El G7 acuerda un impuesto del 15% a las multinacionales tecnológicas

Los países del G7 pactaron una reforma del sistema fiscal en una cumbre en Londres
Atalayar_G7

PHOTO/STEFAN ROUSSEAU  -   Fotografia de familia de la reunión de ministros de Asuntos Exteriores del G7 en Londres

Las siete economías más desarrolladas del mundo, Estados Unidos, Canadá, Francia, Reino Unido, Alemania, Japón e Italia han acordado un “histórico” acuerdo para reformar el sistema fiscal. Mediante este pacto, las grandes empresas como las tecnológicas o digitales tributarán en los territorios donde obtienen sus beneficios. Los miembros del G7 se han comprometido con al menos el 15% de tasa mínima del impuesto de sociedades.

Este acuerdo se tratará en la próxima reunión de jefes de estado y de gobierno del G7 en Cornualles, Reino Unido, esta misma semana. “Este es el primer paso alcanzado por el G7, pero todavía tenemos que reunirnos con el G20 y llegar a un acuerdo con un grupo más amplio de países”, declaró el ministro de Economía británico, Rishi Sunak, anfitrión del encuentro. Paolo Gentiloni, comisionado europeo de economía, ya ha asegurado que la Comisión de la Unión Europea “contribuirá activamente” a la reforma fiscal. La OCDE considera que este acuerdo es un “paso histórico” que acabará con “tergiversaciones y desigualdades”.

Este pacto llevaba años en la mesa de negociaciones, aunque todavía no se había alcanzado un consenso entre los miembros. “Por primera vez hemos llegado a un acuerdo de principios tangibles sobre cómo deben ser estas reformas y esto es un gran proceso”, señaló Sunak. Para el ministro británico, este acuerdo es “justo”, ya que los gigantes tecnológicos “pagan el impuesto adecuado en el lugar correcto y esto es un precio enorme para el contribuyente británico”.

Atalayar_empresas tecnologicas

Chrystia Freeland, ministra de Finanzas de Canadá, coincide con su homólogo británico asegurando que esta decisión beneficiará a los canadienses y a las empresas del país, además de garantizar “un campo de juego justo y equitativo en la economía mundial”. “Las corporaciones multinacionales deben pagar su parte justa de impuestos”, subrayó Freeland.

Bruno Le Maire, ministro de Finanzas francés, se ha comprometido en “luchar para que esta tasa de impuesto corporativo sea lo más alta posible”. La Administración estadounidense, había propuesto un porcentaje del 21%. Jenet Yellen, secretaria del tesoro de Estados Unidos, calificó el acuerdo de “logro histórico” y recordó como el Gobierno de Donald Trump estancó las negociaciones.

El ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, también ha celebrado la decisión del G7, señalando que es “una muy buena noticia para la justicia fiscal y la solidaridad y una mala noticia para los paraísos fiscales de todo el mundo”.

Atalayar_Bruno Le maire
AFP/ BERTRAND GUAY - El ministro de Economía y Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, en una conferencia de prensa conjunta con su homólogo alemán Olaf Scholz

Las grandes empresas tecnológicas también se han pronunciado acerca del acuerdo pactado en Londres. Para la compañía Facebook la decisión es “un primer paso significativo hacia la certeza para las empresas y el fortalecimiento de la confianza pública en el sistema fiscal global”. Nick Clegg, jefe de Asuntos Internacionales la red social, ha admitido que quieren que el proceso de reforma fiscal “tenga éxito”. El portavoz de Amazon asegura que este acuerdo “ayudará a traer estabilidad al sistema tributario internacional”.

No obstante, también existen voces críticas a este acuerdo, considerándolo insuficiente. “Es absurdo que el G7 afirme que está reformando el sistema fiscal al establecer una tasa corporativa mínima global que es similar a las tasas que cobran los paraísos fiscales en Irlanda, Suiza o Singapur”, explicó la asociación OXFAM. La organización no considera este pacto “justo”, y recuerda que abordar la desigualdad causada por la pandemia del coronavirus será imposible si las empresas continúan sin pagar lo que deben. “El G7 no puede esperar que la mayoría de los países del mundo acepten migajas”.