El Eurocuerpo militar coge impulso luchando contra la pandemia

Europa no tiene Ejército, pero si tiene fuerzas militares conjuntas que han despuntado durante la lucha contra el coronavirus
Eurocuerpo

AFP/ PATRICK HERTZOG  -   Soldados de un destacamento del Eurocuerpo caminan durante la jornada de puertas abiertas del Parlamento Europeo en Estrasburgo, en el este de Francia, el 19 de mayo de 2019.

Los distintos cuerpos de seguridad europeos, tanto los nacionales como el Eurocuerpo, han puesto todos sus esfuerzos para paliar la pandemia del coronavirus. Desde el traslado de pacientes y materiales sanitarios, hasta el apoyo con personal testeando y haciendo seguimiento de los focos de infección. Esto ha puesto de nuevo encima de la mesa la cuestión sobre la necesidad de unas “fuerzas militares sanitarias europeas”, sobre todo después de la reunión entre las ministras de Defensa de Francia y España el mes pasado.

La idea de crear un Ejército europeo se puso encima de la mesa en noviembre de 2018, justo durante la celebración de una cumbre de la OTAN. Tanto el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, como la canciller alemana Ángela Merkel, sacaron el tema a colación de cara al futuro geoestratégico de la Unión.

Trump intentó presionar a los países europeos para que invirtieran más presupuesto en su gasto de defensa. Sin embargo, debido a la crisis migratoria y los grandes debates acerca del cierre de la zona Schengen, esta idea ya estaba en la mente los Gobiernos europeos. En las consiguientes cumbres parlamentarias, Merkel ha aprovechado para matizar, junto al apoyo del presidente de Francia, Emmanuel Macron, que la Unión Europea todavía tenía un tema pendiente: la creación de fuerzas de seguridad unitarias.

Este debate ha suscitado muchas críticas y no ha llegado a formalizarse por el momento. El objetivo trataba de conseguir más independencia de Estados Unidos y sus intereses militares, pero con la pandemia del coronavirus, el Eurocuerpo ha encontrado otra razón de ser para actuar y hacerse notar.

Que no exista un Ejército oficial de la Unión Europea no significa que no haya alianzas militares dentro de la Unión. El Eurocuerpo, con cuartel general en Estrasburgo, fue fundado en 1992 por Francia y Alemania. Las naciones marco ponen el Eurocuerpo al servicio de la Unión Europea y de la OTAN, que lo certificó en 2002 como uno de sus nueve cuarteles generales terrestres de alta disponibilidad.

Alemania, Bélgica, España, Francia y Luxemburgo son los principales países que forman este cuerpo militar internacional. Además de los países asociados Grecia, Italia, Polonia, Rumanía y Turquía. Estas fuerzas de seguridad tan variopintas, a principios de 2020, celebraron el primer acto oficial desde que se declarara la crisis sanitaria del coronavirus.

Aprovechando estas misiones sanitarias, el Eurocuerpo ha vuelto a ser noticia y levantar antiguos debates sobre si la Unión Europea debería tomarse enserio la creación de un Ejército común que haga frente a las futuras amenazas que pueda sufrir Europa. 

Durante este año 2020, el Eurogrupo se ha convertido en una de las Fuerzas de Reacción Rápida terrestre (NFR, en sus siglas inglesas) de la OTAN, que le permite desplegar a 60.000 soldados en pocos días y en cualquier lugar del mundo donde estalle un conflicto que requiera su intervención.

Entre los retos de esta unidad militar europea para los dos próximos años está el despliegue en Mali y la República Democrática Centroafricana, en misiones de la Unión Europea.

Eurocuerpo
AFP/ FREDERICK FLORIN  -   Soldados del Eurocuerpo izan una bandera de la Unión Europea frente al edificio Louise Weiss, sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo, al este de Francia
España y Francia apuestan por una ‘Europa de la Defensa’ más responsable

El mes pasado, las ministras de Defensa de España y Francia tuvieron una reunión en la que hablaron del Eurocuerpo, de la seguridad europea, las crisis del coronavirus y el Sahel. Ambas mostraron su absoluta colaboración y declararon que las Fuerzas Armadas de ambos países trabajaban en absoluta sintonía.

"Creo que una de las grandes asignaturas pendientes que tiene en estos momentos la Europa de la Defensa es precisamente que pueda haber cuerpos de Sanidad Militar europeos", dijo Margarita Robles, ministra de Defensa española, durante la rueda de prensa conjunta.

Respecto a la COVID-19, Robles subrayó la contribución fundamental de las Fuerzas Armadas a los esfuerzos para luchar contra la pandemia, con la actual presencia de unos 2.000 efectivos para labores de rastreo.

La reunión entre Robles y su homóloga, Florence Parly, también trato la situación en el Sahel tras el golpe de Estado en Mali. En este sentido, la ministra indicó que el compromiso de España en apoyo a Mali y al conjunto del Sahel sigue constituyendo una prioridad. 

Por ello se ha tomado la decisión de redoblar el esfuerzo a través de la Misión de Entrenamiento de la Unión Europea en Mali, con un aumento del contingente y aportando nuevas capacidades de aerotransporte.
"Nosotros entendemos que la lucha contra el terrorismo en el Sahel es una prioridad. Estamos expectantes para que, una vez que se ponga en marcha el nuevo Gobierno maliense, nuestra misión EUTM-Mali (entrenamiento y asesoramiento) pueda volver a ponerse en funcionamiento", ha explicado Robles.

Por su parte, la ministra de Defensa francesa apreció la contribución activa de España en la lucha contra el terrorismo en el centro de la operación 'Barkhane', donde una tercera parte del transporte en el escenario del Sahel lo asegura un destacamento militar español.

Después de la reunión de ambas ministras, el Eurogrupo se vio fortalecido y la idea de tener un Ejército comunitario vuelve a resonar en el Parlamento europeo. Muchos analistas consideran esta propuesta innecesaria ya que, al existir la Alianza Atlántica (OTAN), no lo consideran prioritario. 

Pero los últimos movimientos y críticas de Trump dentro de la OTAN han convertido la política de seguridad del organismo en recomendaciones de bajo impacto. Las tensiones con Turquía y los enfrentamientos con Chipre y Grecia han puesto a la organización en una tesitura difícil de gestionar que, sin duda, traerá grandes dolores de cabeza a los representantes de la Alianza. Precisamente por esto, muchos no descartan la creación de un Ejército comunitario.