El coronavirus probablemente salió de un laboratorio en Wuhan, según Fox News

La Embajada estadounidense en China advirtió de la falta de seguridad en las instalaciones y de que el coronavirus de murciélago con el que se trabaja podía transmitirse a los humanos
Laboratorio

 -  

“Existe una creciente confianza en que el brote de la COVID-19 probablemente se originó en un laboratorio de Wuhan, aunque no como un arma biológica, sino como parte del intento de China de demostrar que sus esfuerzos para identificar y combatir virus son iguales o mayores que las capacidades de Estados Unidos”. Esta es la principal conclusión de un artículo publicado por el medio estadounidense Fox News, afín a la Casa Blanca, este jueves. Los autores citan fuentes anónimas, que aseguran haber tenido acceso a documentos y pruebas clasificadas y de código abierto. “Este puede ser el encubrimiento gubernamental más costoso de todos los tiempos”, aseveran las fuentes consultadas por el diario, en una referencia al Gobierno chino. En este sentido, desvelan que las autoridades del gigante asiático habrían destruido muestras, lavado áreas contaminadas, borrado informes iniciales y eliminado artículos académicos. También aseguran que la Organización Mundial de la Salud (OMS) cooperó con Pekín para encubrir este supuesto origen de la pandemia.

El propio presidente estadounidense, Donald Trump, avivó ayer en rueda de prensa esta hipótesis: “Cada vez escuchamos más la historia… Estamos haciendo un examen muy completo de esta horrible situación”, declaró el mandatario ante la prensa. Por su parte, el presidente del Estado Mayor Conjunto, Mark Milley, se limitó a confirmar que se está estudiando la posibilidad de que el coronavirus hubiera salido de un laboratorio de Wuhan: “No debería sorprenderle que nos hayamos interesado mucho en eso y que hayamos tenido mucha inteligencia echándole un vistazo. Solo diría que, en este punto, no es concluyente, aunque el peso de la evidencia parece indicar que es natural, pero no lo sabemos con certeza […] Incluso hoy, los veo reteniendo información [a las autoridades chinas] y creo que necesitamos hacer más para continuar presionándolos y que compartan [más datos]”. También se manifestó en esta línea el secretario de Defensa, Mark T. Esper: “La mayoría de la gente cree que comenzó de forma natural, orgánica, por así decirlo. Creo que, a su debido tiempo, una vez que superemos la pandemia en la que estamos ahora, habrá tiempo para mirar hacia atrás y realmente determinar qué sucedió y asegurarnos de que tenemos una mejor comprensión para que podamos prevenir esto en un futuro”, declaró.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, sí fue más allá: “Lo que sí sabemos es que este virus se originó en Wuhan, China. Sabemos que el Instituto de Virología de Wuhan (WIV) está tan solo a unos kilómetros del mercado húmedo [de animales]. Todavía hay mucho que aprender. Deben saber que el Gobierno de EEUU está trabajando diligentemente para resolverlo”, señaló.

Los problemas de seguridad del laboratorio de Wuhan

El analista Josh Rogin escribía este martes en The Washington Post: “Dos años antes de que la pandemia del coronavirus arrasara el mundo, los funcionarios de la Embajada de EEUU visitaron varias veces un centro de investigación chino en la ciudad de Wuhan y enviaron dos advertencias oficiales a Washington sobre la seguridad inadecuada en el laboratorio, que estaba realizando estudios riesgosos sobre coronavirus de murciélagos”. El experto revela, así, cómo miembros de la misión diplomática del gigante norteamericano en China se desplazaron en reiteradas ocasiones al Instituto de Virología de Wuhan durante el mes de enero de 2018. De acuerdo con sus fuentes, los funcionarios estadounidenses se vieron obligados a enviar dos “cables” sin clasificar a la Casa Blanca. Mientras uno de ellos advertía sobre las debilidades del sistema de seguridad de las instalaciones, por lo que propusieron más atención y ayuda, el segundo constataba que el trabajo en el laboratorio con coronavirus de murciélagos tenía el riesgo de transmisión humana, razón por la que se podía producir una nueva pandemia similar al SARS (Síndrome respiratorio agudo severo), que asoló Asia en el año 2003.

“No creo que sea una teoría de la conspiración. Creo que es una pregunta legítima que debe investigarse y responderse […] Comprender exactamente cómo se originó esto es un conocimiento crítico para evitar que esto suceda en el futuro”, señala Xiao Qiang, científico investigador de la Facultad de Información de la Universidad de California en Berkeley. “No sabemos si el nuevo coronavirus se originó en el laboratorio de Wuhan, pero el cable señaló el peligro ahí y aumenta el ímpetu para descubrirlo”, concluye Rogin.