El crudo vuelve al centro del conflicto en Libia

El bloqueo de las exportaciones del país y el cierre de campos petroleros hace que al menos que las instalaciones petroleras vuelvan rápidamente a funcionar, la producción de petróleo de Libia pueda caer a los 72,000 barriles diarios
Atalayar_Libya Oil National Company_Corp.jpg

AFP/MAHMUD TURKIA  -   Sede de la Compañía Nacional de Petróleo de Libia en la capital, Trípoli.

En el conflicto en Libia, el control por los recursos hace que la guerra civil, que se libra en torno al control de los ingresos petroleros y las instituciones, sea una guerra por el petróleo. En el movido inicio de año, marcado por la escalada de tensión en la guerra multinacional, el crudo se ha vuelto a imponer como el recurso que motiva el conflicto después de una serie de cierres en importantes centros de producción y el bloqueo de exportaciones. En otras palabras, el crudo vuelve al centro del conflicto en Libia, aunque parece más cierto que nunca se fue. 

Desde que el mariscal y hombre fuerte del país, Jalifa Haftar, al frente del Ejército Nacional Libio asentado en el este del país, regresara a Libia, ha logrado hacerse con el control gradual de los principales campos petroleros del país. Las acciones son parte de su campaña para tomar el control de Trípoli, sede del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) capitaneado por Fayez Sarraj, reconocido por la ONU, una ofensiva que comenzó en abril del año pasado y que en estos momentos se encuentra a las puertas de la ciudad.

Atalayar_Mapa_Petróleo Libia
AFP/AFP - Mapa de Libia que muestra los puertos, campos y oleoductos de petróleo y gas y las refinerías de petróleo.

El país ha estado produciendo recientemente cerca de 1,3 millones barriles por día (bpd). Ahora es de esperar que los flujos de crudo del importante exportador de energía se reduzcan de manera paulatina por el cierre de operaciones las operaciones petroleras.

El crudo es la base de la frágil economía libia y la Corporación Nacional de Petróleo de Libia (NOC, por sus siglas en inglés), dijo que la interrupción del flujo de las centrales bajo control del mariscal Haftar podría impedir la producción de más de 800.000 barriles diarios de crudo,  o 77 millones de dólares en pérdidas financieras diarias, lo que incluye los 300.000 barriles al día de El Sharara, su mayor yacimiento petrolífero, que las fuerzas leales a Haftar tomaron el fin de semana, junto al de El Feel. 

Además, las fuerzas del mariscal Haftar, leal a las autoridades asentadas en el este del país, bloquearan las exportaciones en otros cinco puertos del país, los de Brega, Hariga, Ras Lanuf, Sidra y Zueitina, que están bajo fuerza mayor. La fuerza mayor fue lanzada después de que el LNA ordenó a las unidades que gestionaban la producción local que detuvieran las exportaciones a través de estos puertos. 

Atalayar_Libia_el puerto petrolero de al-Sidra
PHOTO/AFP - Un contenedor en el puerto petrolero de al-Sidra a unos 25 kilómetros al este de la ciudad norteña de Ras Lanuf

Con una capacidad de almacenamiento limitada y sin rutas de exportación, la producción tendrá que ser cerrada, aseguran desde la NOC. La producción petrolera de Libia se derrumbará "en pocos días" al nivel más bajo desde la guerra civil de 2011. Mustafa Sanalla, presidente de la Corporación Nacional de Petróleo, dijo que la producción del país ya se había desplomado de unos 1,3 millones de barriles al día a sólo 400.000 bpd desde que Haftar inició el bloqueo el viernes.

Ahora se espera que la producción caiga a tan sólo 72.000 barriles diarios "en pocos días" o, como mucho, en unas semanas, en declaraciones al Financial Times, lo que supondría su nivel más bajo desde 2011. "Estos bloqueos son acciones ilegales y criminales. Hay que resolverlo rápidamente, ya que cuanto más tiempo permanezcamos fuera de línea, más difícil será restablecer la producción en los campos más antiguos", añadió. 

La NOC es una organización que, en principio, debería ser neutra en el conflicto y para las potencias extranjeras debe seguir siendo la única institución autorizada para manejar la exportación de petróleo libio. La falta de fondos para la financiación de sus operaciones de producción es otro de los retos a los que se enfrenta. 

La embajada de Estados Unidos en Libia pidió el martes la reanudación inmediata de la producción de crudo en el país, en un intento de aplicar presión a las fuerzas libias del este cuyo objetivo es suspender las exportaciones de petróleo en la parte del territorio que controlan. El primer ministro italiano Giuseppe Conte dijo el martes que el cierre de los campos petroleros pone en riesgo la inversión en recursos energéticos, que no son menos peligrosos que las acciones militares.

Atalayar_Petróleo Libia.jpg
PHOTO/REUTERS - Una vista muestra Ras Lanuf Oil and Gas Processing Company en Ras Lanuf, Libia Octubre 19, 2019.

Desde el regreso de Haftar a Libia en 2014, el petróleo ha sido su principal objetivo y ha logrado, en cierta medida, controlar el flujo de crudo su antojo. “Libia tocó su suelo de producción en 150.000 bpd en mayo de 2014 y, simplemente, el mercado descontó la volatilidad geopolítica inherente a la situación del país. Pero en los últimos años, tras una montaña rusa de bloqueos de campos, puertos y oleoductos, y en gran medida gracias al esfuerzo de la NOC y el compromiso de las compañías que operan en el sector, la producción se había recuperado hasta alcanzar los 1,1 mbd”, escribía Gonzalo Escribano, investigador del Real Instituto Elcano. 

El miércoles el precio del petróleo cayó, ya que las previsiones de la Agencia Internacional de Energía (AIE) de un superávit en el mercado durante la primera mitad de este año fueron suficientes para anular las preocupaciones sobre los trastornos militares que han reducido la producción de crudo de Libia.

Con el cierre de las exportaciones de crudo y el control de la mayoría de sus principales terminales petroleras del este y del sur del país el mariscal Haftar logra un avance estratégico importante. Eleva la presión sobre sus rivales del GNA, respaldado por la ONU, en especial dado que las decisiones de tomar el control de los recursos geoeconómicos se produjo después de que se negara a firmar un acuerdo de alto el fuego en Moscú y antes de una conferencia internacional en Berlín, que acordó un alto el fuego, que horas después ambos bandos se acusaban de violar, y el respeto al embargo de armas, algo en lo que la comunidad internacional involucrada en el conflicto tiene una importante responsabilidad.