El Consejo de Seguridad de Irán rechaza las condiciones para la vuelta al pacto nuclear

La República Islámica ha confirmado que es capaz de enriquecer uranio al 90%
portavoz-gobierno-iran-ali rabie

PHOTO/AFP  -   El portavoz del gobierno iraní, Ali Rabiei

La vuelta al pacto nuclear entre Estados Unidos e Irán continúa dilatándose en un proceso que se eterniza. Ninguno de los dos países está dispuesto a ser el primero que dé su brazo a torcer, una posición que dificulta el entendimiento entre ambos. Irán exige a Estados Unidos que dé el primer paso, ya que fue éste quien decidió retirarse de manera unilateral del pacto nuclear en 2018, y que levante todas las sanciones financieras impuestas al país persa. El país norteamericano, sin embargo, pide a la República Islámica que vuelva a cumplir los objetivos establecidos en el acuerdo sobre su programa nuclear.

El pasado mes de abril tanto Estados Unidos como Irán decidieron volver a la mesa de negociaciones en un proceso que se ha bautizado como las Conversaciones de Viena, donde las distintas delegaciones de los países firmantes del pacto – China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania – además de la Unión Europea, negocian con Irán los requisitos para la vuelta al pacto nuclear de 2015. Paralelamente a estas conversaciones la República Islámica y el país norteamericano mantienen conversaciones indirectas.

javad-zarif-mistro-exteriores-iran-conversaciones
WANA/MAJID ASGARIPOUR - El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif (izquierda), se reúne con el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica, Rafael Grossi (derecha), en Teherán, Irán, el 21 de febrero de 2021

Seis rondas de conversaciones después las negociaciones se encuentran prácticamente en el mismo punto donde empezaron. Asimismo, la relación entre el país persa y Estados Unidos parece tensionarse cada vez más, ambos se han recriminado en múltiples ocasiones torpedear la vuelta al pacto nuclear, a pesar de que los Gobiernos de Washington y Teherán han insistido que su objetivo es recuperar el Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC). La séptima ronda de negociaciones que se preveía como la última y decisiva se ha pospuesto de manera indefinida a petición de Irán. La República Islámica ha informado que no será hasta que el nuevo presidente de Irán, Ebrahim Raisí, jure su cargo y forme Gobierno que se reanuden las Conversaciones de Viena.

A todos estos obstáculos se suma un nuevo varapalo por parte del Consejo de Seguridad de Irán. Ali Rabiei, portavoz de la Administración saliente del presidente iraní, Hasán Rohaní, ha señalado que el Consejo Supremo de Seguridad Nacional del país ha rechazado una supuesta propuesta de acuerdo para restaurar el PAIC y que limita el programa nuclear de Irán a cambio de un alivio de las sanciones. Rabiei afirmó que este organismo desestimó el nuevo acuerdo por "incumplir" un proyecto de ley parlamentario.

rohani-planta-nuclear-iran
PHOTO/ Oficina de la Presidencia iraní vía AP - El presidente Hassan Rouhani, segundo a la derecha, escucha al jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán, Ali Akbar Salehi, mientras visita una exposición de los nuevos logros nucleares de Irán en Teherán, Irán

El pasado mes de diciembre el parlamento iraní aprobó un proyecto de ley que insta al presidente de la nación a poner fin a las inspecciones nucleares internacionales dirigidas por la Organización de Naciones Unidas (ONU), además esta nueva legislación estipuló la producción de uranio enriquecido a un 20% con fines pacíficos y el aumento de su reserva de material fisionable, incumpliendo en gran medida el acuerdo nuclear de 2015. Rohaní criticó la aprobación de esta ley y manifestó que el Gobierno de Teherán no estaba de acuerdo con ese fallo ya que lo consideraba “perjudicial para los esfuerzos diplomáticos”. 

A pesar de las palabras del Ejecutivo el parlamento iraní, controlado por los partidos de línea dura, sacó adelante su proyecto de ley y la República Islámica ha llegado a enriquecer uranio al 60% una cifra muy superior a la de 3,67% acordada en el pacto nuclear. En esta misma línea, y en un intento de presionar a Estados Unidos para que acepte las condiciones impuestas por la República Islámica para recuperar el PAIC, el propio presidente iraní aseveró, la semana pasada, que su país estaba capacitado para enriquecer uranio al 90%. "Si algún día se necesita el 90% para algún reactor, podemos alcanzarlo", afirmó Rohaní. 

El rechazo por parte del Consejo de Seguridad Nacional de Irán a una supuesta propuesta podría tambalear cualquier esperanza de llegar a un acuerdo entre Estados Unidos y la República Islámica. El portavoz del Gobierno iraní aclaró que como consecuencia de la decisión tomada por este organismo las negociaciones no continuarán hasta que “se cumplan todas las exigencias establecidas en esta ley, las negociaciones se pospondrán hasta después del traspaso completo de la Administración, y el nuevo equipo negociador será responsable de ello".

organismo-energía-atomica-logo
PHOTO/REUTERS - Logotipo del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)

Ali Rabiei añadió, en unas declaraciones que recoge la agencia de noticias Mehr, que "las posiciones de la República Islámica de Irán con respecto al PAIC siempre se han preparado y seguido de acuerdo con las instrucciones de los órganos supremos de decisión". Sin embargo, Estados Unidos no ha confirmado la propuesta a la que ha hecho referencia Rabiei y el Departamento de Estado del país ha negado previamente que se haya alcanzado un acuerdo definitivo entre las partes.

La vuelta al pacto nuclear se vislumbra cada vez más lejana y habrá que esperar a que el nuevo presidente electo de Irán, Ebrahim Raisí, jure el cargo el próximo mes de agosto para poder determinar el futuro del PAIC. Raisí, en su primera rueda de prensa antes los medios después de ser elegido como nuevo presidente, afirmó que acogería el legado de la Administración Rohaní y continuaría las Conversaciones de Viena, aunque se espera que la postura de Raisí sea más firme en cuanto a los requisitos y el levantamiento de las sanciones al país persa.