El ministro de Migración griego acuso a Ankara de facilitar la inmigración somalí en Grecia 

Unas acusaciones que se producen a pocos días del Consejo Europeo en el que se estudia las sanciones económicas contra Turquía 
El ministro de Migración griego acuso a Ankara de facilitar la inmigración somalí en Grecia 

AFP/LOUISA GOULIAMAKI    -   Migrantes y refugiados que llegaron de Turquía a la isla griega de Lesbos el 5 de marzo

El ministro de Migración griego, Notis Mitarakis, acusó a Turquía y a las ONG el martes de contribuir a la concesión de visados turcos a los migrantes somalíes para permitirles salir hacia las islas griegas vecinas y hacia Europa. 

Mitarakis acusó a Turquía de violar el acuerdo de migración firmado con la Unión Europea en 2016 que, entre otras medidas, contempla que debe evitar el cruce ilegal de migrantes a Grecia. 

En una rueda de prensa, Mitarakis afirmó que actualmente hay entre 2.000 y 3.000 africanos en varios puntos de la costa occidental de Turquía esperando a embarcarse hacia alguna isla griega.  
 
Según Mitarakis, en noviembre llegaron a la isla griega de Lesbos alrededor de 300 migrantes, de los que 142 procedían de Somalia.  Según el ministro griego. "Cuando los somalíes llegan en avión a Estambul, son trasladados en furgonetas a lugares concretos de Estambul antes de ser llevados a la costa occidental turca", dijo el ministro. 

La semana pasada, dos jóvenes somalíes murieron cuando su barco improvisado se hundió frente a la isla griega de Lesbos en la costa turca. 32 somalíes fueron rescatados por la Guardia Costera griega y transferidos a salvo a Lesbos. Atenas sigue acusando a Ankara de "instrumentalizar" la cuestión de la migración para presionar a la Unión Europea, según AFP. 

Para llegar legalmente a Turquía obtienen certificados sanitarios en el hospital Erdogan de Mogadiscio o les dan certificados universitarios que les permite solicitar un visado de estudios, todo por unos 1.500 euros por persona, aseguró Mitarakis. 

Según recoge Efe, el ministro griego, mostró varias grabaciones con testimonios de migrantes africanos, sin aclarar dónde y en qué circunstancias se produjeron, se reproduce un video en el cual un migrante somalí afirma que en Estambul la Policía detiene a afganos y sirios, pero no a los somalís, y en caso de hacerlo "los sueltan inmediatamente". 

Las acusaciones contra Turquía se producen en un momento en que Grecia está bajo el microscopio de varias organizaciones internacionales precisamente por prácticas similares, las supuestas devoluciones ilegales de botes de migrantes hacia Turquía, algo que Mitarakis volvió hoy a negar. 

HOTO/DARIO PIGNATELLI  -   El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y el ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu
PHOTO/DARIO PIGNATELLI  -   El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y el ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu

Las autoridades turcas no han respondido hasta ahora a estas acusaciones, pero según el ministro Notis Mitarachi, citando testimonios de migrantes somalíes recién llegados a Grecia, "una oficina de enlace turca en Mogadiscio facilita" la concesión de visados para viajar a Turquía sobre la base de certificados y documentos proporcionados por instituciones financiadas por Ankara en Somalia. 

Turquía, por su parte, acusa a la UE de no proporcionar suficiente ayuda para mantener a unos cuatro millones de migrantes y refugiados en su territorio, muchos de los cuales desean venir a Europa. A finales de febrero se produjeron incidentes en la frontera terrestre greco-turca, cuando Ankara alentó a miles de migrantes a cruzar la frontera hacia Europa. 

En octubre, la UE había enviado una propuesta de apertura a Ankara, acompañada de la amenaza de sanciones si Turquía no detenía sus acciones. 

Las sanciones contra Ankara figuran en el orden del día de la cumbre de la UE del 10 y 11 de diciembre, debido a los trabajos de exploración de gas de Turquía en el Mediterráneo oriental, en zonas marítimas disputadas con Grecia y Chipre. La Unión Europea está dispuesta a sancionar a Turquía por los continuos "actos unilaterales y retórica hostil" de Ankara en el Mediterráneo oriental. 

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan dijo el miércoles que las posibles sanciones de la UE contra Ankara por sus polémicas actividades en el Mediterráneo oriental no eran "una gran preocupación" para su país. "Cualquier decisión de sanciones de la UE no es una gran preocupación para Turquía", Erdogan.