El levantamiento del pueblo de Juzestán por la escasez de agua

Prosiguen las protestas y las críticas al Gobierno iraní
Protestas en Irán

AFP/ATTA KENARE  -   Protestas en Irán

La llanura de Juzestán, situada en el suroeste de Irán, es una de las regiones más antiguas de la meseta iraní, donde vivían las naciones arias desde el 2700 a.C. y se había formado una de las primeras civilizaciones de esa época. La existencia de cinco ríos, todos ellos procedentes de los Montes Zagros, que riegan la llanura de Juzestán y desembocan en el golfo Pérsico tras unos cientos de kilómetros, había convertido a esta provincia en la más rica en agua de Irán. El río Karun era el mayor de estos ríos y el único río navegable de Irán en el que los barcos entraban desde el golfo Pérsico y anclaban en los puertos de Abadan, Khorramshahr y Ahvaz.

La existencia de este número de ríos ha desempeñado un papel decisivo en el desarrollo de esta región. Los habitantes de esta región se han dedicado a la agricultura, la ganadería y la pesca desde la antigüedad, utilizando las fértiles tierras que rodean estos ríos.

Tras el descubrimiento de las primeras reservas de petróleo en esta región, se convirtió en la provincia más rica de Irán y se construyó la mayor refinería de Oriente Medio en la ciudad de Abadán.

Pero debido a los Gobiernos inadecuados tanto en la época de los Pahlavi como después de la llegada de Jamenei, el pueblo de esta provincia a lo largo de estos años siempre se ha visto privado de esta riqueza. El primer Gobierno cedió el petróleo a Gran Bretaña casi gratuitamente para mantener su dominio y el segundo siguió las llamadas políticas expansionistas islámicas para exportar su llamada revolución islámica, causando la guerra entre Irán e Irak, que destruyó la mayoría de las ciudades de esta provincia.

Protestas Irán

Tras la llegada al poder de Jamenei, como su objetivo más importante era mantener el control del poder, entregó gradualmente la mayoría de los asuntos del país, incluidas las instituciones económicas importantes de Irán, al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán (CGRI), una fuerza militar leal y dependiente de él.

En la actualidad, el 90% de la economía de Irán está bajo el control del CGRI. Pero como los comandantes y funcionarios del CGRI son en su mayoría personas sin educación ni conocimientos clásicos, su control sobre la economía iraní destruyó la infraestructura económica de Irán. Además de saquear el capital y la riqueza de Irán, sólo se preocupan por ampliar las industrias militar, de misiles y nuclear del régimen y por financiar las fuerzas proxy y terroristas en la región. Así, no han prestado atención a la reconstrucción de ninguna otra infraestructura del país.

Pero como la construcción de presas era uno de los proyectos rentables para el CGRI, durante los últimos 30 años, el CGRI ha construido cientos de presas en diferentes partes de Irán a través de su base de construcción Khatam al-Anbia. Sin embargo, dado que la construcción de estas presas se realizó sin ningún estudio o investigación sobre los efectos climáticos y geográficos y se hace sólo por los intereses financieros del CGRI (para su uso en las industrias o el riego de las tierras agrícolas de las empresas y fábricas afiliadas al CGRI) en la mayoría de los casos la construcción de estas presas ha causado daños irreparables al medio ambiente y a los pueblos de los alrededores.

En esta foto del martes 10 de julio de 2018, el río Zayandeh Roud ya no pasa por debajo del puente Si-o-seh Pol, de 400 años de antigüedad, llamado así por sus 33 arcos, en Isfahan, Irán
AP/VAHID SALEMI - En esta foto del martes 10 de julio de 2018, el río Zayandeh Roud ya no pasa por debajo del puente Si-o-seh Pol, de 400 años de antigüedad, llamado así por sus 33 arcos, en Isfahan, Irán

En los últimos 30 años se han construido 170 presas en los ríos Karun y Karkheh, que son los más importantes de esta provincia y de Irán. Debido al calor extremo que hace en esta región en verano, con temperaturas superiores a los 45 grados centígrados durante algunos meses, una gran cantidad de agua recogida detrás de estas presas se evapora debido al calor y se desperdicia sin ninguna utilidad.

