El COVID-19 hunde el transporte de pasajeros por vía aérea

El impacto del coronavirus sobre el transporte vía aérea de pasajeros provocará unas pérdidas estimadas en 103.000 millones de euros
El transporte aéreo de pasajeros ha visto cerradas muchas de sus rutas en las últimas semanas

PHOTO/AENA  -   El transporte aéreo de pasajeros ha visto cerradas muchas de sus rutas en las últimas semanas

Más de 185.000 vuelos de aviones de pasajeros se han visto cancelados desde finales de enero debido a la pandemia del COVID-19, lo que según un reciente informe de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) provocará en las líneas aéreas unas pérdidas del orden de los 103.000 millones de euros. El brote del coronavirus en China y su rápida extensión al resto del mundo ha obligado a los gobiernos de los países más afectados a poner en marcha medidas restrictivas del movimiento de personas, lo que ha incidido de manera directa en todos los ámbitos del transporte de viajeros.

Uno de los más perjudicados por su alto volumen de tráfico e importancia económica es el del transporte aéreo, que ha visto como muchas de sus rutas y mercados se han cerrado en las últimas semanas, lo que conlleva un impacto negativo muy serio para los resultados económicos y financieros de todas las compañías aéreas. Según Brian Pearce, economista jefe de la IATA, el sector de las aerolíneas se enfrenta “a una caída del 4,7% de la demanda mundial”, lo que dará al traste con el crecimiento del 4,1% previsto por la IATA para 2020.

El actual análisis de la IATA estima que las compañías aéreas más afectadas serán los operadores de las regiones de Asia, Pacífico y Europa, que tendrán una caída de la demanda del orden del 13% y una contracción del 8,2% en el tráfico de 2020.

El sector de las aerolíneas se enfrenta “a una caída del 4,7% de la demanda mundial”, asegura Brian Pearce, economista jefe de la IATA
PHOTO/PIXABAY - El sector de las aerolíneas se enfrenta “a una caída del 4,7% de la demanda mundial”, asegura Brian Pearce, economista jefe de la IATA
Pérdidas multimillonarias

La mayor parte de las aerolíneas de todo el mundo ‒especialmente las asiáticas y europeas‒ se han visto obligadas a tomar medidas drásticas y cancelar numerosos vuelos, reducir las frecuencias de muchas rutas o limitar los aeropuertos de llegada de sus vuelos procedentes del extranjero, todo ello de acuerdo con las restricciones adoptadas por sus respectivos gobiernos. Las citadas medidas se han puesto en marcha en Italia, Francia, Alemania y España, pero también en Estados Unidos, China, India, Australia y otras muchas naciones, a los que de forma progresiva se sumaran de forma progresiva otros países.

A principios del mes en curso, la IATA había evaluado que el impacto del COVID-19 iba a originar un descenso de ingresos globales en las aerolíneas de pasajeros que oscilaría entre 57.000 y 103.000 millones de euros. La estimación de pérdidas de 57.00 millones de euros se contemplaba en un escenario que la IATA denominaba “de expansión limitada” del coronavirus, en el que la caída de la confianza de los potenciales pasajeros se situaba entre el 7 y el 11 por ciento y se restringía a países como China, Japón, Singapur, Corea del Sur, Italia, Francia, Alemania e Irán.

El escenario que preveía una “expansión más amplia” del COVID-19 ‒que es el que está ocurriendo‒, abarca a todos los países y arroja unas pérdidas evaluadas del orden del 19% de los ingresos globales en el sector de pasajeros, equivalente a 103.000 millones de euros.

La IATA recuerda a los gobiernos deben tomar medidas urgentes para garantizar que las líneas de aprovisionamiento vitales permanezcan abiertas, eficientes y efectivas
PHOTO/Dwc - La IATA recuerda a los gobiernos deben tomar medidas urgentes para garantizar que las líneas de aprovisionamiento vitales permanezcan abiertas, eficientes y efectivas
Facilitar los vuelos de aviones de carga aérea

La patronal mundial de las compañías aéreas ha instado a los gobiernos a tomar medidas urgentes para garantizar el transporte de mercancías por aire, ya que las restricciones activadas de manera urgente no solo han colapsado la demanda de pasajeros sino que también han reducido de forma notable los vuelos de carga. La IATA recuerda que la carga aérea “es la vía más rápida” para suministrar grandes cantidades de medicamentos y equipos médicos. Su actividad respalda el funcionamiento de las cadenas mundiales de suministro de alimentos, equipamientos y materiales urgentes, “en especial con vuelos de socorro a las áreas afectadas por políticas de cuarentena”.

Según Alexandre de Juniac, máximo responsable de la IATA, el hecho de haber sido cancelados más de 185.000 vuelos de pasajeros desde finales de enero ha originado que “una parte importante de la capacidad de carga adicional haya desaparecido, precisamente cuando se necesita con mayor urgencia en la lucha contra COVID-19”.

Los militares de la Unidad Militar de Emergencias han desinfectado las terminales de los aeropuertos españoles
PHOTO/UME - Los militares de la Unidad Militar de Emergencias han desinfectado las terminales de los aeropuertos españoles

La flota mundial de aviones de carga está dispuesta “para compensar la disminución de suministros ‒subraya Alexandre de Juniac‒ y los gobiernos deben tomar medidas urgentes para garantizar que las líneas de aprovisionamiento vitales permanezcan abiertas, eficientes y efectivas”.

Para garantizar que los productos sanitarios y médicos puedan transportarse sin interrupciones, la IATA recomienda a las autoridades aeronáuticas que las operaciones de carga aérea se excluyan de cualquier restricción de viaje relacionada con el COVID-19, y que las tripulaciones que no interactúan con el público queden exentas de los requisitos de cuarentena de 14 días.

Las compañías aéreas más afectadas son los operadores de las regiones de Asia, Pacífico y Europa
PHOTO/AENA - Las compañías aéreas más afectadas son los operadores de las regiones de Asia, Pacífico y Europa

La organización también pide que la carga por vía aérea pueda continuar moviéndose alrededor del mundo con las interrupciones mínimas e imprescindibles, y que se eliminen o reduzcan las tarifas por sobrevuelo, estacionamiento y las restricciones de espacio para apoyar las operaciones de carga aérea.

Alexandre de Juniac recuerda que los transportistas de carga aérea trabajan en estrecha colaboración con los gobiernos y las organizaciones sanitarias y médicas de todo el mundo “para contribuir a salvaguardar la salud pública y mantener la economía mundial en movimiento”. Desde su punto de vista, mantener fluyendo la carga aérea “salvará vidas”.

La expansión del COVID-19 ha obligado a los gobiernos de los países más afectados a aplicar restricciones al movimiento de personas
PHOTO/AENA - La expansión del COVID-19 ha obligado a los gobiernos de los países más afectados a aplicar restricciones al movimiento de personas

La aviación es la red de transporte mundial más rápida, lo que la hace esencial para los negocios globales, a lo que se suma su capacidad multiplicadora para impulsar el comercio y el turismo internacional.