produjera un vacío de seguridad hasta que la nueva fuerza esté operativa, se han hecho realidad.

La cifra de muertos sigue aumentando

Los habitantes de los 155 campamentos de desplazados que quedan en la región y los de los 20 campamentos establecidos en los países limítrofes, Chad y República Centroafricana se sienten verdaderamente inseguros, tal y como aseguró a EFE el portavoz de la Coordinación General de Desplazados y Refugiados, Adam Riyal. 

Según Riyal, la misión de paz pudo documentar violaciones de derechos humanos a pesar de su débil poder de actuación y advirtió que en Darfur siguen produciéndose asesinatos, violaciones y saqueos y que las fuerzas conjuntas del Gobierno y los grupos armados serán incapaces de hacer frente a situaciones de violencia armada como, por ejemplo, las disputas por el control del agua entre los agricultores de tribus africanas y los ganaderos árabes, que frecuentemente derivan en enfrentamientos mortales. Por esta razón pidieron la continuación de la UNAMID al igual que los grupos armados que pactaron con el Gobierno. 

"La decisión del Consejo de Seguridad con respecto a las fuerzas de paz es frustrante, porque era posible mantener la misión conjunta hasta el inicio de la actividad de UNITAMS, que se espera que esté completa a fines de 2021", declaró Mutassim Saleh, portavoz del Movimiento Justicia e Igualdad, uno de los principales de Darfur. 

Consideración no compartida por el gobernador del estado de Darfur del Sur, Musa Mahdi, que aseguraba recientemente que era el momento para la salida de la UNAMID. Sin embargo, precisamente fue en Darfur del Sur donde han tenido lugar los enfrentamientos más sangrientos, falleciendo aproximadamente 200 personas en combates entre miembros de la tribu falta y rizeigat.

Atalayar_Geneina Darfur
AFP/ ASHRAF SHAZLY - La violencia ha enfrentado a la tribu massalit con los nómadas árabes en Geneina, la capital del estado de Darfur Occidental

En Darfur Occidental habrían muerto 139 personas y 200 resultaron heridas en los combates que estallaron el pasado viernes en Geneina, la capital regional, tras la muerte de un miembro de la comunidad nómada árabe por una pelea con un integrante de la comunidad mesalit.

En total, desde que Naciones Unidas anunció el fin de la misión de paz, ya se han registrado más de 300 muertos, lo que ha hecho saltar las alarmas del organismo internacional y del Gobierno sudanés, que ha prometido aumentar sus esfuerzos para garantizar la estabilidad en la zona. 

En este sentido, ha desvelado que desplegarán la fuerza combinada del Ejército sudanés y los grupos rebeldes firmantes del pacto mencionado, aunque la tardía activación de esta cláusula del acuerdo junto al inicio del repliegue de la UNAMID es lo que ha generado el vacío de seguridad aprovechado por varios grupos armados.