El diálogo contra la conspiración del silencio llega a Madrid

La tercera edición de Trobades & Premis Mediterranis Albert Camus se adelanta en el Instituto Cervantes en Madrid, repleta de reflexiones
Instituto Cervantes

 -  

Este lunes se ha inaugurado en el Instituto Cervantes de Madrid la jornada camusiana "Contra la conspiración del silencio" en la que se han presentado las Trobades & Premis Mediterranis Albert Camus que celebrarán su tercera edición en Sant Lluís. Tendrá lugar entre el 18 y 20 de junio porque en esta localidad menorquina, en ese pueblo de hoy 6.000 habitantes, nació Catalina María Cardona, abuela del autor franco-argelino.

La jornada camusiana, que ha reunido a pensadores, periodistas y escritores como Sami Naïr, Elena Medel, Marina Garcés, Javier de Lucas, Joumana Haddad o Jesús Maraña, ha sido presentada por la directora de las Trobades Mediterrànies, Sandra Maunac, que ha recordado cómo desde hace cinco años Menorca se convierte en un "Davos cultural" durante esos encuentros, auspiciados por el exministro de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos.

Instituto Cervantes

Asimismo, ha formado parte del coloquio el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, quien ha reivindicado el diálogo abierto frente al ruido por el que apostó Albert Camus, y ha considerado que es tan necesario en el mundo postpandémico de la actualidad como el que se vivió tras la Segunda Guerra Mundial.

El segundo debate “Insuflar oxígeno. Desarticular el silencio” reunió al filósofo y profesor franco-argelino Hocine Rahli, a la escritora y editora Elena Medel, y a la filósofa Marina Garcés, quienes abogarán por la necesidad de “movilizarse contra el silencio y la falta de respuesta” que denunciaba el premio Nobel de Literatura de 1957. Concluyó con un coloquio a cargo del escritor y filósofo Javier de Lucas, investigador y fundador del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad de Valencia, y del politólogo y filósofo francés de origen argelino Sami Naïr, quienes harán balance del seminario.

Instituto Cervantes

“Hoy nadie habla ya, el largo diálogo de los hombres acaba de cortarse, y un hombre al que no se puede persuadir es un hombre peligroso”, son palabras de Albert Camus en los fulgores de la II Guerra Mundial y lo repetía este lunes en el Madrid de la pandemia Sandra Maunac, directora del ciclo Trobades & Premis Mediterranis. Maunac ha señalado que el diálogo será el eje central de la III edición de las Trobades, marcada por la pandemia "y el poso que dejará" en toda la sociedad, un año de "necesaria rebeldía" en el sentido camusiano contra "la conspiración del silencio", indicó.

También la alcaldesa de Sant Lluís, Carol Marqués, ha participado en la presentación en la que ha recordado a Catalina María Cardona, nacida en la localidad en 1857 y abuela de Albert Camus, una persona que influyó mucho en el pensador. La alcaldesa ha explicado cómo los encuentros que se celebran cada dos años en Sant Lluís quieren poner en el centro del debate "la cultura, el pensamiento y la filosofía", una "vacuna contra la sociedad acelerada, estresada y a veces desorientada en la que vivimos". 

Instituto Cervantes

Todos ellos reflexionaron sobre las vicisitudes del periodista, un oficio que Camus ejerció y al cual consideraba como “uno de los más bellos”, llegando a defender que los “historiadores del día a día” debían desarrollar un” periodismo crítico y comprometido con las miserias del presente”.

Durante las dos jornadas se hizo gran hincapié en dos problemas del diálogo, que son la polarización y el odio y la indiferencia. Respecto a este último valor defendido por Camus, la periodista Joumana Haddad eligió denunciar la neutralidad a través del relato personal durante la guerra civil libanesa. Señala que “agitar la indiferencia” es el motivo por el que escribe, por el que habla, por el que insiste en vivir en un país que considera “insufrible”. Por eso criticaba a quienes blanden la indiferencia como un “espíritu de supervivencia” o como “resistencia” frente a los rigores del mundo. La indignación, venía a decir, es un compromiso ciudadano, aunque la indiferencia se considere a menudo más civilizada. “Para que mi furia y mi indignación colosales agiten a los otros”, para “transformar ese mundo que nos asfixia y nos drena”. La indignación, por tanto, no como emoción en la que muere el diálogo, sino como emoción que lo aviva. “La pandemia más peligrosa que tenemos es la indiferencia”, apuntó la poetisa y escritora. “Ese poder infernal que poseen muchos seres humanos de pensar me da igual, de no sentir compasión ni rabia”. 

Instituto Cervantes

Además, se abordaron temas como la neutralidad o la objetividad, Jesús Maraña también advertía sobre los peligros de este valor considerado como civilizado. “Se confunde el buen periodismo con la llamada objetividad o la neutralidad, dos conceptos que no tienen nada que ver”, apuntaba. “El periodista tiene la obligación de separar los hechos de las opiniones, pero eso no implica neutralidad. Ante una barbaridad, un buen periodista no puede ni debe ser neutral. Tiene que decir aquí están los hechos, aquí están las opiniones y aquí está mi compromiso”. 

Asesor de Hispanismo: José Antonio Sierra. 

Jornadas camusianas:

https://www.youtube.com/watch?v=_CuCQny-T-E

https://www.youtube.com/watch?v=o5EnWLQ022Y