El Consejo Nacional Federal emiratí lanza la Carta Árabe de Derechos de la Mujer en Abu Dhabi

El documento, que pretende dar un impulso definitivo al empoderamiento de la mujer, cuenta con el respaldo del Parlamento Árabe
El Consejo Nacional Federal y el Parlamento Árabe lanza la Carta Árabe de Derechos de la Mujer en Abu Dhabi

PHOTO/AETOSWire  -   El Consejo Nacional Federal y el Parlamento Árabe presentan la Carta Árabe de Derechos de la Mujer en Abu Dhabi

El Consejo Nacional Federal y el Parlamento Árabe presentaron el pasado martes la Carta Árabe de los Derechos de la Mujer en la capital de Emiratos, un documento que pretende impulsar su igualdad en la sociedad. El texto ya había sido aprobado por el Parlamento Árabe en 2015.

La celebración especial contó con la presencia y patrocinio de la jequesa Fatima bint Mubarak, quien, como presidenta de la Unión General de Mujeres, presidenta del Consejo Supremo para la Maternidad y la Infancia y presidenta suprema de la Fundación para el Desarrollo Familiar, quiso tomar parte en la presentación de este documento histórico. 

“La carta encarna el papel vital que pueden desempeñar las asociaciones sociales y la cooperación con los parlamentos para la formación de nuevos caminos para el futuro de nuestro pueblo árabe al empoderar a las mujeres como constructoras de paz y como uno de los pilares más importantes en la construcción de una sociedad familiar”, dijo Fatima bint Mubarak en su discurso de apertura, leído por el jeque Nahyan Bin Mubarak Al Nahyan, ministro de Tolerancia.

Otras personalidades tomaron parte de la ceremonia, tales como Meshaal Al Salmi, presidente del Parlamento Árabe, Amal Abdullah Al Qubaisi, presidenta del Consejo Federal Nacional, y otros parlamentarios árabes de otras entidades.

Según declaraciones de la Amal Abdullah Al Oubaisi, la redacción del texto ha sido el fruto de 12 estudios detallados en cinco talleres del Parlamento Árabe y otras muchas colaboraciones con parlamentos y consejos del mundo árabe. “El modelo de empoderamiento de las mujeres presentado por Su Alteza se enfoca en mejorar la sociedad a través de las mujeres. Los logros de EAU sobre este asunto son el resultado de estrategias cuidadosamente diseñadas, en particular la estrategia nacional para el empoderamiento de las mujeres emiratíes”, agregó. 

Además, la jequesa quiso felicitar a las mujeres árabes por este hecho histórico, que abre un nuevo marco legislativo a nuevas leyes que preserven sus derechos, cumplan sus aspiraciones de una vida digna y garanticen su participación en el desarrollo de la nación. “Nuestro pueblo y las naciones árabes necesitan urgentemente criar nuevas generaciones que crean en la tolerancia y la coexistencia y rechacen el extremismo”, dijo la jequesa. "La Carta, en mi opinión, encarna una voluntad colectiva de involucrar a las mujeres en el desarrollo social. Las mujeres árabes deben, con la mayor determinación, aprovechar todas las oportunidades y posibilidades que merecen para realizar su enorme potencial”, instó Bint Mubarak.


Los pilares sobre los que se sustenta el histórico documento

El documento presenta en 25 artículos el marco integral para el desarrollo social de la mujer. Es un movimiento hacia el avance y empoderamiento de las mujeres árabes, haciéndolas partícipes de los logros de su país, consolidando sus principios fundamentales y promoviendo su personalidad. 

La carta, además de reafirmar los principios de la Convención Árabe de 1976 sobre las trabajadoras árabes, y la Carta Árabe de Derechos Humanos de 2004, toma en cuenta la sharía islámica y otras religiones, se alinea con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, con la Convención de 1979 sobre la eliminación de todas las formas de discriminación de la mujer, y con la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU sobre mujeres, paz y seguridad.   

Por último, el texto hace referencia en particular a cuestiones como las siguientes: participación en la toma de decisiones, formulación e implementación de políticas, votación y ejecución en elecciones y referéndums; participación en organizaciones y asociaciones gubernamentales y no gubernamentales relacionadas con la vida política; inscripción en programas de estudio, acceso equitativo a becas y a programas de educación continua, incluyendo alfabetización y educación de adultos; acceso a programas de oportunidades de empleo, derechos en términos de remuneración y seguridad social en caso de jubilación, enfermedad o discapacidad.