El cuarteto árabe denuncia que Qatar “usa su tremenda riqueza para expandir el caos”

Este lunes se ha celebrado una audiencia en la Corte Internacional de Justicia para resolver la disputa entre Arabia Saudí, Bahréin y Egipto, y Qatar sobre la aviación
La embajadora de Emiratos Árabes Unidos en los Países Bajos, Hissa Al Otaiba

 -   La embajadora de Emiratos Árabes Unidos en los Países Bajos, Hissa Al Otaiba

Este lunes ha comenzado en la sede de La Haya de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) el procedimiento abierto entre Emiratos Árabes Unidos (EAU), Arabia Saudí, Bahréin y Egipto, por un lado, y Qatar, por otro. En el medio, se sitúa la disputa por las supuestas violaciones del espacio aéreo del cuartero árabe por parte de la aviación qatarí, en un contexto marcado por la ruptura de las relaciones diplomáticas y la imposición del bloqueo a este último país en el año 2017.

En la primera audiencia, la embajadora de Emiratos Árabes Unidos en los Países Bajos, Hissa Al Otaiba, ha alegado que Qatar “había enfrentado contramedidas legítimas”, puesto que “el apoyo de Qatar a los grupos terroristas es bien conocido y ampliamente informado”. En esta línea y como explica el medio emiratí The National, durante la vista, “se alegó que las autoridades de Doha financiaron grupos militantes, acogieron a sus líderes y utilizaron el espacio aéreo de la región ilegalmente en el proceso”.

Según ha explicado Al Otaiba, uno de los episodios de violación más flagrantes fue el que tuvo lugar en diciembre de 2015, cuando una veintena de ciudadanos qataríes, incluidos miembros de la familia real, fueron secuestrados por un grupo armado compuesto por un centenar de hombres en el sur de Irak. “En abril de 2017, Qatar intentó pagar cientos de millones de dólares a grupos terroristas, incluidos grupos afiliados a Al-Qaeda, en concepto de rescate”, ha añadido la embajadora emiratí. Para el transporte de la cantidad ingente de efectivo, se utilizó la aerolínea estatal Qatar Airways, como ha revelado Al Otaiba.

Del mismo modo, en enero de 2018, EAU presentó una apelación ante la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) por la supuesta intercepción de un avión comercial emiratí durante un vuelo a Bahréin por parte de Qatar. Entonces, este país del Golfo respondió presentando una queja ante la ONU acusando a una aeronave emiratí de violar su espacio aéreo.

“Este pequeño país [Qatar] ha utilizado su tremenda riqueza para propagar el caos”, ha denunciado en este sentido el embajador de Egipto en los Países Bajos, Amgad Maher Abdel Ghaffar”. Entre otras alegaciones, los representantes del cuarteto árabe también han asegurado que Khalifa Al Subaiy, designado como “financiador del terrorismo” por el Consejo de Seguridad de la ONU, “operaba libremente en Qatar sin restricciones”.

Cuando EAU, Arabia Saudí, Bahréin y Egipto anunciaron su decisión de remitir el asunto a la CIJ en junio de 2018, en el comunicado ya denunciaban que Qatar estaba “violando constante y severamente todos los derechos soberanos de los cuatro países, incluida la interferencia en sus asuntos internos y el apoyo al terrorismo, haciendo de este conflicto principalmente una política de seguridad”.

El cuarteto árabe siempre ha criticado el papel “destructivo” de Qatar en la zona, sobre todo, por su supuesto apoyo soterrado a las organizaciones como los Hermanos Musulmanes, considerados como terroristas por la mayoría de las monarquías del Golfo.

Los cuatro países optaron por elevar la disputa a la Corte tras considerar que la OACI, que estaba encargada de la cuestión, no era “competente para considerar la disputa”.