El líder yihadista Al-Baghdadi podría haber muerto en la ofensiva militar liderada por Estados Unidos en Idlib

La operación tenía como objetivo a un grupo vinculado a Al Qaeda y a miembros de Daesh
Fotografía de archivo de Abu Bakr al-Baghdadi. Se cree que Baghdadi ha muerto después de una incursión militar estadounidense en la región siria de Idlib, según informaron los medios de comunicación estadounidenses el 27 de octubre de 2019

AFP PHOTO/SOUR  -   Fotografía de archivo de Abu Bakr al-Baghdadi. Se cree que Baghdadi ha muerto después de una incursión militar estadounidense en la región siria de Idlib, según informaron los medios de comunicación estadounidenses el 27 de octubre de 2019

La coalición internacional comandada por Estados Unidos llevó a cabo esta madrugada una operación contra un grupo relacionado con Al Qaeda y con miembros del también grupo terrorista yihadista de Daesh en el norte de la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, ONG con sede en Reino Unido que posee una gran red de observadores sobre el terreno. En la ofensiva podría haber muerto Abu Bakr al-Baghdadi, líder de Daesh y uno de los principales objetivos norteamericanos, según informaciones de medios de comunicación estadounidenses.

En el operativo, un escuadrón de ocho helicópteros pertenecientes a la coalición protagonizó un ataque que duró unos 120 minutos contra emplazamientos de Hurras al-Din (Guardianes de la Religión), grupo vinculado a Al Qaeda y a Daesh, según la citada ONG. Este ataque, al que respondieron los terroristas yihadistas, ha dejado, en principio, nueve personas muertas; cifra que puede crecer debido a la existencia de un número indeterminado de heridos graves. 

En concreto, la zona atacada ha sido en la aldea de Barisha, al norte de la ciudad de Idlib y muy cercana a la frontera con Turquía.

Esta operación coincide con informaciones de varios medios estadounidenses que indicaron que el líder de Daesh, Abu Bakr al-Baghdadi, podría haber muerto tras la intervención de unidades militares de Estados Unidos en el noroeste de Siria. 

Lugar donde, según se informa, un helicóptero mató a nueve personas cerca de la aldea siria noroccidental de Barisha, en la provincia de Idlib, a lo largo de la frontera con Turquía, donde se encontraban presentes "grupos vinculados al grupo del Estado islámico", según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos
AFP/OMAR HAJ KADOUR - Lugar donde, según se informa, un helicóptero mató a nueve personas cerca de la aldea siria noroccidental de Barisha, en la provincia de Idlib, a lo largo de la frontera con Turquía, donde se encontraban presentes "grupos vinculados al grupo del Estado islámico", según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos

Según la cadena CNN, Al-Baghdadi era el objetivo principal de una operación especial y se está pendiente de pruebas de ADN y análisis biométricos para determinar su muerte. Esta fuente indica también que el líder yihadista podría haberse quitado la vida inmolándose con un cinturón de explosivos durante la incursión militar norteamericana.

Mientras, según Newsweek, en la cúpula castrense de EEUU se cree que efectivamente Al-Baghdadi ha sido eliminado. Esta cabecera indica que el Departamento de Defensa tiene una "alta confianza" de que la operación ha resultado exitosa, pero que se trabaja en la "confirmación biométrica". 

Los helicópteros atacaron una casa y un coche en las afueras de Barisha, dijo el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, después de que los medios de comunicación estadounidenses dijeran que el líder de Daesh, Abu Bakr al-Baghdadi, había muerto tras una incursión militar estadounidense en la misma provincia
AFP/OMAR HAJ KADOUR - Los helicópteros atacaron una casa y un coche en las afueras de Barisha, dijo el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, después de que los medios de comunicación estadounidenses dijeran que el líder de Daesh, Abu Bakr al-Baghdadi, había muerto tras una incursión militar estadounidense en la misma provincia

La coalición internacional no se pronunció oficialmente sobre este extremo, pero el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, publicó en la red social de Twitter un mensaje bastante revelador: "Algo muy grande acaba de ocurrir". 

