El ministro del Interior de Libia sobrevive a un intento de asesinato 

Bashagha se había comprometido a controlar a los grupos armados sobre el terreno en el oeste de Libia 
El ministro del Interior de Libia sobrevive a un intento de asesinato 

PHOTO/REUTERS   -   Fathi Bashagha, ministro del Interior del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) respaldado por la ONU,  en Trípoli, Libia, el 21 de febrero de 2021 

Tres personas armadas abrieron fuego contra el convoy en el que viajaba el ministro del Interior del Gobierno de Acuerdo Nacional libio respaldado por la ONU, Fathi Bashagha. El incidente se produjo en una carretera hacia el oeste de Trípoli, cerca del distrito de Janzur. Fuentes del Ministerio del Interior afirmaron que Bashagha sobrevivió al ataque.  

Las fuerzas de seguridad persiguieron a los agresores. Acabaron con la vida de uno de ellos y detuvieron a otros dos asaltantes, aunque uno de los miembros de la escolta del ministro resultó herido. El comunicado emitido por el propio Ministerio del Interior calificó el ataque como un “intento de asesinato”. 

Bashagha regresaba a su residencia tras mantener una reunión con el director de la Corporación Nacional del Petróleo de Libia, Mustafá Sanalla. En la reunión ambos acordaron “trabajar conjuntamente para asegurar el sector petrolero y reforzar su independencia para garantizar una distribución justa de la riqueza entre todos los libios”, según informó el propio ministro a través de Twitter. 

Ningún grupo se atribuyó la responsabilidad del ataque, lo que subraya la inseguridad en el condado del norte de África. No obstante, medios locales han recogido que los atacantes pertenecían al Aparato de Apoyo a la Seguridad de las fuerzas de seguridad libias, y que no se trataría de un intento de asesinato, sino de una confusión debida a la falta de coordinación y al comportamiento inadecuado de los guardaespaldas de Bashagha.  

El Aparato de Apoyo a la Seguridad fue creado por orden del primer ministro, Fayed Serraj, y está directamente bajo sus órdenes. La organización pasa por encima de los mandos de los ministerios de Interior o Defensa y está liderada por un señor de la guerra, Abdelghani al Kikli, alias ‘Ghenewa’. Los Ministerios de Defensa y de Interior, por su parte, mantienen la teoría del intento de asesinato y han anunciado que iniciaran las pertinentes investigaciones para esclarecer los hechos.  

El enviado especial de la ONU para Libia, Jan Kubis, se reúne con Aguila Saleh, presidente del parlamento libio en Al-Qubba, Libia, el 17 de febrero de 2021  PHOTO/ Oficina de Prensa del Parlamento libio 
PHOTO/ Oficina de Prensa del Parlamento libio -El enviado especial de la ONU para Libia, Jan Kubis, se reúne con Aguila Saleh, presidente del parlamento libio en Al-Qubba, Libia, el 17 de febrero de 2021 

El incidente se produce cuando el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), reconocido internacionalmente y del que forma parte Bashagha, se prepara para dar paso a un nuevo Gobierno interino elegido en un proceso dirigido por la ONU y destinado a unificar las facciones en guerra de Libia, separadas desde la división provocada por la guerra civil de 2014. 

El propio Bashagha fue uno de los candidatos perdedores para convertirse en primer ministro del gobierno de unidad, pero ha manifestado públicamente su apoyo a la nueva Administración, dirigida finalmente por Abdul Hamid Dbeibah desde el cargo de primer ministro, y por Mohammad Younes Menfi como máximo representante del Consejo Presidencial.  

Desde el cargo de ministro del Interior, Fathi Bashagha se había comprometido a controlar a los grupos armados que han ocupado el poder sobre el terreno en el oeste de Libia desde el levantamiento de 2011 tras la muerte de Muamar el Gadafi y que a menudo gozan de estatus oficial. 

El enviado de la ONU, Jan Kubis, condenó el incidente y solicitó una investigación. Además catalogó el ataque como “imprudente” y como una “una amenaza para la estabilidad y la seguridad que tienen como objetivo descarrilar el proceso político”. El embajador de Estados Unidos en Libia, Richard Norland, también condenó el ataque y pidió una investigación para que los responsables rindan cuentas. Norland manifestó, además, que el “enfoque de Bashagha acerca de acabar con la influencia de las milicias rebeldes cuenta con todo nuestro apoyo”.