El Frente Polisario avisa de que se prepara para un Congreso con “todas las opciones sobre la mesa”, incluida la violencia

Mohamed Elouali Akeik, primer ministro de la autodenominada República Árabe del Sáhara Occidental, denuncia que Marruecos impide llevar adelante el plan de paz de la ONU para la zona
Un hombre saharaui enarbolando una bandera del Frente Polisario en la zona de Al-Mahbes, cerca de soldados marroquíes que custodian el muro que separa el Sáhara Occidental controlado por el Polisario de Marruecos

PHOTO/AP  -   Un hombre enarbola una bandera del Frente Polisario en la zona de Al-Mahbes, cerca de soldados marroquíes

Nueva amenaza del Frente Polisario. El movimiento creado en 1973 con el objetivo de lograr independencia del Sáhara, ha anunciado este viernes que se prepara para su XVI Congreso con todas las opciones sobre la mesa, incluida la lucha armada, ante el bloqueo para la convocatoria de un referéndum de autodeterminación. El primer ministro de la autodenominada República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Mohamad Elouali Akeik, ha denunciado que Marruecos boicotea el plan de paz de la ONU para zona en una rueda de prensa en Vitoria durante la celebración de la 44º Conferencia de Solidaridad y Cooperación con el Sáhara. También ha acusado al organismo internacional de permitir al reino de Marruecos imponer los términos del proceso de descolonización de la región. La zona, antigua colonia española, fue abandonada por los españoles en 1976 e incorporada a Rabat tras la Marcha Verde.

Este viernes en Vitoria Akeik ha anunciado que el Frente Polisario está reconsiderando su participación en el plan de paz y ha afirmado que la organización se planteará en su XV Congreso, que se celebrará el próximo mes de diciembre, cuál es la vía más efectiva para resolver el conflicto. “Todas las soluciones están encima de la mesa”, ha remarcado Akeik durante su comparecencia. El pasado 31 de octubre desde el Polisario se avisaba de que reconsiderarían "su participación en el proceso de paz en su conjunto". 

No es la primera vez que los dirigentes del Polisario amenazan con la vuelta a la violencia. De hecho, las amenazas se han retirado durante los últimos años. Por ejemplo, en 2009, cuando la crisis generada a propósito de la huelga de hambre de Aminatu Haidar, momento en el que hablaron de "consecuencias imprevisibles" a medida que se deterioraba el estado de la activista. Lo hicieron también a finales de 2014, al avisar de una vuelta a las armas si la ONU y España no actuaban. Igualmente ha habido repetidas llamadas a España, como cuando en 2015 el líder saharaui a la sazón, Mohamed Abdelaziz, pedía que las autoridades de la antigua potencia colonial en el territorio "acabaran con la mancha de la traición y la violación de la legalidad internacional". Idéntico fue el aviso en abril de 2016, en la víspera de la renovación del mandato de la MINURSO.

Al ser preguntado si entre esas soluciones contempla la vuelta a las armas, que el Frente Polisario abandonó en 1991 tras un acuerdo de alto el fuego, el primer ministro ha asegurado que “podría ser una opción”, aunque ha precisado que serán los delegados quienes barajarán y decidirán las acciones a impulsar en el encuentro del próximo mes. Aunque ha precisado que no desea la guerra para los pueblos tras la amarga experiencia del pasado, pero ha aseverado que tampoco van a permitir que se les humille. 

Akeik ha explicado que en la conferencia de Vitoria se van a proponer diversas estrategias para reclamar al futuro Gobierno español y a las recientemente renovadas instituciones de la Unión Europea que asuman las responsabilidades que les corresponden para poner fin al último proceso de descolonización pendiente en el continente africano. 

El primer ministro saharaui, Mohamed Uali Akeik.
El primer ministro saharaui, Mohamed Uali Akeik

La autodenominada República y el Frente Polisario han culpado al Consejo de Seguridad de la ONU de no cumplir con su compromiso de exigir que Marruecos ponga fin a su “ocupación ilegal” en el Sáhara Occidental. También han recordado que la ONU y su misión en el Sáhara Occidental tenía como objetivo la celebración de un referéndum de autodeterminación para el pueblo saharaui y han recalcado que el Frente Polisario no aceptará ningún enfoque que se desvíe de ese plan. 

“El derecho de nuestro pueblo a la autodeterminación y a la independencia es inalienable”, ha zanjado el Frente Polisario en el comunicado que ha hecho público durante la rueda de prensa en la que se precisa que cualquier enfoque que no respete completamente los parámetros de solución estipulados en el plan de Naciones Unidas “pondrá en peligro el cese del fuego y todo el proceso de paz”. 

Durante la conferencia, en la que participan asociaciones solidarias con este pueblo, y organizaciones políticas, sociales y sindicales, se propondrá que el Gobierno español promueva todas las iniciativas políticas necesarias en defensa de la autodeterminación de los saharauis.

También reclamarán que el Ejecutivo español reconozca el estatus diplomático a la representación del Frente Polisario en España como el único legítimo del pueblo del Sáhara Occidental y que priorice el apoyo y cooperación con los refugiados. 

Durante su estancia en la capital vasca la delegación de la RASD y el Frente Polisario tienen programados encuentros con el lehendakari del Gobierno vasco, Íñigo Urkullu, la presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejeria, y parlamentarios de distintos grupos políticos.