PUBLICIDAD

Iberdrola

El gasoducto Magreb-Europa que conecta España con Marruecos vuelve a funcionar

Por primera vez desde noviembre de 2021 se transporta gas, aunque esta vez en sentido inverso
gasoducto españa marruecos

PHOTO/ARCHIVO  -  

Vuelve el transporte de gas entre España y Marruecos a través del gasoducto Magreb-Europa que conecta Tánger con Tarifa después de más de medio año sin actividad. Se produce esta vez en sentido inverso, de España hacia Marruecos. Es la primera vez en la historia que España exporta gas a Marruecos. 

Teresa Ribera, vicepresidenta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, comunicó en abril que se utilizaría la infraestructura del Magreb-Europa para transporte gas hasta Marruecos, lo que provocó el enfado de Argelia que impuso como condición que el gas argelino no podría ser objeto de exportación a Marruecos. 

Con estas medidas y en una cantidad muy pequeña (12,8 GW/h al día), el 28 de junio se reabrió la conexión entre España y Marruecos según los datos de seguimiento diario que ofrece Enagás. De acuerdo con las afirmaciones de la ministra Ribera nada del gas que se transporta a Marruecos proviene de Argelia. 

El ministerio que dirige Ribera explicó que para certificar la procedencia no-argelina del gas enviado a Marruecos se llevaría a cabo un proceso de verificación especial encargado a la empresa estatal Enagás. Argelia aún no se ha pronunciado ante el comienzo de esta nueva etapa de intercambio energético. 

datos enagás
ENAGÁS- 

De acuerdo con el Gobierno español, las operaciones han consistido en el transporte gas no licuado a las plantas de Tarifa, para su conversión y posterior transporte a través del gasoducto. El principal interés consiste en aprovechar la infraestructura española. Marruecos no dispone aún de plantas de regasificación. A principios de 2022 lanzó el proyecto para poner en marcha la primera del país en el puerto de Mohammédia, la zona industrial a pocos kilómetros al norte de Casablanca. Esta planta regasificadora se contemplan en el plan de agenda 2030 del reino marroquí y está dotada de una financiación de 4 millones de dirhams hasta ahora. Se prevé que la planta sea flotante, para una mejor operabilidad con los buques de transporte gasístico. 

La reanudación del transporte de gas entre España y Marruecos se produce justamente cuando la empresa estatal de gas argelina, Sonatrach, afirmó haber explorado con éxito el mayor yacimiento gasístico de los últimos 20 años en Hassi R’Mel. La cumbre de la OTAN en Madrid y la celebración de los Juegos del Mediterráneo en Argel son también parte del contexto.

De acuerdo con fuentes consultados por el diario El Mundo, si la reactivación del gasoducto se ha demorado hasta ahora es por la negativa de las mayores comercializadoras de energía a proveer este servicio. Empresas como Naturgy habrían rechazado las ofertas del Gobierno marroquí. Esta negativa estaría justificada en un intento de no tensionar la situación con Argelia. Naturgy es la empresa española que más colabora con Sonatrach en el intercambio de gas entre España y Argelia. La empresa de energía española tiene la propiedad del gasoducto Medgaz en un 49%, compartida con Sonatrach que ostenta tanto porciento restante. La empresa Naturgy no ha desmentido estas informaciones. 

gas en marruecos
PHOTO/ARCHIVO

Argelia cortó el paso del gas a través del conducto Magreb-Europa el 31 de octubre de 2021 al no renovar la concesión a Marruecos. Este gasoducto, inaugurado en 1996, conecta los yacimientos de gas de Hasi R’Mel con Europa a través de Marruecos por medio de sus 1430 kilómetros de longitud. Previo al corte, ocasionado por la tensión diplomática entre los dos eternos rivales del Magreb, España recibía alrededor de 250 Gw/h al día por esta vía, en paralelo al gasoducto MedGaz. 

En Marruecos, el Magreb-Europa tiene cuatro paradas técnicas en infraestructuras marroquís a lo largo de sus 570 km sobre tierra. Aín Benimathar, cerca de la frontera con Argelia, M’Soun en la región de Taza, Aín Dorij y finalmente Tánger, en donde se ubica la estación de compresión. Del Magreb-Europa, Marruecos obtenía suficiente gas para hacer funcionar dos centrales de ciclo combinado que generaban el 17% de producción eléctrica marroquí, antes del cierre del tubo.