Newsweek llegó a publicar también que Donald Trump había aprobado esta operación contra Al-Baghdadi una semana antes de su ejecución final esta madrugada.

Por otro lado, según la agencia Reuters, dos fuentes de fuerzas de seguridad iraquíes habían señalado que Al-Baghdadi efectivamente había sido asesinado. Se estima también que los servicios iraquíes ayudaron a localizar al cabecilla yihadista.

Mientras, el comandante de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), Mazlum Abdi, indicó que se ha logrado "acabar" con Abu Bakr al-Baghdadi, tras cinco meses de operación de inteligencia. "Desde hace cinco meses ha habido un trabajo de inteligencia sobre el terreno, una búsqueda exhaustiva hasta que mediante de una operación conjunta lograron acabar con el terrorista Al-Baghdadi", remarcó Abdi en la red social Twitter.

Este sería el tercer ataque desde junio que lleva a cabo contra grupos extremistas en el noroeste de Siria. Asimismo, coincide con el regreso de las unidades de EEUU al este de Siria a proteger los oleoductos para que no sean arrebatados de nuevo por Daesh, después de que Trump anunciase la retirada de sus tropas del noreste de Siria, lo que supuso dejar a su suerte a las milicias kurdosirias que fueron básicas en la lucha norteamericana contra los grupos terroristas. 

Tras la marcha norteamericana de sus puestos en el noreste de Siria, llegó la invasión militar de Turquía que tenía como objetivo perseguir a los kurdos de la Unidades de Protección del Pueblo (YPG, por sus siglas en turco), aliados de EEUU en la lucha antiterrorista y que recibieron el apoyo de Siria y Rusia ante la ofensiva turca.

Desde el opositor Partido Demócrata estadounidense, e incluso desde las filas del propio Partido Republicano, se criticó ferozmente la postura de retirada de la Administración Trump por abandonar a una pieza importante en la lucha contra Daesh y Al Qaeda, como las YPG, y por ceder y dejar el camino libre a la Turquía de Recep Tayyip Erdogan sobre el territorio sin recibir contraprestación alguna y también por claudicar ante rivales de EEUU como Siria, Rusia e incluso Irán (aliado del régimen sirio de Bachar al-Asad).

EEUU y Turquía habían acordado un alto el fuego de cinco días en el noreste de Siria tras la reunión que mantuvo en la capital turca de Ankara el presidente otomano Erdogan con Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos, y Mike Pompeo, secretario de Estado norteamericano; todo ello tras la marcha de las tropas estadounidenses de la zona de seguridad que se había instaurado en la frontera entre Siria y Turquía, país que había instado a la marcha de los efectivos kurdosirios de esta área como condición indispensable para el cese de hostilidades. 

El Ejército de EEUU ya recordó el pasado mes de junio que el noroeste del país árabe "sigue siendo un refugio seguro, donde los líderes de Al Qaeda en Siria coordinan activamente sus actividades terroristas, incluida la planificación de ataques en toda la región y en Occidente". 

Donald Trump, presidente de Estados Unidos
Donald Trump, presidente de Estados Unidos

Idlib es el último feudo opositor al régimen sirio y está controlado mayoritariamente por el Organismo de Liberación del Levante, alianza islamista en la que está incluida la exfilial siria de Al Qaeda, y rival de Daesh en la lucha por el control de Siria.

Hurras al-Din es un grupo yihadista que desertó de la antigua rama de Al Qaeda en Siria, cuando esta se renombró a Frente de Conquista del Levante (antiguamente denominada Frente al-Nusra), y se encuentra presente sobre todo en la provincia de Idlib y oeste de Alepo.

Precisamente, el Ejército sirio había progresado considerablemente sobre el territorio de Idlib, asediando a un gran número de elementos yihadistas. En una zona donde Al-Baghdadi había fijado su última parada antes del anuncio de su muerte por parte de varios medios estadounidenses. Un líder terrorista por cuya cabeza EEUU ofrecía hasta 25 millones de dólares.