El Ejército de Etiopía bombardea con artillería pesada la capital de Tigray

El primer ministro etíope dijo que solamente dialogará con "partidos políticos que operan legalmente en la región"
Militares etíopes reunidos en una carretera en una zona cercana a la frontera de las regiones de Tigray y Amhara de Etiopía

PHOTO/Agencia de Noticias Etíope vía AP  -   Militares etíopes reunidos en una carretera en una zona cercana a la frontera de las regiones de Tigray y Amhara de Etiopía

El Ejército de Etiopía bombardeó este sábado con artillería pesada Mekele, la capital de Tigray, donde el Gobierno federal ha iniciado una guerra con el Frente Popular de Liberación de Tigray (FPLT), informaron a Efe fuentes diplomáticas.

"Hasta ahora hemos identificado la presencia de fuertes explosiones en la parte central de Mekele y otra explosión en las afueras", dijo el diplomático, que indicó que han sido atacadas instalaciones pertenecientes al FPLT.

Según una declaración del Gobierno regional de Tigray, publicada por Tigray Media House, "desde ayer, Abiy Ahmed y las fuerzas eritreas han estado bombardeando con artillería pesada", hoy "principalmente contra lugares e infraestructuras civiles".

El 26 de noviembre, el primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, ordenó el ataque final contra las autoridades rebeldes de la región de Tigray y prometió "mucho cuidado" para no herir a civiles en el despliegue para tomar Mekele, de casi medio millón de habitantes.

El teniente general Hassen Ibrahim, jefe del Departamento de Drenaje de la Fuerza de Defensa Nacional, declaró en un comunicado que el Ejército ha tomado el control de la ciudad de Wukro, a unos 50 kilómetros al norte de Mekele, y que controlará Mekele en unos días, según recogió el portal etíope fanabc.com.

Los bombardeos a la capital de Tigray tienen lugar tras la reunión de ayer de Abiy con los expresidentes Joaquim Chissano (Mozambique), Ellen Johnson-Sirleaf (Liberia) y Kgalema Motlanthe (Sudáfrica), enviados por la Unión Africana (UA) para mediar en la guerra en la que el primer ministro rechazó el diálogo como vía de solución.

El único diálogo que contempla el mandatario es con "partidos políticos que operan legalmente en la región" y con representantes de la sociedad civil.

Por ahora, el primer ministro etíope, Premio Nobel de la Paz en 2019, ha desoído los llamamientos internacionales a un cese o descenso de las hostilidades contra el FPLT, el partido que gobierna Tigray, región fronteriza con Eritrea y Sudán.

Desde el pasado día 4, cuando Abiy ordenó la ofensiva contra el FPLT en respuesta a un ataque de fuerzas tigriñas a una base del Ejército federal en la región, cientos de personas han muerto y más de 43.000 etíopes han escapado al vecino Sudán.

Aunque la contienda empezó el pasado día 4, el contencioso de Tigray comienza en la refundación de Etiopía tras la caída del régimen comunista en 1991, cuando se promueve una política de federalismo étnico, donde supuestamente todas las etnias tienen igual valor y representación.

Sin embargo, el FPLT -que representa al 5 % de los 110 millones de habitantes de Etiopía- lideró desde entonces la coalición étnica que conformaba el gobernante Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (FDRPE).

Esa hegemonía duró hasta el nombramiento en 2018 de Abiy, un joven político de origen oromo, como primer ministro, quien quiso extirpar el etnicismo de la política refundando el FDRPE en el Partido de la Prosperidad (PP), del que se desvinculó el FPLT.

Tras retrasarse las elecciones generales, que debían tener lugar el pasado agosto, por la COVID-19, el FPLT celebró en septiembre comicios parlamentarios regionales, que el Gobierno central tachó de ilegales, de ahí que busque restaurar en Tigray el "orden constitucional".

Asimismo, desde el 5 de octubre, fecha en la que teóricamente vencía el mandato de Abiy, el Gobierno de Tigray no reconoce la autoridad del Ejecutivo federal.

El conflicto se ha convertido en una disputa internacional tras el ataque del FPLT la noche del 14 de noviembre en Eritrea -país aliado del Gobierno etíope- a instalaciones, incluido el aeropuerto de Asmara, la capital, "usadas para perpetrar ataques en Tigray".

Según una alerta de seguridad emitida por la Embajada de Estados Unidos en Asmara, este 27 de noviembre por la noche "se escuchó un fuerte ruido, posiblemente una explosión". La Embajada estadounidense instó a sus ciudadanos en el país a continuar siendo "cautelosos" y que "permanezcan en sus hogares (cuando no estén en el trabajo), realicen solo viajes esenciales y permanezcan en situación consciente de las hostilidades en curso en la región de Tigray en Etiopía".