El huracán Iota devasta Centroamérica

La llegada de Iota, sumada al paso del huracán Eta, hace menos de dos semanas deja cuantiosos destrozos y muertos en su paso por Centroamérica
Centroamérica

AFP/INTI OCON  -   Casas inundadas por el río Wawa Boom en Puerto Cabezas (Nicaragua). La tormenta Iota ha dejado varios muertos al destrozar casas, arrancar árboles e inundar carreteras durante su destructivo avance por Centroamérica

La tormenta Iota amenaza con agravar la situación de zonas de Centroamérica devastadas hace dos semanas por el ciclón Eta, que dejo dejó unas 1.890 casas destruidas y otras 8.030 con daños parciales.  

Este nuevo huracán representa una "amenaza mortal" para América Central, con riesgos de "lluvias torrenciales", "vientos extremadamente violentos" e "inundaciones costeras peligrosas", según Reuters. 

La furia del poderoso huracán Iota de categoría 4, con vientos de 250 kilómetros por hora, según el Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos (NHC), ha desprendido techos de las viviendas, colapsado el tendido eléctrico e inundado calles en el Caribe norte de Nicaragua, donde el ciclón tocó tierra la noche del lunes. 

 

AFP/NICOLAS LONDONO/ Árboles caídos tras el paso del huracán Iota en la isla de Providencia, Colombia
AFP/NICOLAS LONDONO/ Árboles caídos tras el paso del huracán Iota en la isla de Providencia, Colombia

 

Iota tocó tierra en la noche del lunes 16 al martes 17 de noviembre en América Central, al norte de la costa caribeña de Nicaragua, una zona ya devastada por el huracán Eta hace dos semanas. 

En un informe preliminar las autoridades reportan ráfagas fuertes de vientos, precipitaciones, caídas de árboles, caída de postes de luz y desprendimiento de techos aún sin cuantificar

Decenas de miles de personas han sido evacuadas preventivamente a Nicaragua, Honduras y Guatemala que aún no se han recuperado del cruce de Eta. El Salvador también se ha declarado en alerta máxima. 

Eta ha privado a cientos de miles de personas de sus hogares y ha causado enormes daños a la infraestructura. Alrededor de 2,5 millones de personas se vieron afectadas, según las estimaciones oficiales. La Federación Internacional de la Cruz y la Media Luna Roja alertó sobre el desastre que puede suponer Iota después del paso de la tormenta Eta. 

Las lluvias torrenciales de Iota caerán sobre las tierras anegadas y sobre las poblaciones ya afectadas por las inundaciones y los deslizamientos de tierra. Según Efe, Iota ingresó cerca de Haulover, donde habitan unas 350 familias con 1.750 personas, en su mayoría indígenas de origen miskito, una comunidad dedicada a la pesca artesanal y al turismo, y que fueron evacuados en su totalidad y en donde aún no se tiene ningún informe de los daños. 

PHOTO/REUTERS:Casas dañadas y postes eléctricos caídos después del paso de la tormenta Iota, en Providencia, Colombia.
PHOTO/REUTERS:Casas dañadas y postes eléctricos caídos después del paso de la tormenta Iota, en Providencia, Colombia.

 

El impacto de los huracanes Eta e Iota en Centroamérica   

La llegada de Iota sumada al paso del huracán Eta hace menos de dos semanas marca la primera vez que dos grandes huracanes se forman en la cuenca atlántica en noviembre, desde que hay registros. 

En su paso por Centroamérica, la tormenta tropical Iota dejó al menos 35 muertos, 18 de ellos en Nicaragua. El ciclón dejó además de dos muertos en el archipiélago colombiano de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, uno en Panamá y otro en El Salvador. 

La llegada de Iota al archipiélago de San Andrés y Providencia fue vista por los colombianos como una tragedia. El presidente de Colombia, Iván Duque, reportó desde allí la muerte de una persona en San Andrés y la probable destrucción del 98% de la infraestructura en Providencia. 

La llegada de Iota es el último y quizá más grave componente de una crisis inédita para este archipiélago colombiano. con profundos problemas de infraestructura hospitalaria y vial, sus cifras de pobreza o desigualdad son menores que las del resto del país, la informalidad laboral y la corrupción son mayores. 

Honduras comunicó que más de 80.000 personas fueron evacuadas y repartidas entre 250 albergues por todo el país. En Honduras. El Gobierno hondureño ordenó el cierre de las principales carreteras del país hasta la mañana de este miércoles ante el riesgo de desbordamiento de ríos. 

 AFP/ORLANDO SIERRA:Vista aérea de un área alrededor de San Pedro Sula, 240 km al norte de Tegucigalpa, inundada por el desbordamiento del río Chamelecón tras el paso del huracán Iota
AFP/ORLANDO SIERRA:Vista aérea de un área alrededor de San Pedro Sula, 240 km al norte de Tegucigalpa, inundada por el desbordamiento del río Chamelecón tras el paso del huracán Iota

 El Gobierno salvadoreño lamentó la muerte de un motociclista después del desprendimiento de un árbol por las fuertes rachas de viento. Un total de 813 personas fueron evacuadas de zonas de riesgo y ubicadas en 230 albergues. 

La localidad nicaragüense de Puerto Cabezas, que seguía parcialmente inundada y llena de los escombros dejados por la tormenta Eta hace menos de dos semanas, volvió a llevarse lo peor del golpe. Los habitantes atemorizados se refugiaron en albergues. Los cortes de electricidad y de los servicios de telefonía e internet impiden valorar el alcance real de la tragedia, según Reuters. 

"Ya van 12 horas de que se perdió comunicación con la ciudad de Bilwi, Puerto Cabezas. Nicaragua es escenario de ríos desbordados, puentes caídos y pueblos inundados. 33 municipios están sin internet ni telefonía", dijo desde la región en la tarde del martes el periodista nicaragüense Ismael López a la BBC Mundo.