El libre comercio avanza en el continente de África

 -  

Alex Erquicia

La Unión Africana avanza en la senda de crear un mercado único continental algo que se espera se oficialice a lo largo de este año. Ya son 52 de 55 los países que han firmado el acuerdo o se han comprometido a hacerlo y que forman parte del Tratado de Libre Comercio Africano (AfCFTA, por sus siglas en inglés), lo cual indica la voluntad de lograr una mayor integración en el continente y el deseo de incrementar el comercio intraafricano. Se espera que 2019 sea su puesta de largo, cuando entre en vigor, marcando el inicio de un gigantesco mercado único continental para bienes y servicios sin barreras comerciales (o aduaneras) y el libre movimiento de personas y capitales (negocios o inversiones). Pese a que implementar un acuerdo de libre comercio es una larga tarea existe cierta expectación a que se logren avances palpables para que las mismas negociaciones no terminen por ser contraproducentes si se alargan demasiado o acaben como un proyecto político frustrado.  

La firma que lanzó el tratado del área de libre comercio en el continente, el acuerdo de compromiso, se produjo en marzo del año pasado durante una cumbre extraordinaria de la UA en Kigali, Ruanda, cuando 44 de los 55 países miembros de la Unión firmaron el acuerdo. Durante este año ocho nuevos países se han incorporado al acuerdo, incrementando a 52 de los 55, y hoy solo faltan por firmar Eritrea, Benín y la gran potencia económica continental Nigeria. El acuerdo esté pendiente de establecimiento lo que se busca con él es una mayor unificación del mercado africano que alberga 1,200 millones de personas y que tiene 2 billones de dólares de Producto Interior Bruto agregado. Según economistas, la oportunidad es enorme dado que estudios muestran que lo que África vende dentro de sus fronteras tiene más valor agregado que lo que África vende al resto del mundo, que principalmente son materias primas.  

El acuerdo macro del AfCFTA ya ha sido ratificado por 19 Estados africanos a través de sus parlamentos nacionales y el mismo entrará oficialmente en vigor cuando tres países más lo ratifiquen en sus respectivas cámaras y se alcance la cifra mínima establecida de 22 países. Será entonces cuando el AfCFTA entrará en vigor, potencialmente convirtiendo al continente en el mayor bloque comercial del mundo y el acuerdo pase a  la siguiente fase de implementación. El comisario para Comercio e Industria de la UA, Albert Muchanga espera que a más tardar se produzca en julio, lo que permitiría el "lanzamiento" del área de libre comercio en una cumbre especial de la UA en Niamey en julio.

La UA dio el paso de lanzar AfCFTA antes de acordar temas técnicos y de vital importancia para un acuerdo comercial como el calendario para eliminar los aranceles de importación, puntos clave en cualquier negociación comercial tanto bilateral como multilateral. Los jefes de Estado y de Gobierno aprobaron el AfCFTA como un acuerdo macro desde el cual trabajar. Pese a ello, se está logrando avanzar en puntos más técnicos como las negociaciones sobre las normas de origen que según el mismo Muchanga están completas en un 80 por ciento y se cerrarán en junio. 

Otros aspectos relevantes aún por cerrar son el protocolo comercial que regirá el continente que determina con precisión qué tipo de importaciones los países dejarán entrar libres de impuestos y cuáles no. El acuerdo marco requiere que los países liberalicen el 90 por ciento del comercio, permitiéndoles eximir el restante 10 por ciento. Todos estos puntos, fundamentales para su éxito, están siendo negociados por los ministro de comercio de los distintos países que participan en el tratado de libre comercio.  Durante la asamblea ordinaria de la UA celebrada este febrero se lograron pequeños pero sustanciosos avances en el modelo de liberalización de tarifas que los estados miembros utilizarán al preparar las listas de registros para las concesiones arancelarias del AfCFTA además de la designación de productos sensibles y la lista de excluidos sobre la base de los siguientes criterios: seguridad alimentaria, seguridad nacional, ingresos fiscales, medios de vida e industrialización. Otro punto de tensión serán los estándares sanitarios en los intercambios regionales de alimentos, especialmente en el caso de los productos más perecederos-

Los ministros de comercio también acordaron que los países tendrían hasta enero de 2020 para adoptar sus ofertas de acceso a sus mercados y que las normas de origen deberían acordarse en junio de este año. El objetivo a largo plazo es el comercio intraafricano incremente, lo cual hará que las economías sean más competitivas, generarán más trabajo y atraerá inversión extranjera. Los países buscan revertir el dato demoledor de que el comercio dentro del continente supone tan solo un 20% del total, frente al 62% de la UE, con lo que el margen de mejora es obvio.

El acuerdo de libre comercio africano  creando el mercado de libre comercio más grande del mundo tiene un largo camino por delante. Las proyecciones, que ilustran los potenciales éxitos del acuerdo, se deben realizar dado que pueden traer muchas oportunidades para la región. "Otro de los grandes efectos esperados es la creación de empleo. En un continente con una previsión de crecimiento hasta alcanzar los 2.500 millones para 2050, crear nuevos empleos para la creciente población joven africana es un enorme desafío. Esto se conseguiría gracias al aumento de las exportaciones de manufacturas y productos agrícolas, más intensivas en mano de obra que las industrias extractivas (minerales, gas y petróleo) que suponen en la actualidad la mayoría de exportaciones africanas", escribeAinhoa Marín Egoscozábal, Investigadora principal de África Subsahariana del Real Instituto Elcano.

Se proyecta que la población de África alcance 2.500 millones para 2050, momento en el que abarcará el 26% de lo proyectado será la población mundial en edad de trabajar, con una economía que se estima que crece dos veces más rápido que el del mundo desarrollado. El continente busca competir en el escenario internacional junto a otros grandes bloques y confía en que el libre comercio es el camino a seguir. El Tratado de Libre Comercio Africano es uno de los proyectos estrella de la Agenda 2063 de la UA, adoptada en 2013 como marco para la transformación socio-económica de África en los próximos 50 años.

A pesar de anunciarlo a bombo y platillo gran parte del éxito del tratado de libre comercio en África radica en las negociaciones, y la letra pequeña, que sucederá durante las próximas semanas, especialmente porque mucho de los puntos en cuestión y la delimitación de reglas son difíciles y críticas. Mientras el resto del mundo tiende hacia el  nacionalismo y el proteccionismo, África avanza en la dirección contraria y va dando pasos para que este año  el AfCFTA entre en vigor y así crear la zona de libre comercio más grande del mundo.