El Open Arms se abre a viajar a Baleares (España) si tiene asistencia

La embarcación de la ONG espera junto a la isla italiana de Lampedusa para poder desembarcar a los 107 migrantes que lleva a bordo
Barco Open Arms

REUTERS/GUGLIELMO MANGIAPANE  -   El barco de rescate español Open Arms cerca de la costa italiana en Lampedusa, Italia, el 16 de agosto de 2019

El barco español Open Arms, que espera junto a Lampedusa poder desembarcar a los 107 migrantes que lleva a bordo desde hace 18 días, se abre ahora a viajar a algún puerto de Baleares (los más cercanos de España), si Italia y España "ponen los medios necesarios" para garantizar la seguridad y el éxito.

Así lo señala un comunicado emitido por la ONG desde la isla italiana de Lampedusa, después de que este domingo el capitán del buque humanitario rechazara por "inviables" las ofertas del Gobierno español de navegar hasta el puerto español de Algeciras (primero) y alguno de Balares después debido a la situación "desesperada" que se vive a bordo. "Después de 18 días de estancamiento, Italia y España parecen haber finalmente llegado a un acuerdo, identificando Mallorca como puerto de desembarco. Una decisión que nos parece completamente incomprensible", señala el texto. 

Open Arms reitera los motivos que les llevaron a rechazar ayer la oferta española, alegando la imposibilidad de asumir varios días más de travesía con 107 personas en condiciones extremas, hacinados en cubierta con ataques de ansiedad, peleas y hasta varios rescatados tirándose ayer por la borda para tratar de llegar a nado a Lampedusa, a 800 metros. "Con nuestro barco a 800 metros de la costa de Lampedusa, los Estados europeos están pidiendo a una pequeña ONG como la nuestra que haga frente a una nueva travesía de cientos de millas en condiciones meteorológicas adversas, con 107 personas agotadas a bordo y 19 voluntarios que durante más de 24 días han estado tratando de garantizar esos derechos que Europa niega", agrega.

"Si efectivamente se ha llegado a un acuerdo, es indispensable que Italia y España asuman la responsabilidad de garantizar, poniendo los medios necesarios, el que estas personas desembarquen en un puerto seguro", señala la ONG. En el comunicado, la ONG también asegura que después de las tres operaciones de rescate llevadas a cabo entre el 1 y el 10 de agosto, "solicitamos un puerto de desembarco a los Estados costeros más cercanos (Italia y Malta) pero recibimos una respuesta negativa de ambos”.

Este domingo, el ministro de Transportes italiano, Danilo Toninelli, del Movimiento 5 Estrellas (M5E), anunció que ponía a la Guardia Costera italiana a disposición del Open Arms para acompañarle hacia un puerto español con todo el apoyo técnico necesario.

Barco de salvamento Open Arms
REUTERS/GUGLIELMO MANGIAPANE - Migrantes a bordo del barco de rescate Open Arms, cerca de la costa italiana en Lampedusa, Italia, el 16 de agosto de 2019

El M5E mantiene una posición diferente a la de su socio de Gobierno (ahora en crisis) el ministro del Interior, Matteo Salvini, obcecado en su negativa de permitir el desembarco de los migrantes del barco español. El sábado, presionado por el primer ministro, Giuuseppe Conte, Salvini autorizó de mala gana el desembarco de los 27 menores no acompañados que estaban en el buque desde que el 1 de agosto fueron rescatados. 

La CE pide a los Estados y Open Arms cooperar para desembarcar cuanto antes

Por su parte, la Comisión Europea (CE) pidió este lunes a los Estados miembros y a la ONG Open Arms que cooperen para permitir, lo antes posible, el desembarco de los 107 migrantes a bordo de su barco, después de que España haya ofrecido al navío atracar en su territorio y la organización lo haya rechazado por ser "inviable".

El Ejecutivo comunitario informó además de que España le ha solicitado que coordine la reubicación de los migrantes entre los países que han aceptado acoger a parte de los mismos y reiteró que está preparada para hacerlo en cuanto se produzca el desembarco. "Saludamos la buena voluntad de España de aceptar este desembarco, y ahora llamamos a todos los actores, es decir, a todos los Estados miembros y las ONG a cooperar juntos para encontrar una solución que permita desembarcar a las personas a bordo en el plazo más corto posible", dijo la portavoz comunitaria Natasha Bertaud. "Se trata de un imperativo humanitario que debe ser la primera prioridad para todos", dijo durante la rueda de prensa diaria de la CE.

La portavoz comunitaria rehusó pronunciarse sobre en qué puerto debería atracar el barco dada la situación y recordó que la Comisión no tiene competencias para decidir sobre el lugar de desembarco, pero está lista para ayudar una vez este tenga lugar. "La Comisión Europea está lista, tal como ha solicitado el Estado español, para comenzar a coordinar un proceso de reubicación de las personas a bordo en cuanto se produzca el desembarco", añadió.