El Grupo de Lima se reúne en Brasilia con el estancamiento de la crisis de Venezuela como telón de fondo

Los representantes contrarios al régimen de Maduro se reunirán por primera después del cambio de signo político en Argentina
El Grupo de Lima se reúne en Brasilia para abordar la crisis en Venezuela

AFP/FEDERICO PARRA  -   El Grupo de Lima se reúne en Brasilia para abordar la crisis en Venezuela

Los ministro y representantes de los países del Grupo de Lima tienen previsto mantener una reunión este viernes en Brasilia para abordar y analizar la situación política, económica y social en Venezuela después de los meses de estancamiento en la crisis general que vive el país latinoamericano. La cumbre se produce en un momento de cambio en la política de Argentina con la elección de Alberto Fernández tras las elecciones presidenciales, y que puede cambiar la posición del país de La Pampa respecto a las del resto del grupo. 

La delegación del Gobierno argentino estará representada por el canciller Jorge Faurie proveniente de la administración de Mauricio Macri que todavía se encuentra en el poder hasta el próximo mes de diciembre, según fuentes recogidas por la agencia Efe. Esto supone la última asistencia del ejecutivo de Macri a esta cumbre o posiblemente de todo el país y es que el presidente electo Alberto Fernández ya se ha referido a este tema mostrando su intención de que Argentina abandone este grupo de países, que han mantenido una retórica contundente contra el régimen venezolano, para en un futuro sumarse al Mecanismo de Montevideo al que pertenecen Uruguay, México, Bolivia y la Comunidad del Caribe y que guarda el objetivo de buscar canales de diálogo entre las partes del conflicto político venezolano aunque sin ignorar al Ejecutivo de Nicolás Maduro. 

El Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia de las Naciones Unidas, Mark Lowcock (izq.), conversa con el líder de la oposición venezolana y autoproclamado presidente en funciones, Juan Guaido, después de celebrar una reunión en la Asamblea Nacional en Caracas, el 5 de noviembre de 2019.
AFP/FEDERICO PARRA - El secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia de las Naciones Unidas, Mark Lowcock, conversa con el líder de la oposición venezolana y autoproclamado presidente en funciones, Juan Guaido, en Caracas, el 5 de noviembre de 2019

El Grupo de Lima, que está conformado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú, se reúne en esta jornada con la intención de tomar una decisión conjunta ante el bloqueo político y entre los diálogos que están viviendo los diferentes actores políticos de la crisis venezolana y que está llevando a miles de personas a abandonar el país. 

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, reconocido como presidente legítimo del país por los propios países del Grupo de Lima, EEUU o los de la Unión Europea entre una decena de países más, estará representado en esta reunión interestatal mediante el comisionado presidencial para las Relaciones Exteriores de Venezuela, Julio Borges, y el coordinador de la Organización de Estados Americanos (OEA) para la crisis de migrantes venezolanos, David Smolansky. La posición de Guadió sigue siendo la de reconocerse como presidente “legítimo e interino” de Venezuela y exigir la celebración de elecciones “libres y democráticas” en el país caribeño. 

Se espera que sea destacada la participación de las delegaciones peruana y ecuatoriana en la cumbre, después de que se produjera este jueves la firma de una declaración conjunta entre el presidente de Perú, Martín Vizcarra, y el de Ecuador, Lenín Moreno. En este texto los dos presidentes “expresan la urgente necesidad de una solución pacífica y democrática a la crisis, liderada por los venezolanos a través de la realización de elecciones presidenciales libres, justas y transparentes y con la observación internacional”. Del mismo modo, los dos mandatarios latinoamericanos han insistido en la cooperación internacional para gestionar la crisis de los migrantes venezolanos.

Ciudadanos venezolanos esperan en la frontera con Colombia, en el puesto de control del puente de Rumichaca, en Ecuador
REUTERS/DANIEL TAPIA - Ciudadanos venezolanos esperan en la frontera con Colombia, en el puesto de control del puente de Rumichaca, en Ecuador.

Aunque no se conoce la propuesta que el canciller peruano, Gustavo Meza-Cuadra, llevará a Brasilia, recientemente el diplomático ha aludido a la situación venezolana: “Tenemos como objetivo relanzar al Grupo de Lima con nuevas ideas e iniciativas, tenemos que trabajar con el Grupo de Contacto Internacional”, apuntaba el peruano en declaraciones recogidas por el diario Gestión. Varios analistas políticos han afirmado que Perú busca una nueva visión de los postulados del grupo tras el cambio de signo político en Argentina y crear una postura común regional frente a la crisis venezolana. Esta cumbre “ya no es ese Grupo de Lima que aplicaba la diplomacia de Donald Trump en la región”; afirmaba el analista político Alberto Adrianzén para este mismo medio latinoamericano. 

Mientras tanto, la crisis humanitaria en Venezuela continúa su curso, y pese a las presiones del Grupo de Lima, el proceso político en el país caribeño sigue manteniendo una apariencia de estancamiento que lleva arrastrando en los últimos meses, Maduro y Guaidó no han logrado salir del estatus quo e imponerse al otro en las diferentes instancias políticas del país. Nicolás Maduro, además, ha anunciado la posibilidad de adelantar las elecciones legislativas para diciembre del año próximo que podría poner en peligro la mayoría que el partido de Guadió mantiene en la cámara y su propia presidencia. 

Inmigrantes hacen cola para entrar en la oficina de inmigración de Tumbes, Perú.
AP/MARTIN MEJIA  - Inmigrantes hacen cola para entrar en la oficina de inmigración de Tumbes, Perú

Ante estas palabras, el Grupo de Lima ha respondido rechazando la iniciativa en un comunicado, continuando con su tradicional dura retórica contra el régimen venezolano y afirmando que este adelanto electoral supondría “un abierto desafío a la democracia y a la Carta Democrática Interamericana”. Estos países han declarado que es la Asamblea Nacional de Venezuela que Guaidó preside la “única autoridad legítima y democráticamente electa” y que abrir el proceso de elección de forma anticipada sería “una nueva muestra de la clara violación de todas las normas democráticas, así como del Estado de derecho y de la Constitución venezolana”.