El FMI da un repaso a Argelia mientras espera la vuelta de su presidente

La crisis sanitaria y petrolera obligará a Argelia a experimentar una recesión del 5,2% durante el cierre de este año
Aymane Benabderrahmane

PHOTO/AFP  -   Aymen Ben Abdel Rahamane, ministro de Finanzas de Argelia

Mientras el presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune, continúa ingresado en Alemania por coronavirus, el país norafricano continúa su vida de manera medio normal. Los ministros argelinos siguen trabajando en sus competencias y esta semana lo más importante le ha tocado al ministro de Finanzas.

Una delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI) se reunió con el ministro Aymen Ben Abdel Rahamane después estar dos semanas en Argelia evaluando la situación económica. El panorama financiero en Argelia se ha visto amenazado por la pandemia del coronavirus y la caía del precio de los hidrocarburos. 

La delegación del FMI realizó una misión de lo más curiosa. Debido a la pandemia y al cierre de fronteras total del país más grande de África, la misión se realizó de manera virtual del 9 al 23 de noviembre.

El objetivo, según han confirmado a través de un comunicado de prensa, ha tratado de "actualizar el marco macroeconómico y discutir las perspectivas y prioridades de Argelia", indica el Ministerio de Hacienda.

Restaurante Argel
AFP/ RYAD KRAMDI - Entrada de un restaurante de Argel con  carteles que recuerdan a los clientes que deben respetar las medidas de seguridad contra el nuevo coronavirus

Según las previsiones del FMI, se espera que Argelia experimente una recesión del 5,2% en 2020, así como un déficit presupuestario entre los más altos de la región debido a la caída del petróleo y la crisis sanitaria. Por su parte, el ministro estimó las pérdidas de las empresas públicas por la crisis sanitaria en cerca de mil millones de euros.

Argelia es la cuarta potencia económica más grande del continente africano, pero el país está particularmente expuesto a las fluctuaciones en el precio del petróleo debido a su dependencia de los ingresos petroleros, que representan más del 90% de los ingresos externos.

Durante su entrevista por videoconferencia, Ben Abdel Rahamane habló con los funcionarios del FMI sobre "las repercusiones de la pandemia en los agregados macroeconómicos y presupuestarios", se lee en el comunicado del ministerio. 

Ben Abdel Rahamane también presentó el proyecto de ley de finanzas de 2021, aprobado el jueves por el Parlamento y cuyas disposiciones tienen como objetivo "hacer frente a las repercusiones de esta pandemia y sentar las bases de un plan de recuperación poscrisis". 

Durante la videollamada también discutieron acerca de los distintos "instrumentos a ser considerados para contener el déficit presupuestario, estimular el crecimiento y promover la diversificación de la economía". 

Sede FMI
REUTERS/YURI GRIPAS -  Sede del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Washington

En su ley de Finanzas de 2021, el gobierno pronostica un déficit enorme de casi el 14% del PIB, o unos 2.700 millones de dinares (17.600 millones de euros), frente a 2.380 millones de dinares en 2020.

El país ya ha agotado todas las posibilidades que ofrece para la financiación del déficit, incluida la imprenta, y el recurso al financiamiento externo será "inevitable en 18 meses", advirtió recientemente el economista Mahfoud Kouabi en una entrevista en el diario Watan. 

El presidente argelino Abdelmadjid Tebboune, sin embargo, descartó categóricamente, a principios de mayo, en nombre de la "soberanía nacional", contratar préstamos del FMI y organismos financieros internacionales.

Habrá que esperar a que se recupere y vuelva a Alemania para decidir si retractarse o no de las declaraciones anteriores, ya que la crisis económica no viene sola: la nueva constitución y los enfrentamientos del Frente Polisario con Marruecos van a crear un ambiente político tenso con mucho trabajo que abordar.