La construcción de este número de presas en estos ríos ha provocado la escasez de agua corriente en las partes bajas de los mismos y el 25% de la población de esta provincia de 5 millones de habitantes que se dedica a la agricultura y la ganadería en los pueblos se enfrenta a una grave escasez de agua para el riego y su ganado está muriendo debido a una grave deshidratación. El invierno y la primavera pasados, la cantidad de precipitaciones en Irán fue casi la mitad del año anterior, este problema se agravó de manera que ahora en grandes partes de la provincia no hay agua ni siquiera para beber y otros usos esenciales.

Antes de este problema, los habitantes de esta provincia se enfrentaban a continuos cortes de electricidad bajo un calor abrasador de más de 50 grados. Por otra parte, la pandemia de COVID-19 ha provocado numerosas muertes debido a la incompetencia del régimen y a la falta de vacunas. Estos factores, además del desempleo y el aumento de los precios debido a la tasa de inflación superior al 50% y la corrupción en todas las instituciones de gobierno, han agotado la paciencia de los habitantes de esta provincia, lo que ha dado lugar a la revuelta de los jóvenes en diferentes ciudades de la provincia en los últimos días.

Sequia por el agua
AFP/LOUAI BESHARA – Sequía por el agua 

Las protestas comenzaron el 16 de julio, duraron cuatro días seguidos y aún continúan. En muchas ciudades de la provincia, los jóvenes han salido a la calle para protestar por la situación actual, que ha hecho la vida casi insoportable, bloqueando varias rutas de tráfico entre las ciudades con la quema de neumáticos y enfrentándose a la policía. En la ciudad de Susangerd, el 18 de julio, la gente coreó consignas pidiendo el derrocamiento del régimen.

Los informes indican que la situación es crítica en las ciudades de Susangerd, Shousha, Mahshahr, Dasht-e Azadegan, Shadegan, Hamidiyeh, Zargan, Behbahan y otras ciudades de la provincia, y en todas ellas se han desplegado fuerzas de contrainsurgencia. Hasta ahora, cuatro jóvenes, Mustafa Naimavi, de 26 años, en Shadegan, Qassem Kheziri, de 17 años, en Kut Abdullah, Seyed Hossein al-Nasser, en Susangard, y Ali Mazrae, en el barrio de Zoyeh, en Ahvaz, han muerto por fuego directo de las fuerzas de seguridad.

Cabe mencionar que las ciudades de esta provincia, especialmente Behbahan, Mahshahr, Masjed Soleiman, Hamidiyeh en el levantamiento de noviembre de 2019, que tuvo lugar debido al aumento de los precios de la gasolina, fue testigo de las protestas generalizadas contra el régimen, llamando a derrocar a Jamenei. Pero al final, Jamenei, utilizando una sangrienta represión por parte de sus fuerzas de seguridad y la Guardia Revolucionaria, e incluso helicópteros y tanques, y matando a decenas de personas logró recuperar el control de estas ciudades.

Protestas en Irán

Por esta razón, los comandantes del CGRI tienen mucho miedo de la gente de estas ciudades pobladas por una minoría de habla árabe. Teniendo en cuenta el descontento de los habitantes de otras ciudades de Irán con su situación actual, el CGRI teme que los habitantes de otras ciudades se levanten en apoyo de los habitantes de Juzestán y se unan a ellos.  Los jóvenes de Mashhad e Isfahan ya apoyaron el levantamiento del pueblo de Juzestán en sus manifestaciones de protesta de los últimos días. Parece que, con el calor de las protestas, que aumenta momentáneamente, la represión ya no será posible fácilmente.

En consecuencia, el régimen está tratando de evitar que el levantamiento se extienda, por un lado, reprimiendo rápidamente al pueblo y, por otro, haciendo promesas y abriendo las presas y vertiendo algo de agua en los ríos para calmar temporalmente la situación en esta zona.

Pero como todo el régimen se basa en la corrupción y la incompetencia, estas soluciones no podrán satisfacer al pueblo que demostró claramente su oposición al régimen en las recientes elecciones presidenciales falsas con boicots masivos. Habrá que esperar a que se produzcan levantamientos de este tipo también en otras partes de Irán en un futuro próximo.

Cyrus Yaqubi es un analista de investigación y comentarista de asuntos exteriores iraníes que investiga las cuestiones sociales y la economía de los países de Oriente Medio en general y de Irán en particular.