El coronavirus frustra la salida de Naturgy de Egipto

La pandemia impide cumplir los plazos del acuerdo al que habían llegado la energética española y la italiana ENI para deshacerse de la planta de Damietta, sin actividad desde 2012 
Francisco Reynés, presidente de Naturgy

 -   Francisco Reynés, presidente de Naturgy

Después de casi una década de litigios en los tribunales de arbitraje, el coronavirus ha frustrado la salida de Naturgy de Egipto, según ha informado la propia compañía a la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) este jueves. El acuerdo al que habían llegado la energética catalana y la italiana ENI para liquidar la ‘joint venture’ UFG (Unión Fenosa Gas) con la que levantaron en 2005 una planta de licuefacción en la localidad egipcia de Damietta se ha interrumpido debido a la crisis ocasionada por la pandemia de la COVID-19. La instalación, participada en un 80% por la española y en un 20% por la transalpina, llevaba sin actividad desde 2012, tras las revueltas de la Primavera Árabe.  

Ahora, la batalla legal continúa, a pesar del pacto al que se había llegado a finales de febrero con las autoridades egipcias para clausurar el proyecto. El arreglo al que se había llegado suponía la salida de la Naturgy del país de los faraones a cambio de 600 millones de dólares en efectivo y la mayoría de los activos de UFG fuera de Egipto. “Como es habitual este dicho acuerdo estaba sujeto a ciertas condiciones y fechas que a día de hoy no se cumplen, por lo que ha quedado suspendido”, ha detallado la compañía en el hecho relevante enviado a la CNMV.  

La energética ha señalado que, a pesar de las circunstancias, está abierta a alcanzar nuevos acuerdos para resolver las disputas que afectan a UFG. El laudo a favor de UFG por 2.000 millones de dólares dictado por el CIADI, un tribunal de arbitraje para resolver disputas de inversiones a nivel internacional, el 31 de agosto de 2018 sigue en proceso de ejecución, según informa Naturgy.  “Hasta la fecha, la resolución del CIADI ha sido homologada por el Tribunal Superior en el Reino Unido y se han otorgado órdenes de descubrimiento por distintos tribunales estadounidenses”, ha indicado Naturgy en el documento enviado a la CNMV.  

El fin del acuerdo no tendrá impacto en la política de remuneración al accionista de Natugy, según la compañía, ni tampoco consecuencias “en su posición de liquidez”, ha asegurado la empresa. El acuerdo valora UFG, participada por Natugy y ENI al 50%, en 1.500 millones de dólares, de los que 1.2000 millones se corresponden con sus activos egipcios y los 300 restantes, con los activos fuera del país. 

La planta dejó de funcionar en 2012 porque la empresa pública egipcia dejó de suministrar gas alegando un supuesto estado de excepción derivado de la Primavera Árabe. En ese momento, Naturgy comenzó una batalla legal en varios frentes, entre ellos, una demanda contra EGAS ante la corte de El Cairo y otra contra el Estado de Egipto ante el CIADI porque su empresa pública no abonó lo acordado por ambas partes. Todos los fallos han sido favorables a la compañía española. El tribunal internacional obligó a Egipto a pagar 1.500 millones a Naturgy “por un trato injusto”, pero la empresa optó por llegar a un acuerdo para cerrar un contencioso que ha durado casi 10 años.