PUBLICIDAD

Iberdrola

El Gobierno marroquí crea 3 organismos públicos para la defensa del judaísmo en Marruecos y el exterior

Alrededor de 2.000 judíos viven en Marruecos, además de las diásporas mizrají y sefardí repartidas por el mundo
AFP PHOTO /HO/ PALACIO REAL DE MARRUECOS

AFP PHOTO /HO/ PALACIO REAL DE MARRUECOS  -   EL rey Mohamed VI durante una visita al museo "Bayt Dakira" (Casa de la Memoria), en la ciudad costera atlántica de Essaouira

El Gobierno marroquí aprobó la creación de tres entidades estatales para garantizar la defensa de culto judío y su cultura en Marruecos. Tras el Consejo de Ministros celebrado el día 13 de julio, y presidido por el Rey Mohamed VI, se tomó esta decisión que refuerza las relaciones de Marruecos con Israel y fomenta el carácter multicultural del reino marroquí. 

De acuerdo con el comunicado del portavoz del Palacio Real, la decisión se tomó a instancias del Ministerio del Interior, dirigido por Abdelouafi Laftit, que presentó un informe sobre la situación de la religión judía en Marruecos, así como una serie de medidas referentes a ella. 

De acuerdo con la comunicación del Palacio Real, es tarea del rey Mohamed VI, en su calidad de “Amir Al Mumini” (príncipe de los creyentes), velar por la libertad de cultos en Marruecos y por el bienestar de las religiones en el reino. La Casa Real alauí tiene una influencia muy importante en los asuntos religiosos de Marruecos. Ahmed Toufiq, uno de los ministros más cercanos al rey, lleva desde 2002 al frente del Ministerio de los Habous y Asuntos Islámicos.

AFP/FADEL SENNA  -   Un hombre reza en el interior de la sinagoga de la Mellah de la ciudad marroquí de Marrakech
AFP/FADEL SENNA - Un hombre reza en el interior de la sinagoga de la Mellah de la ciudad marroquí de Marrakech

 
Las tres organizaciones que el Consejo de Ministros acordó poner en marcha son El Consejo Nacional de la Comunidad Judía Marroquí, La Comisión de los Judíos Marroquíes del Extranjero y La Fundación del Judaísmo Marroquí.

Según la nota de prensa del Palacio Real, la primera institución “velará por la gestión de los asuntos de la comunidad, la salvaguardia del patrimonio, la influencia cultural y de culto del judaísmo y sus valores marroquíes auténticos. Comités regionales, derivados del Consejo, se encargarán de gestionar las cuestiones y asuntos cotidianos de los miembros de la comunidad”. Se entiende que este consejo será el principal organismo que organizará el culto de los más de 2000 judíos que viven en Marruecos en 2022. 

La segunda institución tiene como objetivo “consolidar los vínculos de los judíos marroquís residentes en el extranjero, para reforzar su influencia cultural y de culto y para defender los intereses supremos del Reino”, una herramienta de relaciones internacionales para conectar a las diásporas mizrají y sefardí con su país de origen.

Finalmente, la tercera organización pretende promover la cultura y el patrimonio del pasado judío en Marruecos, “Salvaguardando sus tradiciones y especificidades”, de acuerdo con la nota de prensa. 

En 1945, Marruecos contaba con 175.000 judíos en la zona administrada por el Estado francés, mientras que 15.000 más vivían en el Protectorado Español, de acuerdo con los datos del Berman Jewish Data Bank. Algunas otras estimaciones señalan que la población judía en Marruecos ascendía hasta los 250.000 por las mismas fechas. 

AFP/FADEL SENA - Judíos marroquíes y turistas judíos israelíes celebran una ceremonia religiosa en una sinagoga de Marrachek el 12 de octubre de 2017
AFP/FADEL SENA - Judíos marroquíes y turistas judíos israelíes celebran una ceremonia religiosa en una sinagoga de Marrakech el 12 de octubre de 2017

A partir de la creación del Estado de Israel en 1948, la población judía empieza a descender debido al éxodo del pueblo hebreo hacia el levante. Poco a poco las mellahs, barrios mizrajís en las ciudades marroquís, se vacían. En 1970 la población de judíos baja hasta los 45.000. A partir de la década de 2010, no pasan de los 2.500 según el Berman Jewish Data Bank, 3.500 de acuerdo con otras fuentes marroquís. Se calcula que, en 1960, ya había más judíos marroquís fuera del reino que dentro. 

Por este motivo la diáspora es tan importante, opina Myriem Khrouz, presidenta de la asociación de Amigos del Judaísmo Marroquí (AJM), con sede en Rabat. “Con la creación de estas tres instituciones se refuerza la posición de los judíos en Marruecos, pero también se tiende un puente a las terceras y cuartas generaciones de judíos marroquís en el exterior”, comenta Khrouz por vía telefónica a Atalayar. Su asociación, que promueve la preservación del patrimonio judío en Marruecos celebra la decisión del Consejo de Ministros. 

Para Khrouz, la diáspora de los judíos marroquís en el extranjero tiene un importante papel que jugar en la exploración de la identidad multicultural marroquí. “Se deben de abrir y restaurar las sinagogas, no solo paras los judíos”, resalta Khrouz, “pero para todos los marroquís. Es una herramienta para luchar contra la radicalización, el sectarismo y el antisemitismo”, concluye la presidenta de la AJM. 

marruecos-israel-sinagoga
AP/ILLAN BEN ZION - El ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, a la izquierda, se reúne con líderes de la comunidad judía durante una visita a la sinagoga Talmud Torah en Rabat, Marruecos, el jueves 25 de noviembre de 2021

La misma Khrouz es un ejemplo del interés que supone la historia, el patrimonio y la cultura judía para el pueblo marroquí. Sin ser judía o de ascendencia hebrea, es presidenta de una de las asociaciones que más luchan por la historia judía de Marruecos. “Es la herencia cultural de todos los marroquís”, añade Khrouz, que desde la AJM organiza desde seminarios y encuentros universitarios centrados en el legado judío marroquí hasta la restauración de sinagogas en localidades remotas del Atlas. 

Los acuerdos de Abraham adheridos por Marruecos y que normalizaron sus relaciones con Israel en 2020 fueron un impulso a una larga trayectoria de intenciones marroquís por reconectarse con su pasado judío. Ya en 1997, la inauguración del primer museo de cultura judaica del norte de África y del mundo árabe puso a Marruecos a la vanguardia del antisemitismo entre sus vecinos y aliados. Con la creación de los tres nuevos consejos estatales, se afianza la voluntad marroquí de estrechar la mano de las relaciones interreligiosas con el pueblo judío.