El LNA derriba un dron turco en Trípoli mientras se recrudecen los combates

La Unión Europea pone en marcha una misión naval para detener los envíos de armas a Libia
Dron turco del modelo Bayraktar TB2

AFP/BIROL BEBEK  -   Dron turco del modelo Bayraktar TB2

La muerte de Muammar Gadafi ha convertido a Libia en un estado destinado a vivir en una guerra que enfrenta al Ejército Nacional Libio (LNA) y al Gobierno de Acuerdo Nacional.  En geopolítica las naciones fuertes suelen aprovecharse de los estados más débiles. A principios del mes de enero, un contingente de tropas aprobado por el Parlamento turco comenzó a desembarcar en Libia con el objetivo de apoyar al gobierno asentado en Trípoli y liderado por Fayez Sarraj. Desde entonces el país presidido por Recep Tayyip Erdogan ha ido aumentando sigilosamente su presencia en el país. 

El Ejército Nacional Libio no ha visto con buenos ojos que, durante las últimas semanas, Ankara haya seguido enviando armas y equipo militar desde puertos turcos a los muelles de Trípoli y Misrata con el fin de apoyar al Gobierno de Acuerdo Nacional, liderado por Fayez Sarraj. En las últimas horas, la División de Información Militar del Ejército de Liberación Nacional libio (LNA, por sus siglas en inglés), liderada por el mariscal de campo Jalifa Haftar, ha informado del derribo de un dron turco en Trípoli.  Así, este la propia división ha informado en su cuenta oficial de Twitter que las “plataformas de defensa aérea de las Fuerzas Armadas Árabes Libias apuntaron a un avión turco que despegó de la Base Aérea de Mitiga, y fue derribado en la parte sur de la capital”.

El derribo de la aeronave turca, que se cree que es un avión teledirigido de ataque avanzado, marcó la primera vez en pocas semanas que el Ejército Nacional Libio derribó uno de estos vehículos aéreos no tripulados (UAV). A pesar de los llamamientos a la cesación del fuego en Libia, las principales partes beligerantes, el Ejército Nacional Libio y el Gobierno del Acuerdo Nacional (GNA), continúan intercambiando ataques entre sí, mientras aumentan los casos de coronavirus en el país. El diario digital Al Masdar News ha informado de que este lunes el Ejército Nacional Libio capturó más zonas del GNA en torno a la capital y la frontera con Túnez. 

Un miembro del Ejército Nacional Libio (LNA), comandado por el mariscal Jalifa Haftar
REUTERS/ESAM OMRAN - Un miembro del Ejército Nacional Libio (LNA), comandado por el mariscal Jalifa Haftar

Una de las armas más importantes utilizadas por las milicias de Trípoli en sus batallas contra las fuerzas del LNA son los drones. Sin embargo, la Unión Europea llegó a un acuerdo la semana pasada para poner en marcha una nueva misión naval y aérea en el Mediterráneo a partir del mes de abril para supervisar el embargo de armas impuesto a Libia por el Consejo de Seguridad de la ONU (UNSC) en su Resolución 1970 (2011), según ha informado este martes Nordic Monitor. 

Esta nueva misión, denominada Irini, sustituirá a la anterior conocida como Operación Sophia. El objetivo de este proyecto es aumentar la capacidad operativa de los actuales esfuerzos de la UE dirigidos por Francia y Alemania para detener los envíos de armas a una Libia devastada por la guerra, en parte, por la intervención de Turquía.  Esta operación se pondrá en marcha tres meses después de que el portaaviones francés Charles de Gaulle divisara un carguero con bandera libanesa, el Bana, escoltado por una fragata turca y que transportaba vehículos blindados a Libia. El cargamento incluía tanques, ametralladoras y sistemas de defensa aérea.

Un carguero de bandera libanesa, el Bana, atracado en el puerto de Génova, en el norte de Italia, el jueves 20 de febrero de 2020, tras ser interceptado por transportar armas turcas
PHOTO/AP - Un carguero de bandera libanesa, el Bana, atracado en el puerto de Génova, en el norte de Italia, el jueves 20 de febrero de 2020, tras ser interceptado por transportar armas turcas

Asimismo, el número de drones en Turquía ha aumentado en 2019, llegando a 34.150, mientras que las personas que tienen una licencia de piloto para este tipo de aviones teledirigidos ascienden a 52.120, según han recogido varios medios locales. Turquía utiliza los drones para distintos propósitos armamentísticos, profesionales y artísticos. Mientras que el número de drones era de unos 8.000 en 2016, casi se cuadruplicó en dos años y llegó a 27.000 en 2018. El aumento en el número de licencias también ha provocado un incremento de las multas.  

La ambiciosa campaña del presidente de Turquía Recep Tayyip Erdoğan para diseñar, desarrollar y construir sistemas de armas autóctonos a principios del siglo XXI ha comenzado a dar sus frutos y ha impulsado la industria de defensa local. Sin embargo, gran parte de la comunidad internacional critica que estas armas sean utilizadas con fines criminales como lo pueden ser participar en una guerra como la de Libia. 

“Me complace que hoy en Bruselas hayamos llegado a un acuerdo sobre la nueva operación de la UE para aplicar el embargo de armas a Libia”, aseguró el ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, en una declaración. “Todavía queda mucho camino por recorrer antes de que el embargo de armas se aplique plenamente y se logre una paz duradera en Libia. Hoy en día, en la UE hemos demostrado que no cesamos en nuestro compromiso y mantenemos la presión sobre las partes en el conflicto y sus partidarios”, concluyó Maas.