El FMI recomienda el uso de los fondos soberanos para relanzar las economías de Oriente Medio y el norte de África

Los exportadores de petróleo de esta zona se enfrentan a pérdidas por valor de 226.000 millones de dólares por la crisis del coronavirus 
Jihad Azour, director del Fondo Monetario Internacional (FMI) para Oriente Medio y Asia Central

AFP/ KARIM SAHIB  -   Jihad Azour, director del Fondo Monetario Internacional (FMI) para Oriente Medio y Asia Central

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha recomendado el uso de los fondos soberanos para relanzar las economías de Oriente Medio y el norte de África, ya que los exportadores de petróleo de esta zona se enfrentan a pérdidas por valor de 226.000 millones de dólares por la crisis del coronavirus, según los cálculos del organismo internacional. Jihad Azour, director del FMI para Oriente Medio y Asia Central, ha explicado que los países productores de crudo deben encontrar nuevas áreas de crecimiento en la actual recesión, causada por la caída de los precios del barril y la expansión de la COVID-19, durante una conferencia virtual recogida en la versión digital de Al Jazeera.  

Las caídas del petróleo Brent y el Texas en los últimos días no auguran un buen momento para el petróleo. Para los países exportadores de petróleo esto supone menores márgenes fiscales para organizar sus presupuestos y una capacidad limitada para impulsar el crecimiento económico. Además, implica un parón en los planes de diversificación de su economía, que en los últimos años se ha financiado a través de los ingresos petroleros.  

Del mismo modo, Azour ha afirmado que los exportadores deben encontrar nuevas áreas de crecimiento en la actual recesión causada por la caída de los precios del petróleo y el brote de coronavirus. “Los fondos soberanos de inversión pueden desempeñar un importante papel y también las instituciones regionales”, ha asegurado al respecto. 

Los fondos soberanos de Gobiernos ricos en petróleo como Abu Dhabi, Kuwait, Arabia Saudí y Qatar se encuentran entre los más grandes del mundo, pero podrían disminuir sus activos en hasta 296.000 millones de dólares a finales de año, según ha estimado el Instituto Internacional de Finanzas.  

“Es probable que los exportadores de petróleo del Norte de África y Oriente Medio sufran una contracción del 4,2% del PIB para este año”, ha explicado el funcionario, quien ha pedido también que se aceleren las reformas destinadas a diversificar las economías regionales.  

“Hay un cierto número de tabúes que han convivido con nosotros durante algún tiempo. Que las economías exportadoras de petróleo tienen que ser pro-cíclicas…y esto es algo que debemos romper. También hay que acabar con la idea de que los fondos soberanos de inversión no pueden ser utilizados para ayudar a las economías a crecer”, ha aseverado en este sentido.  

Doce países de la región (Bahréin, Irán, Marruecos, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Túnez, Kuwait, Libia, Mauritania, Sudán e Irak) ya han proporcionado hasta 64.000 millones de dólares en apoyo fiscal combinado en respuesta a la pandemia.