El fútbol, libre de impuestos

La sanción al Manchester City abre de nuevo el debate sobre una gran competición europea
Vista general del estadio del Manchester City

REUTERS/PHIL NOBLE  -   Vista general del estadio del Manchester City

#GilMarbellaAtleti

Se acababa el siglo XX cuando el fútbol español conoció a Luis Rubí. Aquel funcionario que tomó las riendas del Atlético de Madrid para frenar el tsunami económico de Jesús Gil. La conexión Gil-Marbella-Atlético estaba provocando un flujo de dinero que había que cortar de raíz. De esa manera tan mediática y siempre injusta para el magnate soriano empezamos a entender que el fútbol ya respondía como un negocio.

#CasoCamisetas

De aquel “caso camisetas” que destruyó al Atlético de Madrid y lo quemó en el infierno de Segunda división a la histórica sanción al Manchester City han pasado 20 años de doping financiero como diría Arsene Wenger. El City se quedará sin competir dos temporadas en Europa y tendrá que pagar 30 millones de euros de sanción. Un periodista con espíritu de hacker, una filtración, una web que hace público el supuesto lavado de dinero y la UEFA que se pone manos a la obra. 

Wenger
PHOTO/PETER KNEFFEL - El entrenador, Arsene Wenger
#LaProcesiónDelDinero

El dinero árabe y asiático han salvado al fútbol. Muchos equipos desahuciados encontraron en la economía foránea la forma de sobrevivir. Clubes con arraigo en sus ciudades, mal gestionados y a horas de desaparecer eran rescatados por jeques o fortunas amarillas que pasaban a ser accionistas mayoritarios. El pueblo paseaba en procesión a sus nuevos presidentes, los veneraban mientras ignoraban que el club de su vida pasaba a ser parte del holding de empresas de grandes fortunas que no entienden de amor a los colores. 

#EuroMálaga

La UEFA empezó a regular la entrada de dinero en los clubes y cada liga fijó un control económico que evitara hecatombes deportivas. Recuerden aquel Málaga de Pellegrini, Joaquín o Cazorla al que un clamoroso error arbitral le dejó fuera de unas semifinales de Champions. Ese equipo gastaba lo que no tenía porque prometía que acabaría ingresándolo. Se acabó Europa y se acabó el dinero, pero no las deudas. 

#BarçaSinControl

El control económico de LaLiga tiene desesperados al Real Madrid y, sobre todo, al Barça. El club catalán lleva meses haciendo el ridículo intentando fichar sin dinero y vendiendo en diciembre a jugadores necesarios para cuadrar esas cuentas malignas. El Real Madrid ficha menos, vende más y tiene un estadio por pagar. El resto de clubes puede subsistir gracias a que la cuenta de resultados se tiene que equilibrar cada final de temporada. 

Guardiola
PHOTO/AFP - El entrenador español del Manchester City, Pep Guardiola
#400millones

Los petrodólares entraban en el Manchester City en forma de patrocinios. El objetivo era hacerse fuertes en Inglaterra ganando la Premier una y otra vez e intentar llegar lejos en la Champions, pero sin presión. Así lo ha reconocido siempre Pep Guardiola y el clan catalán que trabaja en Manchester. Resultado: 400 millones de euros entre defensas y porteros desde 2016 para un puñado de títulos locales.

#CityLeaks

No hacía falta una filtración para saber que el City no estaba haciendo las cosas muy bien. Demasiado dinero, buenos fichajes, buenos sueldos… al nuevo rico de la Premier no le gustaba estar sometido a la contabilidad. En Inglaterra el ingreso de derechos por televisión es mayor que en España. Además, el reparto es más equilibrado porque así lo han querido los grandes clubes para hacer mejor la competición. Impensable aquí. 

Tebas
REUTERS/ALBERT GEA - El presidente de la Liga Javier Tebas
#Madrid$Barça

Real Madrid y Barça no ceden en sus ingresos por venta de derechos. Es LaLiga la que tiene que hacer ingeniería financiera para ganar más y poder repartirlo entre el resto de equipos. Madrid y Barcelona no quieren saber nada de LaLiga. Nunca apoyan a Tebas. Son la locomotora del fútbol español pero sus intenciones van al margen. En las giras de verano los dos grandes viajan a su antojo cerrando contratos multimillonarios a costa de falsas pretemporadas que luego pasan factura. 

Barcelona
AFP/ LLUIS GENE - Partido de fútbol de la liga española entre el FC Barcelona y el Getafe CF en el estadio Camp Nou de Barcelona el 15 de febrero de 2020
#Conspiraciones

La sanción al City abre más la brecha entre el fútbol sensato y el fútbol concebido como objeto de lucro, negocio y hasta capricho de acaudalados. Los grandes clubes de Europa llevan tiempo conspirando para montar su propia competición. Sin ataduras, sin controles, a todo trapo y creando esa NBA que anhelan. Si se cumple, llegará un día en el que el Real Madrid no le vuelvan a ver por Zorrilla o en el que el Barça deje de viajar a Vigo. 

#LaPremierManda

Ahora llegarán las represalias. El Manchester City intentará reactivar la Superliga o cualquier otro proyecto disparatado que dañe a la UEFA. Se encontrará con la dura realidad de su federación. Inglaterra no acepta que su centenario fútbol doméstico se someta a los intereses económicos de unos pocos. No permitirá que sus equipos emigren cuando les interese y dejen colgada a una competición admirada en todo el mundo. El fútbol, sin impuestos, no es fútbol.